Basado en evidencia

CBD y la enfermedad de Parkinson: investigación y entendimiento actual

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo incurable. La evidencia sugiere que el CBD puede brindar alivio sintomático a quienes padecen esta enfermedad. Aquí mostramos cómo funciona.

Artículo por
Justin Cooke , Publicado por 1 mes

La enfermedad de Parkinson es el segundo trastorno neurodegenerativo más común después de la enfermedad de Alzheimer.

La condición afecta aproximadamente a 10 millones de personas en todo el mundo, sobre todo a los hombres mayores de 50 años.

La enfermedad de Parkinson se caracteriza por temblores musculares, rigidez y problemas con el movimiento.

Aunque no existe una cura para la enfermedad de Parkinson, la progresión de la enfermedad se puede retrasar con cambios cuidadosamente orquestados en la dieta, hábitos de vida y el uso de medicamentos y suplementos.

El CBD es un suplemento popular entre quienes padecen la enfermedad de Parkinson. Eso ofrece beneficios hacia la causa subyacente de la enfermedad y unos cuantos de los efectos secundarios más comunes.

Aquí, analizaremos cómo el CBD puede apoyar el diagnóstico de Parkinson y qué puede hacer para aprovechar al máximo su régimen de suplementación con CBD.

  • Tabla de contenido

Resumen: uso de CBD para la enfermedad de Parkinson

No hay cura para la enfermedad de Parkinson, el tratamiento está dirigido a frenar la progresión de la enfermedad y el manejo de los síntomas que aparecen.

Los pacientes con Parkinson usan suplementos de CBD para ayudar a aliviar los síntomas como depresión, ansiedad, temblores musculares y algunas de las otras complicaciones asociadas con la enfermedad.

También hay algunos indicios de que el CBD se puede usar para retardar la progresión de la enfermedad y mejorar algunos de los factores subyacentes involucrados en la condición como la neuroinflamación y la regulación de la dopamina (más sobre esto más adelante).

Los beneficios de usar el CBD para la enfermedad de Parkinson incluyen:

  • Reduce la neuroinflamación subyacente — un componente clave de la enfermedad de Parkinson.
  • Alivia los efectos secundarios — temblores musculares, depresión, insomnio y ansiedad.
  • Mejora la producción de dopamina — a través de los receptores GPR6 en las ganglios basales para impulsar la producción de dopamina.
  • Apoya la diversidad saludable de microbiomas — las teorías que involucran problemas con el microbioma están obteniendo evidencia de apoyo en los últimos años.

Sugerencias para aprovechar al máximo la suplementación con CBD para la enfermedad de Parkinson

  1. Elija un extracto de espectro completo — otros cannabinoides en la planta de cannabis ofrecen beneficios separados para esta condición.
  2. Elija siempre un suplemento de CBD orgánico certificado de alta calidad  — los productos de mala calidad a menudo están contaminados con metales pesados, pesticidas o moho que puede ser neurotóxico.
  3. Sea consistente con la dosificación — puede tomar varias semanas de uso regular  para notar los beneficios del suplemento.
  4. Siempre consulte con su médico antes de tomar CBD — algunos medicamentos pueden tener una interacción negativa con el suplemento.

¿Qué es la enfermedad de Parkinson (EP)?

La enfermedad de Parkinson (EP) es un trastorno neurodegenerativo que afecta a la parte del cerebro responsable de la fabricación de dopamina, un importante neurotransmisor asociado con cosas como el  estado de ánimo, el equilibrio hormonal y el enfoque/atención.

Los síntomas de esta afección generalmente aparecen gradualmente a lo largo de varios años a medida que avanza la enfermedad. Comienzan con problemas musculares (debilidad o espasmos musculares) a medida que la enfermedad avanza, lo que lleva a a síntomas no motores como alucinaciones, delirios y depresión.

La enfermedad de Parkinson en sí no se considera fatal, sin embargo, algunas de las complicaciones provocadas por la enfermedad sí lo son.

Un hallazgo común en pacientes con EP es la abundancia de cuerpos de Lewy – racimos de proteínas dentro de las neuronas que no se descomponen a través de las reacciones enzimáticas normales en el cerebro.

