Basado en evidencia

CBD y la neurodegeneración: investigación y entendimiento actual

La neurodegeneración es un término general para describir cualquier pérdida progresiva de la función neuronal. Se ha demostrado que el CBD ofrece beneficios para varias condiciones neurodegenerativas. Aquí exponemos cómo funciona.

Artículo por
Justin Cooke , Publicado por 1 mes

Los trastornos neurodegenerativos son un grupo de afecciones que implican una pérdida de la función neuronal en el cerebro y la médula espinal [1].

A medida que las neuronas se pierden, la función cerebral comienza a sufrir, produciendo problemas con la memoria, la concentración, la atención, la coordinación muscular y el lenguaje. Hay muchas causas de neurodegeneración, pero el principal factor de riesgo es la edad.

Con el envejecimiento de la población, las incidencias de los trastornos neurodegenerativos comienzan a convertirse en un problema importante de salud pública; los investigadores exploran nuevas opciones de tratamiento.

Uno de esos candidatos es el CBD (cannabidiol), el principal componente medicinal de la planta de cannabis.

¿Puede el CBD ofrecer apoyo para los trastornos neurodegenerativos crónicos? ¿Cómo se usa? ¿Qué dice la investigación?

  • REVISADO MÉDICAMENTE POR

    Dr. Carlos G. Aguirre, Neurólogo pediatra

    Actualizado elNovember 06, 2019

  • Tabla de contenido

Resumen: uso de CBD para la neurodegeneración

Los trastornos neurodegenerativos se caracterizan por una pérdida gradual de neuronas en regiones particulares del sistema nervioso. Esta pérdida de células provoca una disminución en la capacidad cognitiva y explica la mayoría de los síntomas experimentados en esta condición.

El cannabis ha mostrado promesa de ser un agente protector en varios trastornos neurodegenerativos, entre los que se incluyen:

  • Esclerosis múltiple [2]
  • Enfermedad de Alzheimer [3]
  • Lesión de la médula espinal  [4,5]
  • Enfermedad priónica (mejoría leve) [6]
  • Enfermedad de Parkinson [7]

Los investigadores siguen discutiendo con exactitud cómo el CBD y otros cannabinoides son efectivos para retardar la progresión de los trastornos neurodegenerativos. La interacción entre el CBD y el sistema nervioso es compleja, ya que implica múltiples procesos diferentes que se realizan al mismo tiempo.

La idea general es que el CBD apoya la homeostasis del sistema nervioso, lo que básicamente significa que apoya el equilibrio de varios factores relacionados con la función neurológica. Esto incluye factores como la inflamación, la transmisión del dolor, la excitabilidad de los nervios y la función inmunológica.

Los principales mecanismos que utiliza el CBD para resistir los trastornos neurodegenerativos incluyen:

  • Reducir o prevenir la neuroinflamación
  • Prevenir la migración de células T a través de la barrera hematoencefálica (prevención autoinmune)
  • Apoyo antioxidante (reduce el daño del ADN)
  • Aborda efectos secundarios relacionados (como el insomnio, depresión, dolor neuropático)

Consejos para aprovechar al máximo el uso de CBD para los trastornos neurodegenerativos:

  1. Use un extracto de espectro completo (el THC también ofrece beneficios para estas condiciones).
  2. Incorpore mejores decisiones en la dieta y estilo de vida al mismo tiempo que la suplementación con CBD.
  3. Si existe una causa ambiental (como la exposición a metales pesados), asegúrese de que se elimine de inmediato.
  4. Sea consistente con la dosificación: pueden pasar hasta 3 meses antes de que se experimenten cambios cuando se trata de trastornos neurodegenerativos.

¿Qué es la neurodegeneración?

Trastorno neurodegenerativo es un término general para una serie de afecciones médicas no relacionadas que resultan en una pérdida de la función neuronal.

La principal causa de esta afección son las demencias, incluyendo la enfermedad de Alzheimer, que representa hasta el 70% de los casos en todo el mundo según JPND Research.

