Scroll to top
Basado en evidencia

Aceite de CBD para la ansiedad y la depresión: beneficios, seguridad e investigación

¿Se siente estresado, ansioso o deprimido?

El CBD puede ayudar a regular el estrés, calmar la ansiedad y aliviar los síntomas de la depresión.

Así es como funciona.

Artículo por
Daily CBD ,

Todo el mundo experimenta estrés y cambios de humor de vez en cuando, pero hay una clara distinción entre el “estrés saludable” y el “estrés perjudicial”.

Actualmente, hay demasiadas personas que experimentan diariamente una montaña rusa de emociones o se sienten incapacitados por el estrés y ansiedad.

En este artículo, hablaremos sobre los mejores aceites de CBD y otros productos para el estrés, la ansiedad y la depresión, junto con la investigación científica actual que respalda su uso. Discutiremos sobre la dosis adecuada y le daremos algunos consejos para usar el CBD de forma segura y eficaz.

→ Read in English: Best CBD Oil for Anxiety & Depression: Benefits, Safety, & Research

  • REVISADO MÉDICAMENTE POR

    Dr. Abraham Benavides, Médico

    Actualizado elMay 15, 2021

  • Tabla de contenido

Los mejores productos de CBD para la ansiedad y la depresión

Beneficios del aceite de CBD para el estrés, la ansiedad y la depresión

El CBD es un gran suplemento para aliviar el estrés, la ansiedad y regular los trastornos del estado de ánimo.

Este compuesto interactúa con el cuerpo por medio del sistema endocannabinoide (SEC). Este sistema desempeña un papel clave en nuestra respuesta al estrés y la regulación del estado de ánimo.

Los mejores aceites de CBD para la ansiedad y los trastornos del estado de ánimo se elaboran a partir de extractos de cáñamo de espectro completo, proporcionan concentraciones relativamente altas de CBD (al menos 30 mg/ml) y han sido analizados por un laboratorio independiente para determinar su calidad y potencia.

Algunas personas experimentan los beneficios de los aceites de CBD inmediatamente, mientras que otras necesitan tomar el aceite durante varios días o semanas antes de notar alguna diferencia.

Cuando se consume CBD, es importante ser paciente y persistente. Debe monitorear cómo se siente y tomar otras medidas adicionales para aliviar sus síntomas.

Los beneficios del aceite de CBD para la ansiedad, la depresión y los trastornos del estado de ánimo incluyen:

  • Calma la mente al aumentar la actividad del GABA
  • Regula los niveles de serotonina y dopamina en el cerebro
  • Reduce la inflamación del cerebro
  • Promueve un sueño más reparador
  • Reduce los niveles de cortisol
  • Protege el cuerpo del daño oxidativo

1. El aceite de CBD calma la mente al promover la actividad del GABA

El GABA es el principal neuroinhibidor del cerebro, lo que significa que tiene la misión de fungir como el pedal de freno de la mente. Cuando nos sentimos ansiosos o agitados, el GABA se encarga de frenarnos y devolvernos a un estado más normal y relajado.

Las personas que experimentan ansiedad suelen tener problemas con el GABA. Si este compuesto no mantiene la actividad cerebral bajo control, sufrimos ataques de ansiedad, ataques de pánico, insomnio y mucho más.

Se ha demostrado que el CBD interactúa con los receptores GABA en el cerebro [34].

Esta interacción es similar a aquella de los medicamentos comunes para la ansiedad, como el Xanax o el Valium, pero se da con mucha menos fuerza. En lugar de activar directamente los receptores GABA, el CBD ayuda a mejorar la capacidad del GABA para unirse al receptor y ejercer sus efectos.

El resultado de esta interacción es una reducción drástica de los niveles de ansiedad y la aparición de otros beneficios como la relajación muscular y la mejora del inicio del sueño.

2. El CBD regula la serotonina y la dopamina

La serotonina, la dopamina y la norepinefrina son neurotransmisores clave que intervienen en la regulación del estado de ánimo y la mente. Los desequilibrios de estos neurotransmisores pueden provocar ansiedad y depresión.

Se ha demostrado que el CBD estimula los receptores de serotonina (5HT1A) [30], lo que conduce a una mayor actividad de la serotonina en el cerebro. La baja actividad de los receptores 5HT1A se ha relacionado con los ataques de pánico y la ansiedad [31].

La dopamina también desempeña un papel fundamental en la regulación de los niveles de ansiedad. En ratones, los niveles bajos de dopamina se correlacionan con un aumento de los síntomas de ansiedad generalizada [32]. Se ha demostrado que el CBD tiene un leve efecto estimulante sobre los receptores de dopamina [9], lo que aumenta los niveles de dopamina en el cerebro y alivia los síntomas de ansiedad.

3. El CBD reduce la inflamación en el cerebro

Recientemente ha salido a la luz nueva evidencia científica que propone la neuroinflamación (inflamación en el cerebro) como una de las principales causas subyacentes de la ansiedad y la depresión [35].

El equilibrio químico del cerebro debe mantenerse dentro de un estrecho margen de control. Los compuestos presentes en nuestra sangre pueden interferir en este delicado equilibrio, por lo que hay una membrana especial que recubre los vasos sanguíneos del cerebro (llamada barrera hematoencefálica) que trabaja para evitar que las moléculas no deseadas entren directamente en el cerebro.

Si este revestimiento se inflama, puede dañar la integridad de esta barrera. Dicho daño permite que los compuestos de la sangre entren al cerebro y afecten los neurotransmisores como la serotonina, la dopamina, la norepinefrina, el GABA y el glutamato, entre otros, lo que puede provocar ansiedad.

Se ha demostrado que el CBD reduce la neuroinflamación y mejora la regeneración de las células nerviosas dañadas por el proceso inflamatorio [36].

4. El CBD promueve un sueño más largo y restaurador

La privación del sueño es otra causa común de ansiedad. Un estudio realizado en el 2006 demostró que una sola noche de privación de sueño daba lugar a puntuaciones de ansiedad significativamente más altas al día siguiente [37].

De la misma manera, la ansiedad es una causa común de la falta de sueño, lo que resulta en un ciclo de retroalimentación negativa que nunca acaba. La ansiedad conduce a una menor calidad del sueño, la falta de sueño produce ansiedad, y así sucesivamente.

El CBD puede utilizarse para romper el ciclo, controlando los síntomas de ansiedad durante el día y mejorando la calidad del sueño por la noche.

Un estudio de revisión analizó los resultados de la investigación realizada con más de 2000 participantes para explorar el impacto del CBD y otros cannabinoides en el sueño. El estudio concluyó que había un claro aumento de la calidad y la duración del sueño en alrededor del 50% de los pacientes que participaron en estos estudios clínicos [38].

5. El CBD reduce los niveles de cortisol

La ansiedad está directamente relacionada con nuestra respuesta al estrés, llamada respuesta de “lucha o huida”.

El estrés comienza en una región del cerebro que incluye el hipotálamo y la hipófisis. Esta parte del cerebro se encarga de controlar la liberación de hormonas de otros órganos del cuerpo, incluyendo las glándulas suprarrenales. La conexión entre estos órganos se denomina eje HHA (eje hipotalámico-hipofisario-adrenal).

Cuando nos enfrentamos a una situación estresante (p.ej. ser perseguido por un animal salvaje o sentir la presión de una fecha límite próxima) el hipotálamo envía una señal a las glándulas suprarrenales para que empiecen a liberar cortisol.

El cortisol es el responsable de inducir los cambios que percibimos como estrés. Aumenta el ritmo cardíaco y la presión arterial, estimula la mente y aumenta los niveles de azúcar en sangre.

Normalmente, cuando se mitiga la situación de estrés, el hipotálamo deja de indicarle a las glándulas suprarrenales que segreguen cortisol, y los niveles de esta hormona vuelven a la normalidad.

Sin embargo, muchas personas permanecen en estado de “estrés” durante largos períodos de tiempo. El cortisol sigue activando la respuesta al estrés, lo que provoca síntomas de ansiedad.