A medida que estos cuerpos de Lewy se vuelven más abundantes y se acumulan, matan a las neuronas. Esta es también una característica de otros trastornos neurodegenerativos incluyendo la enfermedad de Alzheimer. La principal diferencia es la ubicación de los cuerpos de Lewy.

En el caso de la enfermedad de Parkinson, la mayoría de estos grupos de proteínas se encuentran en los ganglios basales, específicamente en las neuronas de la sustancia negra.

Síntomas de la enfermedad de Parkinson

  • Temblores musculares
  • Bradiquinesia
  • Rigidez de las extremidades
  • Problemas de la marcha y el equilibrio
  • Depresión
  • Enfoque o concentración deficiente
  • Cambios en el estado de ánimo
  • Apatía
  • Estreñimiento
  • Trastornos del sueño
  • Pérdida del sentido del olfato
  • Deterioro cognitivo

Dopamina y la enfermedad de Parkinson

La mayoría de los síntomas asociados con la enfermedad de Parkinson se deben a la pérdida de células en el cerebro que producen dopamina.

A medida que las neuronas productoras de dopamina en el cerebro se pierden, se vuelve más difícil fabricar la dopamina que el cerebro necesita para funcionar correctamente. Sin suficiente dopamina,los temblores musculares,la rigidez de la mandíbula, la debilidad en los brazos y en las piernas y el mal equilibrio son más frecuentes.

Una pérdida de dopamina está relacionada con síntomas que incluyen:

  • Cambios en el estado de ánimo
  • Pérdida del control muscular
  • Cambios hormonales
  • Libido bajo
  • Dificultad para concentrarse
  • Depresión

Norepinefrina y la enfermedad de Parkinson

La epinefrina es estructuralmente similar a la dopamina y se construye a través de vías similares a la dopamina. Por lo tanto, los niveles de epinefrina también sufren en la enfermedad de Parkinson [1].

Este neurotransmisor es un jugador importante en el sistema nervioso simpático. A medida que comienza a volverse menos abundante en el cerebro, perdemos la capacidad de regular las funciones autónomas, como el ritmo cardíaco y la presión arterial.

La pérdida de norepinefrina está relacionada con síntomas que incluyen:

  • Fatiga
  • Cambios en la presión arterial
  • Problemas con la digestión
  • Concentración deficiente
  • Depresión

¿Qué causa la enfermedad de Parkinson?

La causa de la enfermedad de Parkinson es aún desconocida, sin embargo, hay algunos factores que sabemos que contribuyen a la enfermedad con el tiempo.

Los estudios más antiguos solían informar que la enfermedad de Parkinson no es hereditaria, es decir, una enfermedad que no se transmite a través de los genes [4]. Sin embargo, estudios más recientes encontraron al menos dos variantes genéticas relacionadas con la enfermedad de Parkinson: los genes LRRK2 y GBA [5].

Algunos factores que se cree que están relacionados con la enfermedad de Parkinson incluyen:

  1. Exposición a metales pesados
  2. Lesiones craneales traumáticas
  3. Factores genéticos
  4. Exposición al paraquat (pesticida)
  5. Síndrome del intestino permeable
  6. Pobre diversidad de microbiomas
  7. Enfermedad mitocondrial

Las etapas de la enfermedad de Parkinson

Etapa 1

Los síntomas aparecen pero son leves en su naturaleza. Por lo general, no interfieren con las actividades diarias. Los síntomas más comunes que aparecen son cambios posturales, temblores musculares y cambios en la expresión facial.

Etapa 2

La etapa dos implica un aumento en la gravedad de los síntomas descubiertos en la etapa uno y el desarrollo de síntomas que afectan el movimiento. Puede ser más difícil caminar normalmente, mantener un postura correcta y las tareas normales comienzan a volverse difíciles. Por lo general, las personas en la etapa dos no requieren asistencia externa.

Etapa 3

Esta etapa se caracteriza por problemas para mantener el equilibrio y dificultades con las actividades cotidianas, como comer, ir al baño o vestirse. Las personas en la tercera etapa pueden necesitar ayuda, mientras que otras permanecen independientes.

Etapa 4

En la cuarta etapa, los síntomas se han pronunciado. Es posible pararse, pero caminar requiere el apoyo de un andador u otra persona. Las actividades diarias como comer, bañarse y moverse requieren asistencia. Las personas en esta etapa no pueden vivir independientemente.

