Basado en evidencia

CBD y los trastornos del sueño: investigación y entendimiento actual

¿Privado de sueño? La pérdida de sueño tiene un efecto profundo en la salud física y emocional. El cannabis se ha usado con fines medicinales durante cientos de años como un ayudante natural y relajante para dormir. ¿Hay investigación para respaldar ésto?

Artículo por
Jodi Allen , Publicado por 2 meses

El sueño es un componente esencial de la salud óptima y la función cognitiva.

Ha habido amplia investigación sobre los efectos de la falta de sueño en estudiantes universitarios, estudiantes de medicina e incluso en las unidades de cuidados intensivos.

Como probablemente sepa, solo se necesita una noche miserable de sueño para sentir las consecuencias. La Academia Estadounidense de Medicina del Sueño (AASM) y la Sociedad de Investigación del Sueño (SRS) desarrollaron recientemente un consenso que recomienda que los adultos duerman al menos 7 o más horas por noche [1].

Incluso la falta de sueño a corto plazo puede causar cambios metabólicos, cambios epigenéticos y problemas cardiovasculares.

Su cerebro produce naturalmente neurotransmisores llamados endocannabinoides que ayudan a regular el sueño. El CBD aprovecha el sistema endocannabinoide para ayudar a los usuarios a descansar bien por la noche.

Un estudio del 2016 sobre el CBD mostró su efectividad para reducir el insomnio en niños con trastorno de estrés postraumático.

No hay duda de que el CBD tiene mucho que ofrecer a las personas con falta de sueño, pero ¿cómo funciona? ¿Cuáles son los beneficios del CBD en los trastornos del sueño y dónde se queda corto?

En este artículo, exploraremos cómo el CBD puede ayudarlo a conciliar el sueño y permanecer dormido.

  • Tabla de contenido

¿Qué es el CBD?

La planta de cannabis se conforma por cientos de compuestos diferentes, los más notables son los más de 100 cannabinoides individuales. Éstos son de particular interés en la investigación porque el cerebro humano contiene receptores cannabinoides naturales. ¡Eso significa que podemos producir nuestros propios cannabinoides naturales! Estos productos químicos son neurotransmisores y se conocen como endocannabinoides (endo significa adentro).

 El tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD) han recibido la mayor atención. Estos compuestos tienen interacciones claramente diferentes con los receptores endocannabinoides del cuerpo.

Este sistema modula procesos neurobiológicos como el aprendizaje y la memoria, la atención, la percepción del dolor, los estados emocionales y el sueño [2].

El THC es el compuesto químico responsable del “alto” que ocurre después de ingerir marihuana. La intoxicación aguda por THC por fumar o comer productos de cannabis puede causar problemas de memoria, cambios en el estado de ánimo (incluido un aumento de la ansiedad y la paranoia) y una mayor somnolencia diurna. Los efectos a largo plazo del uso de THC incluyen disminución del enfoque y la memoria, así como una disminución de la producción de dopamina. Dado que la dopamina tiene múltiples funciones en el cerebro, los resultados de esta caída de dopamina aún se están explorando.

es el compuesto químico responsable del “alto” que ocurre después de ingerir marihuana. La intoxicación aguda por THC por fumar o comer productos de cannabis puede causar problemas de memoria, cambios en el estado de ánimo (incluido un aumento de la ansiedad y la paranoia) y una mayor somnolencia diurna. Los efectos a largo plazo del uso de THC incluyen disminución del enfoque y la memoria, así como una disminución de la producción de dopamina. Dado que la dopamina tiene múltiples funciones en el cerebro, los resultados de esta caída de dopamina aún se están explorando.

El CBD, a diferencia del THC, no produce efectos eufóricos y otros efectos psicoactivos cuando se ingiere; en su lugar, ofrece un efecto suave, calmante y contra la ansiedad. El CBD puede extraerse de la planta de cannabis, purificarse y se ha demostrado que es efectivo para tratar el dolor, la ansiedad, la depresión, el insomnio y una serie de otras afecciones.