Estos trastornos generalmente son progresivos, empeorando en gravedad y en tasa de degeneración a lo largo del tiempo, desde meses hasta unas pocas décadas. El proceso de neurodegeneración generalmente comienza mucho antes de que aparezcan los síntomas.

La evidencia en los últimos años ha apuntado hacia la inflamación en el cerebro como uno de los principales motores de la neurodegeneración [8]. El problema con esto es que también es necesaria para resistir el daño neurológico, lo que incita a los investigadores a considerar la neuroinflamación como la “espada de doble filo” de la neurodegeneración.

Cuando algo causa daño a las neuronas en el cerebro (para lo cual hay demasiadas causas potenciales para ser contadas) las células inmunes locales inician el proceso inflamatorio.

En las etapas iniciales, esto es beneficioso, incluso necesario para eliminar materiales tóxicos. La inflamación acelera la recuperación de las neuronas al aumentar el flujo sanguíneo al área y traer células inmunes defensivas para eliminar cualquier material infeccioso.

El problema es que, en muchos casos, esta inflamación se sale de control, lo que provoca una cascada de inflamaciones devastadoras a largo plazo en el cerebro. La inflamación excesiva hace que la microglía libere sustancias tóxicas en el cerebro que finalmente conducen a la muerte de las neuronas. Estas células gliales son encargadas de mantener a las neuronas seguras [9, 10].

Todo el proceso va desde una respuesta inflamatoria normal hasta un proceso devastador y perpetuo de degeneración y pérdida de neuronas.

¿Qué causa la neurodegeneración?

  • Exposición a sustancias tóxicas para el medio ambiente (como exposición a metales pesados)
  • Deficiencias nutricionales
  • Accidente cerebrovascular
  • Cáncer
  • Daño oxidativo

Ejemplos de trastornos neurodegenerativos

1. Enfermedad de Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de neurodegeneración. Implica la acumulación de metabolitos tóxicos (proteínas TAU o placas de beta-amiloide) alrededor de las neuronas, lo que eventualmente resulta en muerte neurológica y debilidad cognitiva gradual. La enfermedad de Alzheimer, como la mayoría de los otros trastornos neurodegenerativos, se asocia con un exceso de neuroinflamación [11, 12].

El CBD ofrece beneficios para esta condición principalmente a través de sus efectos antiinflamatorios.

2. Enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo que afecta los ganglios basales donde se fabrica la dopamina. El resultado es una pérdida gradual de dopamina en el cerebro, que causa temblores musculares, cambios en el estado de ánimo y una pérdida gradual de la función cognitiva.

Al igual que la enfermedad de Alzheimer, se considera que la enfermedad de Parkinson depende de procesos inflamatorios excesivos en el cerebro [11, 12].

El CBD, por lo tanto, ofrece alivio de esta condición a través de sus acciones antiinflamatorias y neuroprotectoras.

3. Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (ECJ) y otras enfermedades priónicas

Las enfermedades priónicas como la ECJ no son comunes, pero producen efectos secundarios devastadores a medida que avanza la enfermedad. Involucran una proteína mal plegada y resistente a la proteasa (PrPres) que ingresa al cerebro y se replica. Que sea resistente a la proteasa significa que las células del cerebro carecen de la capacidad de descomponer y eliminar esta proteína del cerebro. A medida que estas proteínas se replican y se acumulan en el cerebro, comienzan a interferir con la función cerebral saludable. No hay cura para las enfermedades priónicas.

Aunque la inflamación es un factor primario involucrado en la progresión de la enfermedad priónica, el CBD solo ha demostrado tener beneficios menores en la condición al resistir la acumulación de PrPres [13].

4. Esclerosis lateral amiotrófica (ELA)

La ELA es una enfermedad neurodegenerativa que causa una alteración gradual (y en última instancia mortal) en las señales que controlan los músculos voluntarios en todo el cuerpo.