Se ha demostrado que el CBD y otros cannabinoides modulan el hipotálamo a través de sus efectos en el sistema endocannabinoide [39]. La mejora de la sensibilidad del hipotálamo conduce a una reducción drástica de los niveles de cortisol.

6. El CBD protege del daño oxidativo

Una de las principales formas en que el estrés causa tanta destrucción es a través de algo llamado daño oxidativo.

El aumento del azúcar en la sangre y la mayor actividad metabólica que provoca el estrés pueden conducir a una acumulación de radicales libres que pueden dañar los tejidos de todo el cuerpo.

Normalmente, estos radicales se eliminan cuando entramos en el modo de descanso y digestión y nos encontramos en un estado de relajación pero, por supuesto, cuando estamos estresados durante largos períodos de tiempo, estos radicales libres persisten.

El aceite de CBD tiene un alto contenido de compuestos antioxidantes [48] que ayudan a neutralizar los radicales libres y protegen al cuerpo del daño que causan.

Aceite de CBD para la ansiedad

Todo el mundo ha experimentado ansiedad en algún momento de su vida. Es completamente normal sentirse ansioso, hasta cierto punto.

Sentirse ansioso con demasiada frecuencia puede provocar otros problemas de salud e incluso dificultar el cumplimiento de las responsabilidades diarias.

La ansiedad sana nos ayuda a enfrentarnos a los peligros, como encontrarnos cara a cara con un animal salvaje, involucrarnos en una pelea o estar colgados de una cornisa a mil metros del suelo. La ansiedad nos ayuda a huir del peligro, a ganar una pelea o a agarrarnos con más fuerza de la cornisa para no caer.

Los trastornos de ansiedad se producen cuando sentimos ansiedad con demasiada frecuencia o experimentamos un nivel de ansiedad inadecuado para la situación en la que estamos.

Por ejemplo, el trastorno de ansiedad social se caracteriza por una ansiedad grave y debilitante en torno al miedo a ser juzgado por los demás. Quienes padecen de esta forma de ansiedad pueden tener dificultad para salir en público, visitar a los amigos o interactuar con extraños de cualquier manera.

Los diferentes trastornos de ansiedad incluyen:

¿Qué causa la ansiedad?

La ansiedad tiene muchas causas; prácticamente cualquier cosa que desencadene el estrés puede provocar ansiedad. Las causas más comunes son las preocupaciones financieras, la pérdida de un amigo o familiar, el diagnóstico de un trastorno de salud, el consumo excesivo de estimulantes y la falta de sueño.

Otras causas de la ansiedad pueden ser:

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad?

Los síntomas de la ansiedad son diferentes para cada persona; los más comunes son el aumento del ritmo cardíaco, la elevación de la presión arterial, la pérdida de concentración, los cambios de humor y el insomnio.

Los síntomas pueden aparecer y desaparecer a lo largo del día, o permanecer constantes durante todo el día.

Los síntomas más comunes de los trastornos de ansiedad son:

  • Taquicardia y palpitaciones (latidos rápidos y fuertes del corazón)
  • Presión arterial alta
  • Confusión
  • Mareos
  • Acúfenos (zumbidos en los oídos)
  • Cambios de humor
  • Falta de concentración
  • Insomnio
  • Trastornos digestivos (estreñimiento o diarrea)
  • Hiperventilación
  • Resfriado/gripe frecuente

¿Los ansiolíticos farmacéuticos son peligrosos para nuestra salud?

Hay una variedad de medicamentos que los médicos pueden elegir para tratar la ansiedad. Aunque estos medicamentos funcionan a corto plazo, muchos de ellos provocan efectos secundarios graves y/o dependencia. Además, existe un potencial de abuso con el tratamiento a largo plazo.

La clase más común de fármacos utilizados para tratar la ansiedad son las benzodiacepinas (como el Xanax). Estos fármacos interactúan con los receptores GABA de forma similar al CBD, pero con un efecto mucho más fuerte.

En tan sólo 2 semanas, el cuerpo comenzará a formar una dependencia a las benzodiacepinas. Cuando esto ocurre, los receptores GABA se adaptan a la droga en un intento de restablecer el equilibrio. Los receptores GABA se ocultan para reducir los efectos de la droga.

Si se deja de consumir el fármaco, se pierde la capacidad de activación del GABA (porque, en respuesta al fármaco, hay menos receptores disponibles). Esto resulta en ansiedad e insomnio; los mismos síntomas que nos llevaron a tomar el medicamento al principio. En pocas palabras, nos volvemos dependientes de tener la droga en nuestro sistema para evitar los ataques de ansiedad.

En resumen, tomar medicamentos recetados para la ansiedad es seguro a corto plazo, pero más allá de dos semanas de uso, pueden tener el efecto contrario: causar ataques de pánico y ansiedad graves tan pronto como los medicamentos se dejan de consumir.

Medicamentos de prescripción comúnmente recetados para la ansiedad:

  • Alprazolam (Xanax)
  • Clonazepam (Klonopin)
  • Chlordiazepoxide (Librium)
  • Diazepam (Valium)
  • Lorazepam (Ativan)
  • Temazepam (Restoril)
  • Triazolam (Halcion)

Consejos para utilizar el CBD para la ansiedad

Hablemos exactamente sobre cómo usar el CBD para la ansiedad, cómo funciona, qué dosis tomar y qué aceites de CBD debería usar.

1. ¿Cuál es la dosis de aceite de CBD para la ansiedad?

Para los usuarios nuevos, encontrar la dosis correcta de CBD puede ser todo un reto. Para que esto sea lo más sencillo posible, hemos incluido nuestra calculadora de dosis de aceite de CBD.

Teniendo en cuenta su peso y la fuerza de los efectos que desea, puede hacer una estimación aproximada de la cantidad de CBD necesaria para obtener los resultados que busca.

Fuerza recomendada para la ansiedad — fuerza moderada a alta (1.5 – 2 mg/kg)

2. Documente su progreso

En el caso de los trastornos neurológicos y del estado de ánimo, es aconsejable llevar a cabo un seguimiento de sus síntomas cuando se prueba un nuevo suplemento o medicamento.

Esto le dará una línea de base y le ayudará a monitorear su progreso (tanto bueno como malo) para ver cómo está funcionando el nuevo suplemento o medicamento.

Le recomendamos que dedique unos minutos antes de tomar el CBD para responder a las siguientes preguntas:

  1. ¿Cómo es su estado de ánimo en una escala del 1 al 10? (1 es muy malo, 10 es muy bueno)
  2. ¿Cómo calificaría su calidad de sueño en una escala del 1 al 10?
  3. Cuando experimenta ataques de ansiedad, ¿cuál es su nivel de gravedad en una escala del 1 al 10?
  4. ¿Cómo es su energía en una escala del 1 al 10?
  5. ¿Cuáles son algunos de los desencadenantes de sus síntomas de ansiedad?
  6. ¿Cuántos ataques de ansiedad tiene de media al día? ¿Por semana?
  7. ¿Qué otros síntomas experimenta junto con su ansiedad?
  8. ¿Qué hace que sus síntomas mejoren?

Después de un mes de uso, vuelva a responder a estas preguntas.

¿Hay alguna mejora? ¿Hay algo que haya empeorado?

Algunos de los beneficios de la suplementación con CBD pueden notarse de inmediato, especialmente aquellos relacionados con el insomnio y la gravedad de los ataques de ansiedad. Puede esperar ver los beneficios más amplios después de uno o dos meses. Éstos pueden consistir en una reducción de la frecuencia de sus ataques de ansiedad y en una mejora de las condiciones asociadas, como la depresión o la fatiga.

3. Adoptar otras medidas para controlar la ansiedad junto con el CBD

El CBD es un excelente suplemento para aliviar los síntomas de ansiedad, pero funciona mejor cuando se combina con otras acciones o cambios. Un enfoque específico y multifacético siempre va a tener un mayor impacto que cualquier terapia por sí sola, incluyendo el CBD.