¿Cómo ayuda el CBD con el sueño?

Gracias a sus propiedades calmantes y analgésicas, el CBD puede ayudar en el tratamiento de los síntomas asociados con el sueño interrumpido. El CBD ha demostrado excelentes beneficios en la regulación del ciclo sueño-vigilia, debido a sus efectos ansiolíticos, antiinflamatorios y antidepresivos [3].

1. El CBD puede aliviar el insomnio

Uno de los efectos más comúnmente observados de las dosis más altas de CBD es su efecto de sedación. [4]. El CBD ayuda a mejorar no solo la calidad general del sueño sino también la cantidad del mismo [5].

2. El CBD puede aliviar la ansiedad

La ansiedad inducida por estrés puede llevar a patrones de sueño interrumpidos. El CBD que se toma diariamente 1 hora después de un evento estresante puede tener efectos duraderos, reducir los aumentos agudos de la frecuencia cardíaca y la presión arterial así como mejorar la resistencia al estrés [6].

3. El CBD puede reducir las pesadillas

Si las pesadillas o los recuerdos lo mantienen despierto durante la noche, los ensayos clínicos han demostrado que el CBD puede detener o reducir significativamente las pesadillas y las memorias persistentes [7].

4. El CBD puede mejorar los patrones de sueño

El CBD ha mostrado resultados prometedores al aumentar el tiempo total de sueño en las personas con trastorno de conducta durante el sueño MOR (una condición que hace que las personas actúen físicamente durante el sueño MOR) y en aquellas con somnolencia diurna excesiva [8]. El CBD puede ayudar a restablecer los patrones de sueño que influyen en períodos más prolongados de sueño restaurativo e ininterrumpido.

5. El CBD puede aliviar el dolor crónico

El SEC está involucrado en el manejo de la percepción del dolor. Muchos pacientes han informado que reemplazan sus medicamentos recetados para el dolor con CBD, con la evidencia de que su uso puede ayudar a las personas a dejar de usar opiáceos/opioides, particularmente en el tratamiento de cefaleas, trastornos de salud mental, insomnio, artritis y otros síndromes de dolor crónico [9].

¿Qué es el sueño saludable?

El sueño saludable no solo se reduce a la cantidad de sueño que usted obtiene cada noche. Para despertarse renovado y con la cabeza despejada, debe asegurarse de que la calidad de su sueño sea buena. La calidad se mide en la cantidad de ciclos de sueño que completa en la noche. Despertarse en medio de un ciclo de sueño debido al ruido, la apnea del sueño o el estrés contribuyen a la mala calidad del sueño.

Un ciclo de sueño completo dura alrededor de 90 a 110 minutos.

En estos ciclos, nuestro cerebro fluctúa entre el sueño MOR (movimientos oculares rápidos) y no MOR. En los primeros ciclos, experimentamos un tiempo de sueño profundo más largo y un tiempo MOR más corto. A medida que su sueño progresa, pasará más tiempo en sueño MOR con breves períodos de vigilia.

Las 5 etapas del sueño

Dos cosas regulan nuestra necesidad para dormir:

  1. Nuestro reloj circadiano interno
  2. Una homeostasis sueño/vigilia

Según el manual de Rechtschaffen y Kales, hay cinco etapas de sueño.

Las etapas uno y dos se consideran sueño ligero, tres y cuatro son sueño profundo, y la etapa final es sueño MOR.

Veamos cada etapa del sueño con más detalle.

1. Etapa uno

La primera etapa es el sueño ligero con pequeñas ondas cerebrales. En esta etapa, entramos y salimos del sueño. Nuestros ojos se mueven lentamente, la actividad muscular es lenta y podemos despertarnos fácilmente.

2. Etapa dos

El cuerpo comienza a prepararse para un sueño profundo. La temperatura corporal baja, los movimientos oculares, la frecuencia cardíaca y las ondas cerebrales disminuyen.