No hay cura para la ELA, pero el CBD ha demostrado que puede ofrecer beneficios significativos.

5. Enfermedad de Huntington (EH)

La enfermedad de Huntington es un trastorno neurodegenerativo con características similares a la enfermedad de Alzheimer. Es un trastorno genético que involucra disfunción en el gen que codifica una proteína llamada huntingtina. Las personas con la enfermedad de Huntington fabrican proteínas de huntingtina que son demasiado largas. Se rompen en pedazos más pequeños y se enredan alrededor de las neuronas, lo que lleva a su muerte gradual. A medida que evoluciona la enfermedad de Huntington, causa inflamación generalizada en todo el cerebro y la pérdida de la función cognitiva con el tiempo.

No existe cura para la enfermedad de Huntington, pero se ha demostrado que el CBD ofrece beneficios significativos para la enfermedad; retrasa la progresión y alivia muchos de los síntomas más comunes [14].

6. Ataxia espinocerebelosa (SCA)

La SCA es una enfermedad neurodegenerativa progresiva y hereditaria que afecta al cerebelo, la parte del cerebro asociada con la coordinación y el movimiento muscular. No hay cura para la enfermedad y es a menudo fatal.

El tratamiento se enfoca en aliviar los síntomas, incluidos los temblores musculares, la depresión y el insomnio (es bien conocido que todos estos se benefician con CBD).

7. Atrofia Muscular Espinal (SMA)

La SMA es un trastorno neurodegenerativo raro que causa pérdida de las neuronas motoras que controlan los músculos. Con el tiempo, la enfermedad provoca pérdida de la función muscular y desgaste muscular. Al igual que muchos otros trastornos neurodegenerativos, la condición es causada por una disfunción en la fabricación de cierta proteína en el cerebro. Con el tiempo, estas proteínas disfuncionales se acumulan y provocan la muerte de las neuronas. Al igual que otros trastornos neurodegenerativos, no existe cura para esta afección.

No está claro si el CBD tiene algún beneficio en esta condición. La mayoría de los efectos secundarios de esta afección involucran debilidad muscular, algo para lo que no se cree que el CBD proporcione beneficios.

8. Esclerosis múltiple (EM)

La EM es un trastorno neurodegenerativo autoinmune. La neuroinflamación generalizada causa que las células inmunitarias ataquen la vaina de mielina en las células nerviosas, causando una pérdida gradual de la función neuronal.

El CBD ofrece profundos beneficios en esta condición a través de sus efectos inmunomoduladores y antiinflamatorios, los cuales son factores primarios involucrados en la progresión de la EM [15]. El CBD puede proporcionar beneficios directos a algunos de los efectos secundarios más comunes de la EM, como la espasticidad muscular [16] y la pérdida del control de la vejiga [17].

Síntomas de los trastornos neurodegenerativos

  • Pérdida de la memoria
  • Pérdida de la función motora
  • Cambios en el estado de ánimo
  • Debilidad muscular
  • Espasticidad muscular
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Insomnio
  • Fatiga
  • Mareos
  • Déficit cognitivo
  • Falta de concentración
  • Baja libido

Uso de CBD para los trastornos neurodegenerativos

Paso 1: encontrar el mejor aceite de CBD para trastornos neurodegenerativos

Los trastornos neurodegenerativos son una combinación de muchos problemas neurológicos y sistémicos diferentes que trabajan juntos para producir una pérdida gradual de neuronas.

Por lo tanto, tratar estas afecciones no es tan sencillo como abordar cada una de estas cuestiones a la vez, se basa en abordar varias de ellas al mismo tiempo.

Los aceites de CBD y otros productos de cannabis deben combinarse con otros tratamientos y cambios en el estilo de vida y la dieta para obtener mejores resultados.