Estas son otras medidas que puede tomar para mitigar su ansiedad:

  • Seguir una dieta equilibrada y evitar los alimentos procesados o con alto contenido en azúcar.
  • Identificar la causa de su ansiedad y tomar medidas para reducir su impacto
  • Visitar a un psicólogo para trabajar traumas u otros problemas emocionales subyacentes
  • Tomar otros suplementos para aliviar la ansiedad junto con el aceite de CBD (kava, L-teanina, magnesio)
  • Darle prioridad a su sueño (intente dormir al menos 8 horas ininterrumpidas cada noche)
  • Hacer ejercicio con regularidad (se ha demostrado que incluso 20 minutos al día reducen los niveles de ansiedad)
  • Practicar la meditación o el yoga (10-30 minutos al día)

Aceite de CBD para la depresión

Según la Organización Mundial de la Salud, la depresión es el trastorno del estado de ánimo más común, ya que afecta a 300 millones de personas al año en todo el mundo.

Existen varios tipos de depresión, caracterizados por la presencia de otros síntomas y la duración de la afección. Todas las formas de depresión implican la baja en el estado de ánimo y la ausencia de motivación. Otros síntomas pueden ser la fatiga, el dolor crónico, el insomnio, la ansiedad o la baja libido.

Existen tres niveles de gravedad de la depresión:

  1. Depresión leve — implica una pérdida de interés de bajo grado o una baja motivación.
  2. Depresión moderada —  implica una gran pérdida de la motivación y baja energía, y puede o no interferir con las responsabilidades diarias.
  3. Depresión severa — puede incluir pensamientos de suicidio o pérdida total de la motivación.

Los beneficios del CBD para la depresión

El CBD provee varios beneficios para aliviar la depresión. El más importante es su efecto antiinflamatorio, especialmente su capacidad para aliviar la neuroinflamación (inflamación en el cerebro). La inflamación se considera una de las causas más comunes de la depresión [24].

El CBD también protege el hipocampo de los daños. El hipocampo es una región del cerebro encargada de regular el estado de ánimo y una de las primeras regiones del cerebro que muestra signos de daño en la mente de los individuos deprimidos.

Los beneficios del aceite de CBD para la depresión incluyen:

  • Reduce la inflamación del cerebro
  • Protege el cerebro de los daños y la degeneración
  • Aumenta la actividad de la anandamida en el cerebro
  • Regula la serotonina, la dopamina y la norepinefrina
  • Promueve una noche de sueño saludable

¿Qué causa la depresión?

No hay una sola causa para la depresión. En la mayoría de los casos, no es más que un síntoma de otras condiciones médicas subyacentes o de una dieta y estilo de vida poco saludables.

Las causas de la depresión pueden ser:

  • Abuso de sustancias
  • Estrés crónico
  • Duelo
  • Efectos secundarios de los medicamentos
  • Enfermedades genéticas (como la enfermedad de Huntington o la esclerosis múltiple)
  • Deficiencias nutricionales (incluyendo las vitaminas del complejo B, el magnesio, el zinc y las proteínas).

¿El desequilibrio químico causa depresión?

La idea de que la depresión es el resultado de la disfunción de los neurotransmisores, como la serotonina, tiene más de 50 años.

La investigación ha avanzado mucho desde entonces, especialmente en el ámbito de la neurología.

Aunque muchos médicos se aferran a la idea de que los niveles bajos de neurotransmisores causan la depresión, eso está muy simplificado y aún no se han establecido conexiones explícitas entre ambos factores.

Las pruebas que apoyan esta hipótesis tienen que ver con un mecanismo relacionado, llamado agotamiento del triptófano. En este proceso, el precursor de la serotonina, el triptófano, se bloquea por completo, lo que hace que los niveles de serotonina disminuyan y comiencen a aparecer los síntomas depresivos.

En los individuos sanos, el agotamiento del triptófano no causa depresión. Esto sólo ocurre en personas que tienen una predisposición a los síntomas depresivos [44].

Entonces, ¿cómo puedo incorporar el aceite de CBD a mi rutina de salud para aliviar los síntomas de la depresión?

La clave del CBD para tratar algo tan complejo como la depresión es asegurarse de utilizarlo en combinación con otros cambios en la dieta y el estilo de vida.

Realizar actividades que ayuden a reducir el estrés, aumentar la protección antioxidante y disminuir la inflamación ayudará mucho a aliviar los síntomas de la depresión.

Si tiene depresión, también es importante consultar siempre con su médico antes de empezar a tomar aceite de CBD, especialmente si está tomando otros medicamentos antidepresivos actualmente.

¿Cuáles son los síntomas de la depresión?

Aunque muchas enfermedades se manifiestan con la depresión como un síntoma, la depresión por sí misma también es una condición de salud con su propio conjunto de síntomas.

Es confuso, lo sé, pero el cuerpo humano es increíblemente complejo.

Algunos de los signos y síntomas de la depresión incluyen:

  • Sentimiento de tristeza
  • Pérdida de interés por las actividades placenteras
  • Pérdida de motivación
  • Insomnio
  • Fatiga
  • Sentimiento de inutilidad
  • Dificultad de concentración
  • Cambios en el apetito
  • Apatía
  • Falta de capacidad para sentir placer (anhedonia)
  • Irritabilidad
  • Servilismo (postración)
  • Cambios en los hábitos

Opciones de tratamiento comunes para la depresión

El tratamiento de la depresión involucra encontrar la causa subyacente.

Los psicólogos suelen identificar si hay signos de abuso, dificultades personales, acontecimientos estresantes, abuso de sustancias u otras causas de depresión que puedan estar en juego.

Los dietistas, nutricionistas y terapeutas naturistas examinarán la dieta y considerarán cómo el estilo de vida de los afectados influye en su depresión.

A menudo, un cambio en la dieta y el estilo de vida es suficiente para aliviar la mayoría de los síntomas de la depresión.

Los médicos abordan la depresión como una condición de desequilibrio. Para contrarrestar dicho desequilibrio, recetarán medicamentos como los inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO), los antidepresivos tricíclicos (ATC) y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS).

1. IMAO (Inhibidores de la monoaminooxidasa)

Los IMAO son una clase de medicamentos utilizados para tratar la depresión.

Su acción consiste en inhibir la enzima (monoamino oxidasa) que descompone los neurotransmisores monoamínicos (dopamina, serotonina, norepinefrina).

Al bloquear esta enzima, la serotonina, la dopamina y la norepinefrina tardan más tiempo en descomponerse y permanecen en las neuronas durante más tiempo.

Si la causa de la depresión es un nivel bajo de serotonina o dopamina, esta clase de compuestos es útil para potenciar su actividad y aliviar los síntomas depresivos. Sin embargo, no solucionan el problema, porque en cuanto se deja de tomar el fármaco, todo vuelve a la normalidad. En algunos casos, se producen caídas de rebote de la dopamina y la serotonina, lo que provoca síntomas de depresión aún más graves.

2. ISRS (Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina)

Los ISRS son la clase de antidepresivos más utilizada en la actualidad.

Muchos creen que los bajos niveles de serotonina son la principal causa de la depresión. Por lo tanto, si hay una forma de regular la serotonina para potenciar su actividad, podemos aliviar los síntomas de la depresión.

Un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina actúa bloqueando la reabsorción y disolución de la serotonina en las sinapsis del cerebro.

Esto hace que la serotonina se acumule fuera de las sinapsis y, por lo tanto, aumenta el estado de ánimo general.

Es importante tener en cuenta que los ISRS no solucionan la causa del bajo nivel de serotonina, y hay mucha evidencia que sostiene que la mayoría de los casos de depresión no implican una deficiencia de serotonina [43]. En cambio, las investigaciones indican ahora que la depresión es el resultado directo de la neuroinflamación.

Esto explica por qué los ISRS tienen menos efecto en las personas a medida que los marcadores inflamatorios aumentan en su torrente sanguíneo.

3. Antidepresivos tricíclicos

Los antidepresivos tricíclicos son una antigua generación de medicamentos antidepresivos.

Las versiones más nuevas, como los IMAO y los ISRS, los han sustituido en su mayoría.