3. Etapa tres

Durante la tercera etapa estamos en el sueño profundo. Las ondas cerebrales extremadamente lentas llamadas ondas delta se entremezclan con ondas cerebrales más pequeñas y más rápidas. La actividad muscular es mucho más baja en esta etapa.

4. Etapa cuatro

La cuarta etapa es un sueño muy profundo en el que el cerebro produce casi exclusivamente ondas lentas delta y respiración rítmica.

5. Etapa cinco (sueño MOR)

El sueño MOR es cuando la mayoría de los sueños ocurren, los ojos se mueven rápidamente, la presión arterial y el ritmo cardíaco aumentan y la actividad cerebral es muy activa.

Signos que sugieren que no está durmiendo lo suficiente

  • Somnolencia durante el día
  • Bostezos
  • Irritabilidad
  • Mal humor y negatividad
  • Fatiga
  • Falta de memoria
  • Confusión mental
  • Aumento del apetito
  • Antojos de alimentos ricos en carbohidratos
  • Control deficiente de impulsos

Tres trastornos comunes del sueño

1. Insomnio

El insomnio es una condición en la que a las personas les resulta difícil dormirse y quedarse dormidas. Puede ser causada por muchos factores como el dolor, una enfermedad respiratoria crónica, medicamentos, cafeína, alcohol y afecciones psiquiátricas como la depresión y la ansiedad. A veces, incluso el estrés puede causar episodios de insomnio.

2. Ronquido

El ronquido se produce cuando los músculos respiratorios se relajan y se estrechan, lo que provoca una vibración en la garganta. El sobrepeso aumenta el riesgo de roncar, mientras más estrecha sea la vía aérea, más fuerte será el ronquido.

3. Apnea del sueño

Esta es una condición grave donde los ronquidos detienen su respiración mientras duerme. Los signos y síntomas incluyen sequedad de boca, dolor de garganta o dolor de cabeza en la mañana. Consulte a su médico si cree que podría tener apnea del sueño.

¿Qué sucede cuando no dormimos lo suficiente?

La falta de sueño causa una serie de problemas, que incluyen disminución de la capacidad de atención, problemas de memoria a corto plazo y la incapacidad de imitar las emociones. Estas actividades están vinculadas a varias regiones del cerebro, donde hay una disminución en la actividad cerebral relacionada con las tareas.

La interrupción del sueño también afecta el hipotálamo, que es la parte del cerebro responsable de mantener el ritmo circadiano. Los problemas de sueño a largo plazo pueden provocar problemas metabólicos, cardiovasculares y del sistema inmunitario.

Efectos de la mala calidad de sueño sobre la salud

En el 2014, la CDC informó que aproximadamente el 35.1% de todos los adultos dormían menos de 7 horas por noche. Esto viene junto con otros estudios que indican una estrecha correlación entre la cantidad de sueño y los problemas de salud. No es de extrañar que la falta de sueño pueda aumentar la tasa de mortalidad.

Los factores de riesgo de una mala calidad de sueño incluyen:

  • Aumento de peso y obesidad
  • Diabetes
  • Hipertensión
  • Enfermedad cardíaca
  • Depresión y trastornos del estado de ánimo
  • Demencia
  • Deterioro de la función inmune
  • Aumento del dolor
  • Deterioro de la función cognitiva y del rendimiento
  • Aumento de errores
  • Aumento del riesgo de accidentes

Condiciones crónicas de salud asociadas al sueño insuficiente

  • Disminución del estado de alerta
  • Mala función cognitiva y memoria
  • Depresión
  • Bajo deseo sexual
  • Envejecimiento de la piel
  • Aumento de peso
  • Aumento de la tasa de mortalidad

Además de todos estos problemas, la falta de sueño aumenta el riesgo de problemas cardíacos, problemas de presión arterial y diabetes (probablemente por el aumento de peso y el estrés).

Opciones de tratamiento para los trastornos del sueño

Si siente que puede tener un trastorno del sueño, mantenga un diario del sueño y discuta sus síntomas con su médico.

Los trastornos graves del sueño deben investigarse más a fondo y pueden necesitar tratamiento en un centro de trastornos del sueño.