Cuando se busca los mejores aceites para trastornos neurodegenerativos, hay dos cosas a considerar:

  1. ¿Se ha demostrado que el producto de CBD está libre de contaminantes como metales pesados ​​o pesticidas?
  2. ¿La potencia del aceite o producto de CBD coincide con la dosis recomendada? En el caso de trastornos neurodegenerativos, esto generalmente significa usar un extracto de alta potencia.

También es útil optar por un extracto de CBD de espectro completo en lugar de aislados si desea aprovechar los beneficios neuroprotectores de algunos de los otros cannabinoides. Si esto no es posible, o si ha decidido que le gusta una compañía que vende aislados de CBD, está bien, esto seguirá funcionando; simplemente no es el mejor aceite de CBD para el trabajo.

Para obtener más información sobre cómo encontrar los mejores productos de CBD, consulte algunas de nuestras guías:

Paso 2: evaluar la dosis inicial óptima

La mayoría de la investigación que involucra CBD y otros cannabinoides para los trastornos neurodegenerativos incluyen dosis muy altas, generalmente alrededor de 500 mg por día.

Aunque puede que no sea totalmente necesario usar dosis tan altas, se sugiere que el mejor nivel de beneficios de estos productos se encuentra en el extremo superior del rango de dosificación.

Por lo tanto, cuando se comienza por primera vez con CBD como un agente neuroprotector para los trastornos neurodegenerativos, es bueno apuntar a las dosis de alta resistencia.

Recuerde comenzar con poco y aumentar la dosis a lo largo del tiempo: el CBD reacciona de manera diferente en todos, por lo que es importante que adopte un enfoque conservador para encontrar la dosis correcta y evitar efectos secundarios negativos.

Potencia recomendada para trastornos neurodegenerativos: media a alta

Dosis diarias de CBD por peso y potencia (en mg)

Peso (kg) Fuerza baja Fuerza media Fuerza alta

50 kg

10 mg

30 mg

60 mg

60 kg

13 mg

38 mg

75 mg

70 kg

15 mg

45 mg

90 mg

80 kg

17 mg

52 mg

105 mg

90 kg

20 mg

60 mg

120 mg

100 kg

22 mg

67 mg

135 mg

110 kg

25 mg

75 mg

150 mg

Paso 3: monitorear los efectos del CBD

Los trastornos neurodegenerativos son una condición médica a largo plazo y la mayoría de ellos no tienen cura. El CBD se puede usar para retardar la progresión de la enfermedad y aliviar los efectos secundarios comunes, pero no es probable que cure la enfermedad.

Por lo tanto, es útil hacer un seguimiento del progreso de la enfermedad a lo largo del tiempo para identificar si está funcionando o si es necesario aumentar la dosis.

Puede hacer un seguimiento de esto tomando notas detalladas sobre sus síntomas, incluidas las fechas de cada entrada.

Con el tiempo, puede regresar y ver si hubo una mejoría en los síntomas y, en el caso de trastornos neurodegenerativos progresivos, puede hacer un seguimiento de la tasa de progresión de la enfermedad.

Cuando evitar el uso de productos de CBD o relacionados al cannabis

A pesar de que el CBD es muy seguro, hay algunos momentos en que se debe evitar el consumo sin consultar primero con un profesional de la medicina experimentado.

  • Psicosis
  • Trastorno bipolar (precaución)
  • Siempre que tome anti psicóticos o ciertos antidepresivos