Esta clase de medicamentos bloquean la reabsorción de serotonina y norepinefrina, lo que los hace muy similares a los ISRS.

La diferencia es que los tricíclicos producen una serie de efectos no deseados en otros neurotransmisores, lo que les confiere efectos secundarios imprevisibles.

4. Antiinflamatorios para la depresión

Si miramos fuera de la medicina convencional (que mantiene su obsesión por los niveles de serotonina), hay otras formas de abordar la depresión de forma eficaz.

En el mundo de la medicina botánica, hay quizás cientos de tratamientos para la depresión, algunos de los cuales tienen efectos sobre la modulación de los neurotransmisores (como la hierba de San Juan o la Catuaba), mientras que otros tienen un mecanismo menos claro (inicialmente).

La Ashwagandha, la Rehmannia, el ginseng, la cúrcuma y el incienso son potentes antidepresivos con evidencia científica que respalda su uso, pero ninguno de ellos tiene una clara interacción con la serotonina. El factor que conecta estas hierbas con la mejora de la depresión es su fuerte perfil antiinflamatorio.

Hay muchas otras hierbas con efectos antiinflamatorios que funcionan como antidepresivos, demasiadas para mencionarlas aquí.

La medicina convencional se está poniendo al día, y hay algunos medicamentos antiinflamatorios en fase de prueba para el tratamiento de la depresión, algunos de los cuales muestran resultados prometedores.

Y entonces, ¿qué lugar ocupan el cannabis y el CBD en todo esto?

Bueno, el CBD es posiblemente uno de los compuestos antiinflamatorios herbales más potentes del planeta.

Consejos para utilizar el aceite de CBD para la depresión

1. ¿Cuál es la dosis de aceite de CBD para la depresión?

Encontrar la dosis correcta de CBD puede ser un reto porque cada persona responde de forma diferente a sus efectos.

Puede utilizar nuestra calculadora de dosis de CBD para encontrar la dosis adecuada en función de su peso y nivel de potencia del aceite de CBD.

Si nunca ha consumido CBD antes, le sugerimos que empiece con la dosis más baja recomendada y que vaya aumentando las dosis poco a poco.

La mayoría de los estudios realizados sobre el CBD para la depresión utilizan dosis elevadas (2 – 3 mg/kg).

2. Utilizar aceites de CBD de alta calidad

Cuando se utiliza el aceite de CBD para algo serio como la depresión, es importante elegir siempre los productos de la mayor calidad posible.

Hay muchos aceites de CBD en el mercado y, para ser sinceros, la mayoría son de mala calidad.

Siempre recomendamos consultar nuestra guía de los mejores aceites de CBD.

3. Combinar el aceite de CBD con otras terapias para la depresión

Este es uno de los consejos más importantes.

Hay muchos otros factores relacionados con la depresión, como la forma en que manejamos el estrés y los alimentos que comemos.

La mayoría de las personas en el mundo moderno carecen de las herramientas mentales necesarias para manejar el estrés de manera efectiva y no es ningún secreto que los humanos modernos tienden a tener una dieta terrible.

Cuando permitimos que el estrés tome el control de nuestras vidas y comemos alimentos que promueven la inflamación y las deficiencias nutricionales, a menudo aparece la depresión. Por lo tanto, es crucial que tomemos medidas para reducir las causas de nuestro estrés, trabajar en las formas para aumentar nuestra capacidad de manejar el estrés cuando sucede, y optimizar nuestra dieta para reducir la inflamación.

Cambios en el estilo de vida recomendados para reducir el estrés y la depresión:

  • Practicar la meditación
  • Salir a pasear por la naturaleza
  • Dormir 8 horas cada noche
  • Escuchar música relajante cuando se sienta estresado
  • Escribir una lista de las causas de su estrés y elaborar un plan para eliminarlas/resolverlas
  • Visitar a un terapeuta o psicólogo para trabajar las causas difíciles del estrés

Consideraciones dietéticas para minimizar los síntomas de la depresión:

  • Incluir al menos medio plato de verduras frescas en cada comida
  • Evitar los alimentos refinados y procesados
  • Evitar comer sobre la marcha; siéntese y dedique tiempo a comer y digerir los alimentos
  • Acudir a un nutricionista para identificar y eliminar cualquier posible alergia alimentaria
  • Beber té en lugar de café

Aceite de CBD para otros trastornos del estado de ánimo

Los trastornos del estado de ánimo (también llamados trastornos afectivos) son un conjunto de condiciones neurológicas que afectan a nuestra capacidad para regular las emociones.

Hay muchos tipos de trastornos del estado de ánimo, y el CBD funciona de manera distinta para cada uno de ellos.

El CBD tiene el mayor impacto en los trastornos del estado de ánimo causados por enfermedades inflamatorias o autoinmunes, o en personas que experimentan hiperactividad, como el trastorno bipolar o la manía. En el caso de los trastornos depresivos, el CBD ofrece beneficios para los efectos secundarios comunes como el insomnio o la falta de energía.

¿Qué causa los trastornos del estado de ánimo?

  • Abuso de sustancias
  • Estrés crónico
  • Duelo
  • Efectos secundarios de los medicamentos
  • Trastornos neurodegenerativos
  • Deficiencias nutricionales
  • Predisposición genética
  • Estrés postraumático
  • Ansiedad crónica

A continuación, los trastornos del estado de ánimo más comunes y cómo el CBD puede ayudar:

1. Trastornos bipolares

El trastorno bipolar es un trastorno neurológico que implica cambios extremos en el estado de ánimo, pasando de períodos de profunda depresión a manías eufóricas y todo lo que hay entre estos dos.

No hay cura para el trastorno bipolar, y la eficacia de los medicamentos para esta enfermedad es muy irregular.

Actualmente, un gran ensayo clínico está investigando los posibles beneficios del CBD como parte de un plan de tratamiento para personas bipolares. Aunque no está previsto que el estudio finalice hasta el 2020, los resultados preliminares del CBD son prometedores.

Los beneficios del CBD para los trastornos bipolares

El CBD puede ser eficaz para el tratamiento del trastorno bipolar; sin embargo, el trastorno bipolar afecta a cada persona de forma diferente. Lo que podría funcionar en una persona podría empeorar los síntomas en otra. Por lo tanto, es importante discutir el uso del CBD con su médico o psicólogo antes de probarlo.

Si decide utilizar el CBD, empiece siempre con la menor dosis posible y aumente gradualmente para ver cómo le afecta individualmente.

2. Manía

La manía (también denominada síndrome maníaco) es una enfermedad grave que implica niveles de energía anormalmente altos, sentimientos de euforia y frecuentes ataques de ansiedad. Es lo contrario de la depresión, pero puede ser igual de debilitante.

El síndrome maníaco puede provocar una mayor tendencia a la violencia, la agresividad, la irritabilidad y los delirios. Esta condición puede ser peligrosa, haciendo que las personas se vuelvan imprudentes y corran un mayor riesgo de sufrir lesiones.

Los beneficios del CBD para la manía

Debido a la posibilidad de empeorar la condición, el CBD se debe utilizar con extrema precaución para tratar la manía. La manía es una condición severa que requiere el cuidado de profesionales médicos capacitados.

La causa de la manía es diferente para cada individuo, y aunque hay informes de personas que utilizan el CBD para tratar este síntoma de manera efectiva, hay un montón de reportes sobre productos de cannabis que empeoran los síntomas también.

3. Hipomanía

La hipomanía es similar a la manía, pero con síntomas más leves. Esta condición se encuentra entre la depresión y la manía.

Los síntomas de la hipomanía implican períodos prolongados de euforia y desinhibición, pero no son tan graves como la manía.

Beneficios del CBD para la hipomanía

El CBD puede utilizarse para aliviar algunos de los efectos secundarios de la hipomanía, como el insomnio y la ansiedad. Al igual que en el caso de la manía, el CBD debe utilizarse con precaución. Siempre hay que empezar con una dosis baja y aumentarla gradualmente.