Las benzodiacepinas, los barbitúricos y los receptores antagonistas de la melatonina son drogas prescritas con frecuencia para los trastornos del sueño.

Tienden a ser solo efectivos a corto plazo, y muchos pierden sus efectos beneficiosos en solo unas pocas semanas. Además, las benzodiacepinas son altamente adictivas. A continuación hay algunos consejos para ayudarlo a desarrollar buenos hábitos de sueño, además de cualquier otra sugerencia de su médico.

Consejos para dormir mejor

1. Maneje bien el tiempo

Ir a la cama y levantarse aproximadamente a la misma hora por la mañana y noche todos los días. ¡Incluso los fines de semana! Esto regulará su reloj corporal (ritmo circadiano) en un ciclo natural.

2. Practique una rutina para dormir

Haga su propio pequeño ritual al prepararse para dormir. Tomar un baño caliente con hojuelas de magnesio, meditar, leer y realizar ejercicios de respiración pueden indicarle al cuerpo que es hora de dormir.

3. Optimice las condiciones de sueño

Mantenga su dormitorio fresco, tranquilo y cómodo. Use cortinas bloqueadoras de luz para mantener la habitación oscura. Los tapones para los oídos son una buena idea para evitar el ruido no deseado del exterior.

4. Evite los estimulantes

Evite el alcohol, las bebidas energéticas y la cafeína durante al menos 4-6 horas antes de irse a la cama, ya que actúan como estimulantes y pueden interferir con el sueño profundo (la cafeína no tiene este efecto en todas las personas, pero es muy común).

5. Haga ejercicio regularmente

Una rutina regular de ejercicio puede ayudar a dormir bien por la noche, pero trate de no hacer ninguna actividad extenuante próximo a la hora de acostarse, ya que puede tener el efecto contrario.

6. Coma bien

Comer una dieta saludable y bien balanceada combinada con el horario correcto, puede promover el sueño. Trate de no comer 2-3 horas antes de acostarse, ya que comer tarde o comer grandes cantidades en la cena puede causar picos de azúcar en la sangre.

Los alimentos que contienen triptófano (almendras, semillas de girasol, semillas de calabaza) son inductores naturales del sueño.

7. Limite el tiempo de pantalla

La calidad del sueño sufre la exposición a la luz azul emitida por los dispositivos. En lugar de desplazarse por Facebook antes de acostarse, lea un libro o una revista y evite mirar la pantalla. También puede activar la configuración de “modo nocturno” en su teléfono, lo que disminuye la cantidad de luz azul y convierte la pantalla en un color amarillento por la noche.

Consejos para usar aceite de CBD para dormir efectivamente

La forma en que respondemos al CBD es altamente individualizada, por lo que puede tomar un poco de prueba y error para obtener la dosis correcta para usted.

1. Comience con poco y aumente despacio

Como regla general, recomendamos que los usuarios comiencen con una dosis pequeña y aumenten gradualmente hasta lograr los efectos deseados.

2. Use dosis más grandes

Curiosamente, el CBD puede ayudar a conciliar el sueño y a mantenerse despierto. El CBD no se considera un sedante en dosis pequeñas, pero sí en dosis más grandes (300 mg o más).

3. Pruebe diferentes presentaciones

El CBD se puede tomar como aceite o en forma de cápsula. También está disponible en tinturas, cápsulas suaves de gel o pastillas. Las dosis varían según el producto, por lo que es importante leer la etiqueta y comenzar con la dosis más pequeña recomendada.

4. Registre su progreso

Mantenga un diario de dosis, tiempos y cualquier síntoma. Esto le ayudará a encontrar su propia dosis personal óptima y le ayudará a ver si la suplementación con CBD está ayudando con sus síntomas de sueño a largo plazo.

¿El aceite de CBD es seguro?

El CBD es generalmente bien tolerado y tiene efectos secundarios mínimos, como boca seca, somnolencia, mareos y presión arterial baja.

