Basado en evidencia

CBD y la enfermedad priónica: investigación y entendimiento actual

La enfermedad priónica es una enfermedad neurodegenerativa crónica. No hay curas conocidas para la afección, pero investigaciones recientes sugieren que el CBD puede ofrecer algunos beneficios únicos.

Artículo por
Justin Cooke , Publicado por 2 meses

El CBD se probó en una variedad de trastornos neurodegenerativos, entre ellos la enfermedad de Alzheimer [1], la enfermedad de Parkinson [2] y la esclerosis múltiple [8].

Los resultados positivos realizados sobre estas enfermedades hicieron que un grupo de investigadores se preguntara si los mismos efectos neuroprotectores se pueden aplicar a otro trastorno neurodegenerativo: la enfermedad priónica.

La enfermedad priónica implica la infección por una “proteína maliciosa”. Si esta proteína ingresa al cerebro, provoca una reacción en cadena que muta las proteínas saludables a otra proteína para tener la misma estructura que la versión maliciosa.

Así es como funcionan las condiciones como la enfermedad de Creutzfeld-Jacob (ECJ o enfermedad de las vacas locas): causando daños neurodegenerativos lentos pero generalizados durante muchos años. La condición es eventualmente fatal, generalmente décadas después de la infección inicial.

Estas infecciones a menudo pasan desapercibidas durante muchos años. No es hasta que la condición ha progresado a un punto de daño significativo que la condición se diagnostica por primera vez.

¿El CBD funciona para la enfermedad priónica? ¿Qué dice la investigación? ¿Cómo puedo empezar a usar CBD hoy?

  • Tabla de contenido

Resumen: uso de CBD para la enfermedad priónica

El CBD se ha revelado recientemente como un posible tratamiento para la enfermedad priónica gracias a un conjunto específico de características inherentes a los cannabinoides. Los compuestos grasos en la planta de cannabis funcionan a través de un conjunto de receptores conocidos como receptores endocannabinoides, encargados de regular el equilibrio de nuestras hormonas, neurotransmisores y función nerviosa.

Los cannabinoides como el CBD interactúan con este sistema para mejorar su capacidad para controlar procesos como la producción de dopamina, la regeneración nerviosa, la inflamación, la función del glutamato y la actividad de las células inmunitarias en el cerebro, todos los cuales son factores importantes relacionados con la enfermedad priónica.

El CBD puede ayudar a tratar la enfermedad priónica de las siguientes formas:

  • Puede atravesar la barrera hematoencefálica
  • Efectos neuroprotectores
  • Efectos antioxidantes
  • Inhibe la actividad del receptor de glutamato (NMDA)
  • Bloquea la activación inmune por parte de la microglía (antiinflamatorio)

No hay estudios que investiguen específicamente los efectos del CBD en la enfermedad priónica. Hasta ahora, solo hemos encontrado un prometedor estudio sobre la conexión entre ellos.

El estudio en cuestión consistió en administrar CBD a ratones infectados con la enfermedad priónica para ver cómo afectó su esperanza de vida. Los ratones que recibieron CBD en dosis altas después de estar infectados con la enfermedad priónica, tuvieron un retraso del 6% en la muerte debido a la enfermedad en comparación con los controles [3].

Los investigadores en este estudio observaron que el CBD previno la acumulación de una proteína conocida como PrPres, un signo distintivo de la enfermedad priónica. Se llegó a la conclusión de que el CBD se puede utilizar para aumentar la supervivencia de las personas afectadas con el trastorno.

Sin embargo, había algunos problemas con este estudio como lo señaló otro prominente investigador.

1. Momento de tratamiento

Los ratones que mostraron una mejoría con el uso de CBD recibieron altas dosis de CBD inmediatamente después de la infección. Esto no es posible cuando la enfermedad priónica en humanos no se diagnostica hasta las últimas etapas de la enfermedad. En la etapa de diagnóstico, la aplicación de CBD es demasiado tarde.

2. Modo de infección por priones

Otro problema con este estudio fue cómo se infectaron los ratones con la enfermedad priónica. En este estudio, se les inyectó el prión. Esto cambia cómo funciona la infección en el cuerpo.

Debido a que esta enfermedad infecta el cerebro, un prión que circula en otras partes del cuerpo se considera pre infeccioso y se comportará de manera diferente a una infección priónica dentro del cerebro. La investigación sobre los priones informa que el cuerpo desarrolla anticuerpos específicos para protegerse contra los priones que se abren paso en el torrente sanguíneo [5].