Una vez que sepa cómo el CBD le afecta individualmente y haya confirmado que no empeora sus síntomas, intente aumentar la dosis.

4. Trastorno afectivo estacional (TAE)

El trastorno afectivo estacional (TAE) es un trastorno del estado de ánimo provocado por la falta de exposición al sol. Se denomina trastorno estacional porque es especialmente frecuente en los climas septentrionales durante los meses de invierno, cuando la duración de la luz solar es menor. Al mismo tiempo, el clima frío de estos lugares hace que las personas que viven allí tiendan a cubrir la mayor parte de su piel, lo que limita aún más la exposición de la piel a la luz UV.

Cuando la luz del sol incide en la piel, promueve una reacción enzimática que produce vitamina D, un regulador clave de nuestro estado de ánimo.

El mejor tratamiento para el trastorno afectivo estacional es la exposición regular a la luz solar (u otra fuente de luz UV) y la administración de suplementos de vitamina D.

Beneficios del CBD para el trastorno afectivo estacional (TAE)

Tanto el CBD como el THC pueden ser útiles para el tratamiento del TAE al aliviar muchos de los efectos secundarios asociados al trastorno, como el insomnio, la baja inmunidad, la depresión y la ansiedad. Sin embargo, para obtener el máximo beneficio se requiere la administración de suplementos de vitamina D y la exposición a la luz ultravioleta.

El sistema endocannabinoide y el estado de ánimo

Todos los mamíferos tienen un sistema endocannabinoide, un sistema de receptores especializados que se encuentra en todos los órganos del cuerpo humano. El sistema endocannabinoide está implicado en el mantenimiento de la homeostasis (equilibrio) en todo el cuerpo.

Hay dos tipos principales de receptores en el sistema endocannabinoide: los receptores CB1 que se encuentran en el cerebro y la médula espinal, y los receptores CB2 que abundan en la piel, los órganos internos y las células inmunitarias.

El sistema endocannabinoide (por medio de los receptores CB1, principalmente) desempeña un papel importante en la regulación de la homeostasis emocional. Los estudios en donde se eliminan los receptores endocannabinoides en ratones suelen dar lugar a la aparición de trastornos del estado de ánimo. Muchos investigadores sugieren que un sistema endocannabinoide disfuncional es una de las principales causas de los trastornos del estado de ánimo.

El CBD, el THC y el sistema endocannabinoide

Uno de los efectos más importantes del CBD es su capacidad para inhibir las enzimas responsables de la descomposición de los endocannabinoides naturales (anandamida y 2-AG). Al limitar la descomposición de estos compuestos, se pueden aliviar las deficiencias del sistema endocannabinoide que causan los trastornos del estado de ánimo.

Gracias a sus efectos eufóricos, el THC también es beneficioso para tratar los trastornos del estado de ánimo relacionados con la depresión. Los efectos eufóricos pueden ser responsables de episodios maníacos o hipomaníacos, pero se necesita más investigación para entender esto en detalle.

En general, las dosis bajas de THC parecen ofrecer efectos beneficiosos sobre el estado de ánimo, mientras que las dosis más altas suelen tener efectos negativos [24].

Lo que dice la investigación: el CBD para la ansiedad, el estrés y el estado de ánimo

El CBD puede utilizarse en el tratamiento de diversos trastornos psicológicos, pero no de todos. Esta es un área de investigación sobre el cannabis en rápido crecimiento y, debido a su gran complejidad, puede ser muy difícil de estudiar.

Aquí repasaremos algunas de las investigaciones disponibles actualmente sobre este tema, y hablaremos sobre los consejos y trucos que los expertos suelen recomendar cuando se utiliza el CBD para tratar diversos trastornos del estado de ánimo.

Existen algunos estudios (principalmente en animales) que investigan los efectos del CBD en varios trastornos del estado de ánimo. También hay una pequeña colección de ensayos clínicos en humanos que exploran la seguridad del uso del CBD y los extractos de cannabis para el tratamiento de la depresión, el trastorno bipolar y otros trastornos comunes del estado de ánimo.

A) Trastornos del estado de ánimo en animales

Los estudios en ratones demostraron que la administración diaria de suplementos de CBD resultó en una reducción significativa de las puntuaciones de depresión en comparación con los placebos [3].

Otro estudio investigó el mecanismo de acción del CBD para ejercer sus efectos antidepresivos y descubrió que el CBD inhibe la recaptación de serotonina en el cerebro de los ratones [2]. Este es el mismo mecanismo que utilizan los antidepresivos comunes, como los ISRS, para tratar la depresión.

Los estudios en animales también han investigado el papel que desempeña el CBD en el trastorno obsesivo-compulsivo, medido a través de una prueba de hábitos de enterramiento de canicas en ratones [10].

B) Trastornos del estado de ánimo en humanos

El estudio en humanos más importante sobre el cannabis y la depresión investigó el uso de la planta para ver si era una causa potencial de depresión. Con más de 45.000 participantes, el estudio concluyó que no es probable que el cannabis cause depresión [1].

Otro estudio en humanos también demostró que la suplementación con CBD redujo la ansiedad durante eventos simulados que requerían hablar en público (dosis de 400 mg) [5], así como la exposición a expresiones faciales de miedo (dosis de 600 mg) [7, 8]. También se ha demostrado que mejora el estado de ánimo en pacientes que padecen un trastorno de ansiedad generalizada [9].

Cómo utilizar el CBD para la ansiedad y la depresión

Utilizar el CBD para mejorar el estado de ánimo y los niveles de estrés es bastante sencillo. Siempre que tome la dosis adecuada (más adelante se explica cómo hacerlo), y se mantenga alejado de los productos de CBD de baja calidad o contaminados, es probable que experimente una mejora en sus niveles de estrés y en su estado de ánimo.

Sin embargo, siguiendo este sencillo proceso de 4 pasos, podrá encontrar su suplementación ideal de CBD para obtener los máximos beneficios posibles.

Paso #1: Elegir los mejores productos de CBD para la ansiedad

El mercado del CBD es completamente nuevo y todavía carece de la regulación necesaria para mantener los productos malos fuera del mercado. Mientras no haya regulaciones, las empresas pueden vender aceites de CBD de muy baja calidad con un alto margen de beneficio, ganando dinero rápidamente en el proceso. Para cuando la regulación se establezca, estas empresas simplemente saldrán del mercado y contarán sus ganancias.

Una buena manera de obtener información y opiniones imparciales sobre los productos que le interesan es leyendo reseñas escritas por las personas que saben exactamente qué buscar y cómo evaluarlo.

Factores que considerar al comprar CBD:

  • Resultados de las pruebas de terceros
  • Potencia de los productos
  • Información adicional sobre la empresa
  • Calidad del cáñamo utilizado
  • Capacidad de respuesta y conocimientos del servicio de atención al cliente
  • Lista de ingredientes adicionales

Paso #2: Determinar la dosis de aceite de CBD para el estrés, la ansiedad y la depresión

La dosificación del aceite de CBD no es una ciencia exacta. Cada persona responde de forma diferente a los productos de CBD, por lo que la dosis es distinta para cada quien.

En general, la dosis de CBD para controlar el estrés es de entre 10 y 50 mg por dosis. Algunas personas toman una dosis al día, otras dos o tres.

La forma más fácil de encontrar la dosis de CBD para su cuerpo es utilizar nuestra calculadora de dosis de aceite de CBD que aparece a continuación. Todo el mundo es diferente, así que empiece con la dosis más baja y aumente poco a poco una vez que sepa cómo reacciona su cuerpo.

En general, las dosis de CBD para el estrés, la ansiedad y la depresión están en los siguientes rangos:

  • Estrés leve — Dosis baja
  • Estrés severo — Dosis moderada
  • Ansiedad leve — Dosis moderada
  • Ansiedad severa — Dosis fuerte
  • Depresión — Dosis fuerte

Si experimenta algún efecto secundario, significa que ha tomado una dosis demasiado alta para usted. La próxima vez que tome CBD, disminuya la dosis a la última que no produjo efectos secundarios, esta es su dosis máxima.