No puede tomar una sobredosis de CBD. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el aceite de CBD en su estado puro no causa daño ni tiene el potencial de abuso incluso en dosis altas [10].

Sin embargo, la calidad cuenta.

La investigación que hemos discutido aquí se basa en el uso de CBD de alta calidad. Es importante que se asegure de utilizar un producto de CBD de alta calidad que esté libre de contaminantes y aditivos artificiales.

Pensamientos finales: CBD para los trastornos del sueño

A medida que se amplía la aceptación del CBD y sale a la luz una nueva investigación, cada vez estamos adquiriendo una mejor comprensión de los efectos positivos que puede tener el CBD en los trastornos del sueño.

Si sufre de una falta de sueño bueno y de calidad, utilizar aceite de CBD de alta calidad podría ser su boleto para obtener el sueño reparador que necesita.

Referencias

  1. Watson, N. F., Badr, M. S., Belenky, G., Bliwise, D. L., Buxton, O. M., Buysse, D., … Tasali, E. (2015). Recommended Amount of Sleep for a Healthy Adult: A Joint Consensus Statement of the American Academy of Sleep Medicine and Sleep Research Society. Sleep, 38(6), 843–4. https://doi.org/10.5665/sleep.4716
  2. Murillo-Rodriguez, E., Pastrana-Trejo, J. C., Salas-Crisóstomo, M., & de-la-Cruz, M. (2017). The Endocannabinoid System Modulating Levels of Consciousness, Emotions, and Likely Dream Contents. CNS & Neurological Disorders – Drug Targets, 16(4). https://doi.org/10.2174/1871527316666170223161908
  3. Mendiguren, A., Aostri, E., & Pineda, J. (2018). Regulation of noradrenergic and serotonergic systems by cannabinoids: relevance to cannabinoid-induced effects. Life Sciences, 192, 115–127. https://doi.org/10.1016/j.lfs.2017.11.029
  4. Crippa, J. A., Guimarães, F. S., Campos, A. C., & Zuardi, A. W. (2018). Translational Investigation of the Therapeutic Potential of Cannabidiol (CBD): Toward a New Age. Frontiers in Immunology, 9. https://doi.org/10.3389/FIMMU.2018.02009
  5. Russo, E. B., Guy, G. W., & Robson, P. J. (2007, August 1). Cannabis, pain, and sleep: Lessons from therapeutic clinical trials of sativexρ, a cannabis-based medicine. Chemistry and Biodiversity. Wiley-Blackwell. https://doi.org/10.1002/cbdv.200790150
  6. Blessing, E. M., Steenkamp, M. M., Manzanares, J., & Marmar, C. R. (2015, October). Cannabidiol as a Potential Treatment for Anxiety Disorders. Neurotherapeutics. Springer. https://doi.org/10.1007/s13311-015-0387-1
  7. Jetly, R., Heber, A., Fraser, G., & Boisvert, D. (2015). The efficacy of nabilone, a synthetic cannabinoid, in the treatment of PTSD-associated nightmares: A preliminary randomized, double-blind, placebo-controlled cross-over design study. Psychoneuroendocrinology,51, 585–588. https://doi.org/10.1016/j.psyneuen.2014.11.002
  8. Babson, K. A., Sottile, J., & Morabito, D. (2017). Cannabis, Cannabinoids, and Sleep: a Review of the Literature. Current Psychiatry Reports, 19(4), 23. https://doi.org/10.1007/s11920-017-0775-9
  9. Baron, E. P., Lucas, P., Eades, J., & Hogue, O. (2018). Patterns of medicinal cannabis use, strain analysis, and substitution effect among patients with migraine, headache, arthritis, and chronic pain in a medicinal cannabis cohort. The Journal of Headache and Pain, 19(1), 37. https://doi.org/10.1186/s10194-018-0862-2
  10. WHO. (2017). WHO | Cannabidiol (compound of cannabis). WHO. Retrieved from http://www.who.int/features/qa/cannabidiol/en/

Condiciones que pueden responder al cannabidiol