3. Dosis de tratamiento con CBD

En este estudio, solo los ratones que recibieron dosis altas de CBD mostraron algún beneficio del trastorno.

La dosis efectiva utilizada en el estudio fue de 60 mg/kg durante 12 semanas. Esto equivaldría a una dosis de alrededor de 4,800 mg para el usuario masculino promedio de 80 kg (175 lb).

Eso es 240 ml de un aceite de CBD de 600 mg, una cantidad irrazonable para todos los estándares. Eso es aproximadamente ocho botellas de 30 ml de aceite de CBD por dosis.

Incluso si se usara un aislado de CBD, necesitaría al menos 4,800 mg para coincidir con la cantidad utilizada en el estudio, que cuesta alrededor de $1,300 USD por dosis. Necesitará esta dosis todos los días por el resto de su vida ya que todavía no hay cura para la enfermedad priónica.

¿El CBD puede trata la enfermedad priónica?

Con el nivel actual de comprensión, tenemos información sobre cómo el CBD y otros productos relacionados con el cannabis interactúan con la enfermedad priónica, la respuesta no es concluyente.

Hay algunos aspectos del CBD y otros cannabinoides que sugieren su uso para la enfermedad priónica, y las investigaciones preliminares son prometedoras. Sin embargo, esta investigación está lejos de ser concluyente. Todavía no hemos comprobado si se puede usar (o no) para tratar la enfermedad priónica.

A medida que la investigación mejore en los próximos dos años, nos aseguraremos de mantenerlo actualizado sobre cualquier avance.

¿Qué es la enfermedad priónica?

Los priones son agentes inusuales que causan enfermedades, no son bacterianos, virales, ni parasitarios. No están vivos y hasta ahora no hay una buena explicación de por qué existen.

Un prión es una proteína. La palabra se deriva de partícula infecciosa proteinácea. Las proteínas priónicas ocurren naturalmente en todo el cerebro (PrPc), pero su función no se comprende bien. Normalmente, estas proteínas son solubles en agua y son reducidas por enzimas (conocidas como proteasas) en el cerebro.

Los priones enfermos pueden abrirse camino hacia el cerebro donde se auto replican mediante la conversión de priones sanos en enfermos.

Estas nuevas proteínas son resistentes a las proteasas, que se usan para descomponer las proteínas en el cerebro. Cuando esto sucede, comenzamos a desarrollar proteínas “rotas” en el cerebro de las que no podemos deshacernos. Las proteínas se agrupan en áreas del cerebro y, como no tienen nada que ofrecer, el cerebro comienza a decaer con el tiempo.

Pueden pasar muchos años incluso para comenzar a mostrar síntomas.

¿Cómo funciona la enfermedad priónica?

La investigación inicial sobre la enfermedad priónica descubrió que los agentes infecciosos responsables carecían de un genoma de ácido nucleico; todos los agentes previamente infecciosos, incluidas las bacterias y los virus, usaban los ácidos nucleicos para replicarse. Como los priones no los tienen, no estaba claro cómo eran capaces de reproducirse en el cerebro.

No fue hasta más tarde que los investigadores descubrieron que las enfermedades priónicas eran causadas por proteínas deformes, que se unían a otras proteínas y también hacían que cambiaran de forma. Los priones provocan una reacción en cadena de conversión de proteínas saludables en proteínas no saludables que se propagan gradualmente por todo el cerebro, lo que eventualmente lleva a un daño extenso e irreversible.

¿Pero de dónde vienen las enfermedades priónicas?

Antes de la década de 1950, no teníamos idea de qué causaba trastornos neurodegenerativos como la enfermedad de Creutzfeld-Jacob (ECJ, o enfermedad de las “vacas locas”).

Las incidencias eran aleatorias y la progresión de la enfermedad era misteriosa: los investigadores principales llegaron a callejones sin salida en cada intento por comprender la enfermedad.

En algún momento de la década de 1950, todo cambió. Los investigadores identificaron una enfermedad entre la tribu Fore en Papúa Nueva Guinea con síntomas muy similares a la ECJ. Se identificó que la enfermedad se transmitió durante un ritual funerario practicado por la tribu que involucraba el canibalismo de los cerebros de los miembros de la tribu fallecidos. Los investigadores notaron que algunos de los miembros de la tribu que habían fallecido tenían daño cerebral extenso (encefalopatía). Los extractos de muestras de cerebro se inyectaron en monos, lo que dio como resultado síntomas muy similares. Fue en este punto que se descubrió que la enfermedad priónica se propagaba a través de la ingestión de otra materia cerebral infectada.