Etapa 5

Esta es la última etapa de la progresión de la enfermedad de Parkinson. Los pacientes son incapaces de estar de pie o caminar por su cuenta y por lo general se limitan a una cama o silla de ruedas. Pueden aparecer alucinaciones y delirios durante esta etapa. Se requiere asistencia de tiempo completo para las personas en esta etapa de progresión.

¿Cómo se trata la enfermedad de Parkinson?

La mayoría de los tratamientos para la enfermedad de Parkinson están dirigidos a controlar los síntomas. Hay algunos medicamentos y suplementos que mejoran la producción de dopamina en el cerebro, pero estos no curan la afección, simplemente reducen la gravedad de los síntomas asociados con la baja dopamina.

Las opciones de tratamiento para la enfermedad de Parkinson incluyen:

  • Amantadina
  • Fármacos anticolinérgicos
  • Antidepresivos(IRSN, ISRS, ATC)
  • Suplementación antioxidante
  • Ejercicio cardio-aeróbico
  • Consumo de café
  • Inhibidores de la COMT
  • Estimulación cerebral profunda
  • Medicamentos dopaminérgicos (IMAO, anfetaminas)
  • Asegurarse de dormir al menos 8 horas cada noche
  • Dietas altas en fibra
  • Suplementación con L-dopa
  • Meditación / yoga / tai-chi
  • Terapia ocupacional
  • Suplementación con probióticos
  • Terapia del habla

Cómo puede ayudar el CBD con la enfermedad de Parkinson

Hay varias maneras en las que el CBD apoya con los síntomas de la enfermedad de Parkinson. Antes de entrar en esto con más detalle, es importante recordar que el CBD (o cualquier otra cosa) no puede curar la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, el CBD puede hacer que los efectos secundarios de la enfermedad sean más manejables y pueden retardar la progresión de la enfermedad para algunas personas.

El CBD ofrece los siguientes beneficios para la enfermedad de Parkinson:

1. Antiinflamatorio

La inflamación en el cerebro está estrechamente relacionada con la enfermedad de Parkinson [6]. A medida que se produce daño en las neuronas productoras de dopamina en el cerebro, la inflamación empeora gradualmente. A medida que la inflamación se intensifica, acelera los procesos neurodegenerativos en el cerebro, lo que agrava la condición.

La inflamación puede o no ser una causa subyacente de la enfermedad de Parkinson, todavía no estamos seguros. Sin embargo, lo que sí sabemos es que esta forma de inflamación no está mejorando la condición. Por lo tanto, uno de los tratamientos principales para la afección es tratar de disminuir la inflamación en el cerebro. Esto ayuda a las neuronas a recuperarse y puede retardar la progresión del trastorno.

El CBD es especialmente hábil para tratar la inflamación en el cerebro, ya que regula varias vías clave relacionadas con el proceso inflamatorio [7].

La inflamación en el cerebro es uno de los principales factores perpetuantes de la enfermedad de Parkinson [6].

2. Reduce los temblores musculares

Los temblores musculares son uno de los principales síntomas de la enfermedad de Parkinson. Tiene un gran impacto en la calidad de vida de los afectados.

Se ha demostrado que el CBD mejora los temblores musculares en la enfermedad de Parkinson  [8], y en trastornos neurodegenerativos similares como la esclerosis múltiple [9] y la enfermedad de Huntington [10].

3. Alivia la depresión

Los estudios sugieren que el 45% de las personas con enfermedad de Parkinson también padecen depresión  [23].

Uno de los beneficios más importantes del CBD es el tratamiento de la depresión. El principal mecanismo que usa el CBD para aliviar los síntomas de la depresión es por su capacidad para reducir la neuroinflamación, una condición que también está presente en muchos pacientes con enfermedad de Parkinson y es la razón probable por la que tantos pacientes de Parkinson también sufren de depresión.

4. Mejora la inducción y la calidad del sueño

Los trastornos del sueño son un efecto secundario común de la enfermedad de Parkinson  [13].