Calculadora de dosis de CBD

Your Weight
Desired Strength
Total CBD (optional)How much CBD is in the bottle (found on the label)?
mg
Volume (optional)How big is your bottle of CBD?
Powered by

Embed this map on your site

Copy and paste the code below

Successfully copied to clipboard!

Include this code unmodified to your website to display the calculator. The widget will appear exactly where you insert the code. Copy the code, and paste it into your site\’s HTML code.

Estas dosis son en mg de CBD. Dependiendo de sus síntomas y de la duración de los efectos del CBD en su cuerpo, puede tomar desde 1 dosis de CBD, hasta 3 dosis en un día. La mayoría de las personas reportan efectos que tienen alrededor de 8 horas de duración.

Paso #3: Monitorear cualquier cambio

Cada vez que se toma cualquier medicamento o suplemento, es una buena idea llevar un registro de sus síntomas para monitorear los niveles de estrés y su estado de ánimo. Llevar un registro de la dosis y de cualquier cambio (tanto bueno como malo) es muy útil para determinar la utilidad de los suplementos y hacer un seguimiento de su eficacia (o la falta de ella).

El estado de ánimo y el estrés son conceptos muy amplios, puede ser difícil saber si hay alguna mejora o no en el día a día. Por esta razón, le recomendamos que cuantifique sus síntomas de forma regular, de modo que usted o su médico puedan comprobar su progreso al cabo de unas semanas, y de unos meses.

Para ello, simplemente tome notas en un diario o en su ordenador. Programe un temporizador en su teléfono para que suene a una hora determinada una vez a la semana para recordarle que debe rellenar estas notas.

Puede escribir algunas preguntas sencillas, utilizar nuestro ejemplo al final de esta sección o encontrar una versión oficial en línea.

Estas preguntas sólo deberían tardar entre 1 y 5 minutos en completarse.

Algunos ejemplos de preguntas para monitorear su progreso con el CBD

  1. Califique su estrés en una escala del 1 al 10
  2. Califique su estado de ánimo en una escala del 1 al 10
  3. Califique la calidad media de su sueño en una escala del 1 al 10
  4. Describa su estado de ánimo actual en una frase
  5. ¿Cuántas veces has hecho ejercicio esta semana?
  6. ¿Cuál fue su dosis diaria de CBD?
  7. ¿Qué otros suplementos ha tomado esta semana?

Nota: 1 es el valor más bajo en esta clasificación, y 10 es el más alto. Un índice de estrés de 1 significa que está más relajado y tranquilo, mientras que un 10 significa que se siente como si estuviera huyendo de un león.

Puede modificar las preguntas de esta lista para responderlas diariamente, semanalmente o mensualmente.

Con algunas personas, pueden pasar unas cuantas semanas para que los beneficios del CBD comiencen a aparecer, así que recuerde ser paciente y seguir monitoreando cómo se siente.

Espere hasta que haya usado el aceite de CBD a diario durante unas semanas para saber realmente cómo funciona (o no).

Paso 4: Combinar otros suplementos junto con el aceite de CBD

Todas las hierbas medicinales son mejores cuando se utilizan en combinación con otras hierbas, especialmente si las hierbas utilizadas son sinérgicas entre sí. Esto significa que los efectos de las hierbas se combinan entre sí para producir resultados más fuertes que cualquiera de ellas por separado.

Estos son los suplementos herbales sinérgicos más comunes para combinar con su aceite de CBD:

Rhodiola rosea
(Rhodiola rosea)

1. Rhodiola

La Rhodiola (Rhodiola rosea) es una pequeña suculenta que crece a gran altura en todo el mundo. Estas plantas viven en algunos de los rincones más remotos del mundo, prosperando en entornos en los que la mayoría de los demás organismos perecerían rápidamente.

Esta hierba se hizo famosa por su uso en los programas soviéticos de investigación secreta llevados a cabo en los años cincuenta y sesenta. A los soldados se les daba la rhodiola para mejorar su capacidad de adaptación y supervivencia en entornos difíciles. A mediados de los años 60, uno de los principales investigadores escapó de Rusia a los Estados Unidos, donde compartió muchos de sus hallazgos.

Desde entonces, la rhodiola se ha convertido en uno de los suplementos adaptógenos más importantes del mundo, ya que aumenta la capacidad de adaptación y receptividad del cerebro al cortisol para darnos una mejor capacidad de gestionar los factores de estrés de nuestro entorno.

La rhodiola es ligeramente estimulante y es mejor para las personas que experimentan estrés por el esfuerzo deportivo, las largas jornadas de trabajo o la depresión que implica fatiga.

Planta de ashwaganda
(Withania somnifera)

2. Ashwagandha

La ashwagandha (Withania somnifera) es otra hierba adaptógena con una larga historia de uso médico. Esta hierba en particular trabaja más específicamente en las glándulas suprarrenales, donde se produce el cortisol. La ashwagandha apoya la función suprarrenal, ayudando a prevenir el agotamiento por la producción excesiva de cortisol y catecolaminas y reduciendo nuestro nivel de estrés percibido.

La ashwagandha se considera relajante y es mejor para las personas que experimentan estrés junto con ansiedad o insomnio.

(Té verde de alto grado, fuente de L-teanina)

3. L-Teanina

La L-teanina es un extracto de la planta del té (Camellia sinensis). Es estructuralmente similar al glutamato, el principal neurotransmisor estimulante del cerebro.

Al imitar el glutamato, la L-teanina es capaz de unirse a los receptores de glutamato y bloquear el verdadero glutamato para que no se adhiera y active la neurona. El resultado final es un potente efecto relajante en la mente, sin hacernos sentir perezosos o cansados.

La L-teanina es muy popular para aliviar el estrés asociado a las largas sesiones de trabajo o de estudio, e incluso puede utilizarse para favorecer la memoria y la concentración. También es uno de los mejores suplementos para tomar junto con el aceite de CBD para los trastornos relacionados con la ansiedad.

Hierba de San Juan (Hypericum perforatum)

4. Hierba de San Juan

La hierba de San Juan (Hypericum perforatum) es posiblemente el mejor antidepresivo a base de plantas del mundo. Funciona a través del mismo mecanismo que los antidepresivos farmacéuticos convencionales como los ISRS, sólo que sin producir el mismo nivel de efectos secundarios.

Esta hierba debe utilizarse con precaución y nunca debe combinarse con antidepresivos farmacéuticos. Los efectos son tan similares que pueden causar un efecto demasiado fuerte, lo que puede ser peligroso.

Utilice la hierba de San Juan sólo en caso de experimentar síntomas depresivos leves, o bajo la supervisión de un profesional médico capacitado.

5. Kava

La kava (Piper methysticum) es una especie vegetal tropical originaria de las islas dispersas del océano Pacífico Sur.

Esta hierba se ha utilizado durante miles de años por su capacidad para inducir un estado de relajación. En dosis elevadas, la kava tiene un efecto eufórico. Los habitantes de las islas donde se cultiva la kava la utilizan como alternativa al alcohol.

En el mundo occidental, la kava se utiliza para aliviar la ansiedad, promover el sueño y aliviar el estrés crónico. Algunas personas utilizan la hierba por sus efectos eufóricos para aliviar los síntomas de la depresión.

Puede pedir esta hierba en su presentación de polvo crudo para hacer un té, pero yo recomiendo pedir algunas cápsulas o una tintura en su lugar. La kava se combina muy bien con el CBD para obtener un beneficio sinérgico sobre el estrés y la ansiedad.

Señales de alarma que considerar con los aceites de CBD

1. La potencia es demasiado baja

Recomendamos optar por las opciones de mayor potencia porque es más fácil diluir un aceite de alta potencia que tomar grandes dosis de un aceite de baja potencia.

2. Contaminación: metales pesados, pesticidas y más

Los productos contaminados son comunes en el mercado y, en realidad, estos pueden causar estrés químico al cuerpo en lugar de aliviarlo.