Hay otras interacciones más complejas que también pueden estar involucradas, como la coinfección con un virus que interactúa con la proteína simbióticamente (llamada hipótesis del virino). Sin embargo, esta teoría tiene contradicciones que necesitan más investigación.

La causa y la progresión de la enfermedad priónica aún se debate mucho en la comunidad médica, pero ha progresado rápidamente en las últimas 5 décadas.

Ahora se cree que la enfermedad priónica comienza a través de una mutación aleatoria, que puede o no transmitirse genéticamente. Si los priones del cerebro entran en otro miembro de la misma especie, pueden volverse infecciosos y propagarse en el cerebro de las personas infectadas con la proteína.

Los efectos de la enfermedad priónica

La enfermedad priónica generalmente comienza después de comer alimentos contaminados con la proteína deformada. En el torrente sanguíneo, el prión no representa una gran amenaza para el cuerpo, y en la mayoría de los casos, el cuerpo puede deshacerse de ellos de manera segura.

En algunos casos, estos priones terminan en órganos como el bazo, las neuronas periféricas o el cerebro, donde pueden causar problemas graves a largo plazo.

En última instancia, a medida que las proteínas deformes se auto-replican y se propagan a través del cerebro, matan las neuronas, dejando grandes agujeros en el cerebro, haciéndolo parecer una esponja. El nombre científico para esto es encefalopatía espongiforme. Por esta razón, la mayoría de los priones se consideran una forma transmisible de encefalopatía espongiforme (EET).

Hay algunas otras condiciones neurológicas impulsadas por proteínas deformes en el cerebro:

  • Enfermedad de Alzheimer
  • Enfermedad de Parkinson
  • Enfermedad de Huntington
  • Ataxias espinocerebelosas
  • Esclerosis lateral amiotrófica (ELA)
  • Demencia difusa de cuerpos de Lewy
  • Demencias frontotemporales

Curiosamente, se ha demostrado que el CBD retrasa la progresión de varias de estas condiciones neurológicas.

Las proteínas mal plegadas en el cerebro son devastadoras a largo plazo, lo que lleva a déficits neurológicos graduales, pérdida de control muscular y la muerte.

Efectos secundarios de las enfermedades priónicas

  • Fatiga
  • Dificultad para hablar
  • Dificultad para caminar y cambios en la marcha
  • Confusión
  • Alucinaciones
  • Insomnio
  • Temblores musculares
  • Rigidez muscular
  • Demencia de rápido desarrollo

Lista de enfermedades priónicas humanas conocidas

  • Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (enfermedad de las vacas locas)
  • Síndrome de Gerstmann-Straussler-Scheinker
  • ECJ variante
  • Prionopatía variable sensible a proteasas (PrPSVP; esporádica)
  • Insomnio fatal (FI)
  • Kuru

¿Existe una cura para las enfermedades priónicas?

La enfermedad priónica es una enfermedad contráctil, incurable y degenerativa. Tenemos medicamentos para controlar los síntomas, pero en la actualidad, nada que pueda curar la afección.

No hay cura para la enfermedad priónica, aunque hay algunos fármacos antipriónicos disponibles [6]:

  1. Polisulfato de Pentosán: todavía se está investigando, pero ya hay signos de limitación en humanos-
  2. Anle138b: a pesar de que aún se está investigando por sus efectos sobre la enfermedad priónica en humanos, está mostrando resultados prometedores hasta ahora.
  3. Astemizol: algunas investigaciones han demostrado que este compuesto puede reducir la cantidad de proteína priónica producida por las células, retrasando la progresión de la enfermedad [4].

El CBD puede retardar la progresión de la enfermedad y aumentar la vida útil de las personas afectadas en aproximadamente el 6% [3].

Veredicto final: uso de CBD para la enfermedad priónica

Por desgracia, la enfermedad priónica sigue siendo un misterio y hay pocas investigaciones sobre las opciones de tratamiento eficaces para la condición. Hasta la fecha solo hay un estudio que destaca el posible papel que puede desempeñar el CBD en la progresión de la enfermedad.

Dicho esto, el CBD puede retardar la progresión de otras enfermedades de plegamiento de proteínas no priónicas como la enfermedad de Alzheimer [9], la enfermedad de Parkinson [10] y la enfermedad de Huntington [11].

Los beneficios del CBD provienen de su función protectora sobre las neuronas, disminuyendo la neuroinflamación y el daño oxidativo: dos de las principales causas de destrucción causadas por la enfermedad priónica.