Hay varias razones para esto, entre ellas:

  1. Movimientos musculares involuntarios al dormir
  2. Contracciones musculares en las primeras horas de la mañana
  3. Calambres dolorosos en la noche
  4. Temblores y dificultad para voltearse en la cama
  5. Efectos secundarios de los medicamentos (como levodopa, otros agonistas y antidepresivos de la dopamina)
  6. Alucinaciones
  7. Sueños vívidos

El insomnio también puede ser el resultado de otras afecciones médicas asociadas:

  1. Depresión
  2. Demencia
  3. Ataques de pánico y ansiedad
  4. Trastorno de la conducta del sueño REM (movimientos oculares rápidos)
  5. Síndrome de piernas inquietas (SPI)
  6. Movimientos periódicos de las piernas (PLMS)

El CBD es conocido por sus beneficios sedantes leves  [11]. El CBD mejora tanto la calidad como la cantidad del sueño en una serie de ensayos clínicos [12].

Otros cannabinoides, incluyendo el CBG (cannabigerol), ofrecen propiedades relajantes musculares, dándole soporte para algunas de las principales causas de insomnio entre la enfermedad de Parkinson [14].

5. Apoya la producción de dopamina

La causa principal de los síntomas de la enfermedad de Parkinson es la baja producción de dopamina en el cerebro. Por lo tanto, uno de los objetivos más importantes de un tratamiento eficaz es sobre las neuronas productoras de dopamina en el cerebro.

Se ha demostrado que el CBD, en al menos un estudio preclínico, mejora la producción de dopamina [15]. Trabaja a través de unos receptores recién descubiertos conocidos como los receptores de GPR6 situados en la misma región en la que se fabrica la dopamina [16].

Este es un descubrimiento nuevo y muy importante. Actualmente se están realizando nuevas investigaciones para comprender estos efectos con más detalle.

Si se demuestra que estos hallazgos son terapéuticamente relevantes a través de investigaciones futuras, podemos esperar que el CBD se convierta en una opción de tratamiento principal para la enfermedad de Parkinson. Hasta este punto, la investigación no es concluyente.

¿Cuál es la dosis de CBD recomendada?

No hay suficientes estudios clínicos para resaltar un rango de dosis específico para la enfermedad de Parkinson, sin embargo, hay mucha investigación sobre el uso del CBD para una condición similar, la esclerosis múltiple.

Los estudios sobre la esclerosis múltiple y otros trastornos neurodegenerativos a menudo utilizan grandes dosis de CBD para producir beneficios. En general, para obtener el mismo nivel de beneficios que se obtuvieron en la investigación, se necesita una dosis más alta.

Recomendamos comenzar con la dosis de baja intensidad como se resalta en el cuadro a continuación y aumentar con el tiempo a una dosis más alta. Si no experimenta efectos secundarios, permanezca en esta dosis.

Para obtener el máximo beneficio, incorpore el CBD para un tratamiento a largo plazo. Por eso es importante encontrar una dosis que permita utilizar la mayor cantidad de CBD posible sin producir efectos secundarios.

Fuerza recomendada para la enfermedad de Parkinson: alta

Dosis diarias de CBD por peso y fuerza (en mg)

Peso (kg) Fuerza baja Fuerza media Fuerza alta

50 kg

10 mg

30 mg

60 mg

60 kg

13 mg

38 mg

75 mg

70 kg

15 mg

45 mg

90 mg

80 kg

17 mg

52 mg

105 mg

90 kg

20 mg

60 mg

120 mg

100 kg

22 mg

67 mg

135 mg

110 kg

25 mg

75 mg

150 mg

Veredicto final: uso de CBD para la enfermedad de Parkinson

No hay cura para la enfermedad de Parkinson, la mayoría de las opciones de tratamiento disponibles, incluyendo el CBD, se utilizan para retardar la progresión de la enfermedad y controlar los síntomas.

El CBD es una excelente opción para ambos casos: alivia muchos de los efectos secundarios más comunes de la afección (insomnio, depresión, ansiedad, temblores musculares) y puede retardar la progresión del Parkinson.

Es importante consultar con su médico antes de tomar CBD para asegurarse de que no tenga interacciones negativas con los medicamentos que está tomando.

La mayoría de los pacientes de Parkinson usan una dosis alta durante largos períodos de tiempo.