3. Los aislados de CBD carecen del efecto de séquito

Los compuestos del cáñamo trabajan juntos para producir efectos más fuertes. Este es un concepto llamado efecto séquito. Los aislados de CBD tienden a ser menos efectivos que los extractos de espectro completo.

4. Algunos productos carecen de ingredientes beneficiosos adicionales

El CBD funciona mejor con otros extractos beneficiosos. Los compuestos como la melatonina, la L-teanina u otros extractos herbales contribuyen en gran medida a que el aceite sea más eficaz para combatir el estrés y el estado de ánimo.

En resumen, ¿el CBD puede ayudar con los trastornos del estado de ánimo y la ansiedad?

El CBD tiene muchos beneficios, pero pocos están tan bien estudiados como su impacto en los niveles de ánimo y ansiedad.

Los estudios han demostrado que los productos de CBD pueden ayudar a regular la serotonina y la dopamina, aumentar la actividad del GABA en el cerebro, promover un sueño más profundo por la noche, regular la respuesta de lucha o huida y combatir la inflamación en el cerebro.

Todos estos cambios tienen un impacto positivo en los niveles de ansiedad.

Si piensa utilizar productos de CBD para controlar su ansiedad, es importante que encuentre una marca de confianza que pueda comprobar sus afirmaciones con pruebas de laboratorio independientes. También se recomienda buscar productos que contengan un extracto de cáñamo de espectro completo y una potencia relativamente alta de CBD (al menos 500 mg por onza).

Para obtener resultados aún mejores, busque productos de CBD que combinen otros ingredientes ansiolíticos como la kava, la L-teanina o el lúpulo.