El CBD también es útil para controlar muchos de los efectos secundarios de las enfermedades priónicas, entre ellas:

El futuro de la enfermedad priónica: cómo partir desde aquí

Desafortunadamente, no hay mucha investigación disponible sobre el papel del CBD u otros cannabinoides para la enfermedad priónica. El único estudio que tenemos actualmente es un estudio con ratones infectados. El resultado del estudio mostró un aumento del 6% en la esperanza de vida entre los ratones que recibieron altas dosis de CBD inmediatamente después de ser inyectados con el prión [3].

Los efectos positivos del CBD en otras enfermedades neurológicas causadas por proteínas mal plegadas (como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Huntington y la enfermedad de Parkinson), también sugieren un beneficio potencial de este importante fitocannabinoide para las enfermedades priónicas.

Los avances recientes nos han permitido clonar el gen responsable de la fabricación de priones en ratones, lo que nos brinda las herramientas necesarias para estudiar la enfermedad con más detalle. Con suerte, habrá más investigación sobre el uso del CBD para la enfermedad priónica en un futuro próximo.


Referencias

  1. Martín-Moreno, A. M., Reigada, D., Ramírez, B. G., Mechoulam, R., Innamorato, N., Cuadrado, A., & de Ceballos, M. L. (2011). Cannabidiol and other cannabinoids reduce microglial activation in vitro and in vivo: relevance to Alzheimer’s disease. Molecular pharmacology, mol-111.
  2. García-Arencibia, M., González, S., de Lago, E., Ramos, J. A., Mechoulam, R., & Fernández-Ruiz, J. (2007). Evaluation of the neuroprotective effect of cannabinoids in a rat model of Parkinson’s disease: importance of antioxidant and cannabinoid receptor-independent properties. Brain research, 1134, 162-170.
  3. Dirikoc, S., Priola, S. A., Marella, M., Zsürger, N., & Chabry, J. (2007). Non Psychoactive cannabidiol prevents prion accumulation and protects neurons against prion toxicity. Journal of Neuroscience, 27(36), 9537-9544.
  4. Karapetyan, Y. E., Sferrazza, G. F., Zhou, M., Ottenberg, G., Spicer, T., Chase, P., … & Lasmézas, C. I. (2013). Unique drug screening approach for prion diseases identifies tacrolimus and astemizole as antiprion agents. Proceedings of the National Academy of Sciences, 201303510.
  5. White, A. R., Enever, P., Tayebi, M., Mushens, R., Linehan, J., Brandner, S., … & Hawke, S. (2003). Monoclonal antibodies inhibit prion replication and delay the development of prion disease. Nature, 422(6927), 80.
  6. Trevitt, C. R., & Collinge, J. (2006). A systematic review of prion therapeutics in experimental models. Brain, 129(9), 2241-2265.
  7. Sailer, A., Büeler, H., Fischer, M., Aguzzi, A., & Weissmann, C. (1994). No propagation of prions in mice devoid of PrP. Cell, 77(7), 967-968.
  8. Langford, R. M., Mares, J., Novotna, A., Vachova, M., Novakova, I., Notcutt, W., & Ratcliffe, S. (2013). A double-blind, randomized, placebo-controlled, parallel-group study of THC/CBD oromucosal spray in combination with the existing treatment regimen, in the relief of central neuropathic pain in patients with multiple sclerosis. Journal of neurology, 260(4), 984-997.
  9. Esposito, G., Scuderi, C., Valenza, M., Togna, G. I., Latina, V., De Filippis, D., … & Steardo, L. (2011). Cannabidiol reduces Aβ-induced neuroinflammation and promotes hippocampal neurogenesis through PPARγ involvement. PloS one, 6(12), e28668.
  10. Chagas, M. H. N., Zuardi, A. W., Tumas, V., Pena-Pereira, M. A., Sobreira, E. T., Bergamaschi, M. M., … & Crippa, J. A. S. (2014). Effects of cannabidiol in the treatment of patients with Parkinson’s disease: an exploratory double-blind trial. Journal of Psychopharmacology, 28(11), 1088-1098.
  11. Sagredo, O., Pazos, M. R., Satta, V., Ramos, J. A., Pertwee, R. G., & Fernández‐Ruiz, J. (2011). Neuroprotective effects of phytocannabinoid‐based medicines in experimental models of Huntington’s disease. Journal of neuroscience research, 89(9), 1509-1518.
  12. Carter, G. T., Abood, M. E., Aggarwal, S. K., & Weiss, M. D. (2010). Cannabis and amyotrophic lateral sclerosis: hypothetical and practical applications, and a call for clinical trials. American Journal of Hospice and Palliative Medicine®, 27(5), 347-356.

Condiciones que pueden responder al cannabidiol