Para obtener los máximos beneficios, opte por un aceite de CBD de espectro completo y de alta potencia para aprovechar otros cannabinoides como el CBG, que tiene su propio conjunto de beneficios para ofrecer los síntomas del Parkinson.

También recomendamos utilizar solo CBD y aceites de cáñamo de alta calidad. Los productos de baja calidad pueden estar contaminados con metales pesados ​​o pesticidas que pueden empeorar los síntomas.

Siempre investigue antes de comprar CBD para asegurarse de que las compañías que está comprando utiliza cáñamo de alta calidad, libre de contaminantes.


Referencias

  1. Delaville, C., De Deurwaerdère, P., & Benazzouz, A. (2011). Noradrenaline and Parkinson’s disease. Frontiers in systems neuroscience, 5, 31.
  2. Lemke, M. R. (2002). Effect of reboxetine on depression in Parkinson’s disease patients. The Journal of clinical psychiatry, 63(4), 300-304.
  3. Lemke, M. R., Fuchs, G., Gemende, I., Herting, B., Oehlwein, C., Reichmann, H., … & Volkmann, J. (2004). Depression and Parkinson’s disease. Journal of Neurology, 251(6), vi24-vi27.
  4. Jankovic, J., & Tolosa, E. (Eds.). (2007). Parkinson’s disease and movement disorders. Lippincott Williams & Wilkins.
  5. Ozelius, L. J., Senthil, G., Saunders-Pullman, R., Ohmann, E., Deligtisch, A., Tagliati, M., … & Lipton, R. B. (2006). LRRK2 G2019S as a cause of Parkinson’s disease in Ashkenazi Jews. New England Journal of Medicine, 354(4), 424-425.
  6. Hirsch, E. C., & Hunot, S. (2009). Neuroinflammation in Parkinson’s disease: a target for neuroprotection?. The Lancet Neurology, 8(4), 382-397.
  7. Baker, D., Jackson, S. J., & Pryce, G. (2007). Cannabinoid control of neuroinflammation related to multiple sclerosis. British journal of pharmacology, 152(5), 649-654.
  8. Kluger, B., Triolo, P., Jones, W., & Jankovic, J. (2015). The therapeutic potential of cannabinoids for movement disorders. Movement disorders, 30(3), 313-327.
  9. Malfitano, A. M., Proto, M. C., & Bifulco, M. (2008). Cannabinoids in the management of spasticity associated with multiple sclerosis. Neuropsychiatric disease and treatment, 4(5), 847.
  10. Dowie, M. J., Howard, M. L., Nicholson, L. F. B., Faull, R. L. M., Hannan, A. J., & Glass, M. (2010). Behavioural and molecular consequences of chronic cannabinoid treatment in Huntington’s disease transgenic mice. Neuroscience, 170(1), 324-336.
  11. Crippa, J. A., Guimarães, F. S., Campos, A. C., & Zuardi, A. W. (2018). Translational Investigation of the Therapeutic Potential of Cannabidiol (CBD): Toward a New Age. Frontiers in Immunology, 9. https://doi.org/10.3389/FIMMU.2018.02009
  12. Russo, E. B., Guy, G. W., & Robson, P. J. (2007, August 1). Cannabis, pain, and sleep: Lessons from therapeutic clinical trials of sativexρ, a cannabis-based medicine. Chemistry and Biodiversity. Wiley-Blackwell. https://doi.org/10.1002/cbdv.200790150
  13. Sleep disorders in Parkinson’s disease: Diagnosis and management. Ann Indian Acad Neurol. 2011;14(Suppl 1):S18-20.
  14. Evans, F. J. (1991). Cannabinoids: the separation of central from peripheral effects on a structural basis. Planta medica, 57(S 1), S60-S67.
  15. Morales, P., Isawi, I., & Reggio, P. H. (2018). Towards a better understanding of the cannabinoid-related orphan receptors GPR3, GPR6, and GPR12. Drug metabolism reviews, 50(1), 74-93.
  16. Laun, A. S., & Song, Z. H. (2017). GPR3 and GPR6, novel molecular targets for cannabidiol. Biochemical and biophysical research communications, 490(1), 17-21.

Condiciones que pueden responder al cannabidiol