Los mejores productos de CBD para el estrés, la ansiedad y la depresión

Número Producto CBD total Rango de potencia Costo por mg de CBD Enlace

1

Aceite Royal CBD

250 – 1000 mg

8.3 – 33.3 mg/ml

$0.15 – $0.26 USD

2

Nature’s Script: cápsulas de extracto de cáñamo

75 – 900 mg

15 mg/cápsula

$0.11 – $0.20 USD

3

Lazarus Naturals: cápsulas de CBD de espectro completo

100 – 10,000 mg

10 – 50 mg/cápsula

$0.036 – $0.06 USD

4

Kat’s Naturals: Aceite de CBD Relax sublingual sin THC

50 mg – 300 mg

10 mg/ml

$0.20 – $0.36 USD

5

Hemp Bombs: gomitas de CBD para dormir

75 – 900 mg

15 mg/gomita

$0.11 – $0.20 USD

Referencias citadas en este artículo

  1. Manrique-Garcia, E., Zammit, S., Dalman, C., Hemmingsson, T., & Allebeck, P. (2012). Cannabis use and depression: a longitudinal study of a national cohort of Swedish conscripts. BMC Psychiatry, 12(1), 112.
  2. Banerjee, S. P., Snyder, S. H., & Mechoulam, R. A. P. H. A. E. L. (1975). Cannabinoids: influence on neurotransmitter uptake in rat brain synaptosomes. Journal of Pharmacology and Experimental Therapeutics, 194(1), 74-81.
  3. Réus, G. Z., Stringari, R. B., Ribeiro, K. F., Luft, T., Abelaira, H. M., Fries, G. R., … & Crippa, J. A. (2011). Administration of cannabidiol and imipramine induces antidepressant-like effects in the forced swimming test and increases brain-derived neurotrophic factor levels in the rat amygdala. Acta neuropsychiatrica, 23(5), 241-248.
  4. Campos, A. C., Moreira, F. A., Gomes, F. V., Del Bel, E. A., & Guimaraes, F. S. (2012). Multiple mechanisms involved in the large-spectrum therapeutic potential of cannabidiol in psychiatric disorders. Philosophical Transactions of the Royal Society B: Biological Sciences, 367(1607), 3364-3378.
  5. Zuardi, A. W., Cosme, R. A., Graeff, F. G., & Guimarães, F. S. (1993). Effects of ipsapirone and cannabidiol on human experimental anxiety. Journal of psychopharmacology, 7(1), 82-88.
  6. de Souza Crippa, J. A., Zuardi, A. W., Garrido, G. E., Wichert-Ana, L., Guarnieri, R., Ferrari, L., … & McGuire, P. K. (2004). Effects of cannabidiol (CBD) on regional cerebral blood flow. Neuropsychopharmacology, 29(2), 417.
  7. Hsiao, Y. T., Yi, P. L., Li, C. L., & Chang, F. C. (2012). Effect of cannabidiol on sleep disruption induced by the repeated combination tests consisting of open field and elevated plus-maze in rats. Neuropharmacology, 62(1), 373-384.
  8. Fusar-Poli, P., Allen, P., Bhattacharyya, S., Crippa, J. A., Mechelli, A., Borgwardt, S., … & Zuardi, A. W. (2010). Modulation of effective connectivity during emotional processing by Δ9-tetrahydrocannabinol and cannabidiol. International journal of neuropsychopharmacology, 13(4), 421-432.
  9. Crippa, J. A. S., Derenusson, G. N., Ferrari, T. B., Wichert-Ana, L., Duran, F. L., Martin-Santos, R., … & Filho, A. S. (2011). Neural basis of anxiolytic effects of cannabidiol (CBD) in generalized social anxiety disorder: a preliminary report. Journal of Psychopharmacology, 25(1), 121-130.
  10. Casarotto, P. C., Gomes, F. V., Resstel, L. B., & Guimarães, F. S. (2010). Cannabidiol inhibitory effect on marble-burying behaviour: involvement of CB1 receptors. Behavioural pharmacology, 21(4), 353-358.
  11. Esposito, G., De Filippis, D., Maiuri, M. C., De Stefano, D., Carnuccio, R., & Iuvone, T. (2006). Cannabidiol inhibits inducible nitric oxide synthase protein expression and nitric oxide production in β-amyloid stimulated PC12 neurons through p38 MAP kinase and NF-κB involvement. Neuroscience letters, 399(1-2), 91-95.
  12. Esposito, G., Scuderi, C., Valenza, M., Togna, G. I., Latina, V., De Filippis, D., … & Steardo, L. (2011). Cannabidiol reduces Aβ-induced neuroinflammation and promotes hippocampal neurogenesis through PPARγ involvement. PloS one, 6(12), e28668.
  13. Ludányi, A., Erőss, L., Czirják, S., Vajda, J., Halász, P., Watanabe, M., … & Katona, I. (2008). Downregulation of the CB1 cannabinoid receptor and related molecular elements of the endocannabinoid system in epileptic human hippocampus. Journal of Neuroscience, 28(12), 2976-2990.
  14. Samuels, B. A., & Hen, R. (2011). Neurogenesis and affective disorders. European Journal of Neuroscience, 33(6), 1152-1159.
  15. Hill, M. N., & Gorzalka, B. B. (2009). The endocannabinoid system and the treatment of mood and anxiety disorders. CNS & Neurological Disorders-Drug Targets (Formerly Current Drug Targets-CNS & Neurological Disorders), 8(6), 451-458., 8(6), 451-458.
  16. Huestis, M. A., Gorelick, D. A., Heishman, S. J., Preston, K. L., Nelson, R. A., Moolchan, E. T., & Frank, R. A. (2001). Blockade of effects of smoked marijuana by the CB1-selective cannabinoid receptor antagonist SR141716. Archives of general psychiatry, 58(4), 322-328.
  17. Wise, R. A., & Bozarth, M. A. (1985). Brain mechanisms of drug reward and euphoria. Psychiatric medicine, 3(4), 445-460.
  18. Cheer, J. F., Wassum, K. M., Sombers, L. A., Heien, M. L., Ariansen, J. L., Aragona, B. J., … & Wightman, R. M. (2007). Phasic dopamine release evoked by abused substances requires cannabinoid receptor activation. Journal of Neuroscience, 27(4), 791-795.
  19. Cippitelli, A., Bilbao, A., Hansson, A. C., Del Arco, I., Sommer, W., Heilig, M., … & De Fonseca, F. R. (2005). Cannabinoid CB1 receptor antagonism reduces conditioned reinstatement of ethanol‐seeking behavior in rats. European Journal of Neuroscience, 21(8), 2243-2251.
  20. Cohen, C., Perrault, G., Griebel, G., & Soubrié, P. (2005). Nicotine-associated cues maintain nicotine-seeking behavior in rats several weeks after nicotine withdrawal: reversal by the cannabinoid (CB 1) receptor antagonist, rimonabant (SR141716). Neuropsychopharmacology, 30(1), 145.
  21. Hill, M. N., Miller, G. E., Ho, W. S. V., Gorzalka, B. B., & Hillard, C. J. (2008). Serum endocannabinoid content is altered in females with depressive disorders: a preliminary report. Pharmacopsychiatry, 41
  22. Parolaro, D., Realini, N., Vigano, D., Guidali, C., & Rubino, T. (2010). The endocannabinoid system and psychiatric disorders. Experimental neurology, 224(1), 3-14.
  23. Viveros, M. P., Marco, E. M., & File, S. E. (2005). Endocannabinoid system and stress and anxiety responses. Pharmacology Biochemistry and Behavior, 81(2), 331-342.
  24. Hurley, L. L., & Tizabi, Y. (2013). Neuroinflammation, neurodegeneration, and depression. Neurotoxicity research, 23(2), 131-144.
  25. Zuardi, A. W., Shirakawa, I., Finkelfarb, E., & Karniol, I. G. (1982). Action of cannabidiol on the anxiety and other effects produced by Δ 9-THC in normal subjects. Psychopharmacology, 76(3), 245-250.
  26. Zuardi, A. W., Cosme, R. A., Graeff, F. G., & Guimarães, F. S. (1993). Effects of ipsapirone and cannabidiol on human experimental anxiety. Journal of psychopharmacology, 7(1_suppl), 82-88.
  27. Banerjee, S. P., Snyder, S. H., & Mechoulam, R. A. P. H. A. E. L. (1975). Cannabinoids: influence on neurotransmitter uptake in rat brain synaptosomes. Journal of Pharmacology and Experimental Therapeutics, 194(1), 74-81.
  28. Crippa, J. A. S., Derenusson, G. N., Ferrari, T. B., Wichert-Ana, L., Duran, F. L., Martin-Santos, R., … & Filho, A. S. (2011). Neural basis of anxiolytic effects of cannabidiol (CBD) in generalized social anxiety disorder: a preliminary report. Journal of Psychopharmacology, 25(1), 121-130.
  29. Bakas, T., Van Nieuwenhuijzen, P. S., Devenish, S. O., McGregor, I. S., Arnold, J. C., & Chebib, M. (2017). The direct actions of cannabidiol and 2-arachidonoyl glycerol at GABAA receptors. Pharmacological research, 119, 358-370.
  30. Sales, A. J., Crestani, C. C., Guimarães, F. S., & Joca, S. R. (2018). Antidepressant-like effect induced by Cannabidiol is dependent on brain serotonin levels. Progress in Neuro-Psychopharmacology and Biological Psychiatry, 86, 255-261.
  31. Charney, D. S., Woods, S. W., Goodman, W. K., & Heninger, G. R. (1987). Serotonin function in anxiety. Psychopharmacology, 92(1), 14-24.
  32. Zweifel, L. S., Fadok, J. P., Argilli, E., Garelick, M. G., Jones, G. L., Dickerson, T. M., … & Palmiter, R. D. (2011). Activation of dopamine neurons is critical for aversive conditioning and prevention of generalized anxiety. Nature neuroscience, 14(5), 620-626.
  33. Seeman, P. (2016). Cannabidiol is a partial agonist at dopamine D2High receptors, predicting its antipsychotic clinical dose. Translational psychiatry, 6(10), e920-e920.
  34. Bakas, T., Van Nieuwenhuijzen, P. S., Devenish, S. O., McGregor, I. S., Arnold, J. C., & Chebib, M. (2017). The direct actions of cannabidiol and 2-arachidonoyl glycerol at GABAA receptors. Pharmacological research, 119, 358-370.
  35. Rossi, S., Studer, V., Motta, C., Polidoro, S., Perugini, J., Macchiarulo, G., … & Furlan, R. (2017). Neuroinflammation drives anxiety and depression in relapsing-remitting multiple sclerosis. Neurology, 89(13), 1338-1347.
  36. Mori, M. A., Meyer, E., Soares, L. M., Milani, H., Guimarães, F. S., & de Oliveira, R. M. W. (2017). Cannabidiol reduces neuroinflammation and promotes neuroplasticity and functional recovery after brain ischemia. Progress in Neuro-Psychopharmacology and Biological Psychiatry, 75, 94-105.
  37. Sagaspe, P., Sanchez-Ortuno, M., Charles, A., Taillard, J., Valtat, C., Bioulac, B., & Philip, P. (2006). Effects of sleep deprivation on Color-Word, Emotional, and Specific Stroop interference and on self-reported anxiety. Brain and cognition, 60(1), 76-87.
  38. Russo, E. B., Guy, G. W., & Robson, P. J. (2007). Cannabis, pain, and sleep: lessons from therapeutic clinical trials of Sativex®, a cannabis‐based medicine. Chemistry & biodiversity, 4(8), 1729-1743.
  39. Cota, D. (2008). The role of the endocannabinoid system in the regulation of hypothalamic‐pituitary‐adrenal axis activity. Journal of neuroendocrinology, 20, 35-38.
  40. Banerjee, S. P., Snyder, S. H., & Mechoulam, R. A. P. H. A. E. L. (1975). Cannabinoids: influence on neurotransmitter uptake in rat brain synaptosomes. Journal of Pharmacology and Experimental Therapeutics, 194(1), 74-81.
  41. Réus, G. Z., Stringari, R. B., Ribeiro, K. F., Luft, T., Abelaira, H. M., Fries, G. R., … & Crippa, J. A. (2011). Administration of cannabidiol and imipramine induces antidepressant-like effects in the forced swimming test and increases brain-derived neurotrophic factor levels in the rat amygdala. Acta neuropsychiatrica, 23(5), 241-248.
  42. R de Mello Schier, A., P de Oliveira Ribeiro, N., S Coutinho, D., Machado, S., Arias-Carrión, O., A Crippa, J., … & C Silva, A. (2014). Antidepressant-like and anxiolytic-like effects of cannabidiol: a chemical compound of Cannabis sativa. CNS & Neurological Disorders-Drug Targets (Formerly Current Drug Targets-CNS & Neurological Disorders), 13(6), 953-960.
  43. Cowen, P. J., & Browning, M. (2015). What has serotonin to do with depression?. World Psychiatry, 14(2), 158-160.
  44. Smith, K. A., Fairburn, C. G., & Cowen, P. J. (1997). Relapse of depression after rapid depletion of tryptophan. The Lancet, 349(9056), 915-919.
  45. Wichers, M. C., Koek, G. H., Robaeys, G., Verkerk, R., Scharpe, S., & Maes, M. (2005). IDO and interferon-α-induced depressive symptoms: a shift in hypothesis from tryptophan depletion to neurotoxicity. Molecular psychiatry, 10(6), 538.
  46. Pellati, F., Borgonetti, V., Brighenti, V., Biagi, M., Benvenuti, S., & Corsi, L. (2018). Cannabis sativa L. and nonpsychoactive cannabinoids: their chemistry and role against oxidative stress, inflammation, and cancer. BioMed research international, 2018.
  47. Manrique-Garcia, E., Zammit, S., Dalman, C., Hemmingsson, T., & Allebeck, P. (2012). Cannabis use and depression: a longitudinal study of a national cohort of Swedish conscripts. BMC psychiatry, 12(1), 112.
  48. Hampson, A. J., Grimaldi, M., Axelrod, J., & Wink, D. (1998). Cannabidiol and (−) Δ9-tetrahydrocannabinol are neuroprotective antioxidants. Proceedings of the National Academy of Sciences, 95(14), 8268-8273.

Condiciones que pueden responder al cannabidiol

Artículos destacados

Artículos destacados