Referencias

  1. Przedborski, S., Vila, M., & Jackson-Lewis, V. (2003). Series Introduction: Neurodegeneration: What is it and where are we? The Journal of clinical investigation, 111(1), 3-10.
  2. Wade, D. T., Collin, C., Stott, C., & Duncombe, P. (2010). Meta-analysis of the efficacy and safety of Sativex (nabiximols), on spasticity in people with multiple sclerosis. Multiple Sclerosis Journal, 16(6), 707-714.
  3. Martín-Moreno, A. M., Reigada, D., Ramírez, B. G., Mechoulam, R., Innamorato, N., Cuadrado, A., & de Ceballos, M. L. (2011). Cannabidiol and other cannabinoids reduce microglial activation in vitro and in vivo: relevance to Alzheimer’s′ disease. Molecular pharmacology, mol-111.
  4. Barnes, M. P. (2006). Sativex®: clinical efficacy and tolerability in the treatment of symptoms of multiple sclerosis and neuropathic pain. Expert opinion on pharmacotherapy, 7(5), 607-615.
  5. Kwiatkoski, M., Guimaraes, F. S., & Del-Bel, E. (2012). Cannabidiol-treated rats exhibited higher motor score after cryogenic spinal cord injury. Neurotoxicity research, 21(3), 271-280.
  6. Dirikoc, S., Priola, S. A., Marella, M., Zsürger, N., & Chabry, J. (2007). Non-psychoactive cannabidiol prevents prion accumulation and protects neurons against prion toxicity. Journal of Neuroscience, 27(36), 9537-9544.
  7. Chagas, M. H. N., Zuardi, A. W., Tumas, V., Pena-Pereira, M. A., Sobreira, E. T., Bergamaschi, M. M., … & Crippa, J. A. S. (2014). Effects of cannabidiol in the treatment of patients with Parkinson’s disease: an exploratory double-blind trial. Journal of Psychopharmacology, 28(11), 1088-1098.
  8. Skaper, S. D. (2007). The brain as a target for inflammatory processes and neuroprotective strategies. Annals of the New York Academy of Sciences, 1122(1), 23-34.
  9. DeLegge, M. H., & Smoke, A. (2008). Neurodegeneration and inflammation. Nutrition in clinical practice, 23(1), 35-41.
  10. Di Filippo, M., Sarchielli, P., Picconi, B., & Calabresi, P. (2008). Neuroinflammation and synaptic plasticity: theoretical basis for a novel, immune-centred, therapeutic approach to neurological disorders. Trends in pharmacological sciences, 29(8), 402-412.
  11. Maragakis, N. J., & Rothstein, J. D. (2006). Mechanisms of disease: astrocytes in neurodegenerative disease. Nature Reviews Neurology, 2(12), 679.
  12. Zipp, F., & Aktas, O. (2006). The brain as a target of inflammation: common pathways link inflammatory and neurodegenerative diseases. Trends in neurosciences, 29(9), 518-527.
  13. Dirikoc, S., Priola, S. A., Marella, M., Zsürger, N., & Chabry, J. (2007). Non-psychoactive cannabidiol prevents prion accumulation and protects neurons against prion toxicity. Journal of Neuroscience, 27(36), 9537-9544.
  14. Sagredo, O., Pazos, M. R., Satta, V., Ramos, J. A., Pertwee, R. G., & Fernández‐Ruiz, J. (2011). Neuroprotective effects of phytocannabinoid‐based medicines in experimental models of Huntington’s disease. Journal of neuroscience research, 89(9), 1509-1518.
  15. Mecha, M., Feliú, A., Iñigo, P. M., Mestre, L., Carrillo-Salinas, F. J., & Guaza, C. (2013). Cannabidiol provides long-lasting protection against the deleterious effects of inflammation in a viral model of multiple sclerosis: a role for A2A receptors. Neurobiology of disease, 59, 141-150.
  16. Notcutt, W., Langford, R., Davies, P., Ratcliffe, S., & Potts, R. (2012). A placebo-controlled, parallel-group, randomized withdrawal study of subjects with symptoms of spasticity due to multiple sclerosis who are receiving long-term Sativex®(nabiximols). Multiple Sclerosis Journal, 18(2), 219-228.
  17. Wade, D. T., Collin, C., Stott, C., & Duncombe, P. (2010). Meta-analysis of the efficacy and safety of Sativex (nabiximols), on spasticity in people with multiple sclerosis. Multiple Sclerosis Journal, 16(6), 707-714.

Condiciones que pueden responder al cannabidiol