Basado en evidencia

CBD y la lesión cerebral traumática: investigación y comprensión actual

La investigación reciente muestra resultados prometedores del cannabidiol (CBD) como tratamiento efectivo para una amplia gama de síntomas resultantes de la lesión cerebral traumática.

Artículo por
Jodi Allen , Publicado por 1 mes

Cada año, la lesión cerebral traumática (LCT) afecta a más de 69 millones de personas en todo el mundo [1].

Los sobrevivientes de lesiones cerebrales traumáticas enfrentan una serie de dificultades a largo plazo, entre las que se incluyen el deterioro físico, las dificultades cognitivas, los cambios de personalidad y las enfermedades mentales, por no mencionar el estrés emocional sobrellevado durante la recuperación.

Desafortunadamente, la mayoría de los tratamientos y medicamentos son ineficaces y vienen con una serie de efectos secundarios no deseados.

Aquí es donde el CBD puede ayudar; con la evidencia de que puede tratar una amplia gama de afecciones de salud relacionadas con la LCT, como convulsiones epilépticas, ansiedad, trastornos del sueño y reduce la inflamación cerebral.

Aquí, discutimos la LCT y el papel potencial del CBD en el manejo de la recuperación y la mejora de la calidad de vida.

  • REVISADO MÉDICAMENTE POR

    Dr. Carlos G. Aguirre, Neurólogo pediatra

    Actualizado elNovember 06, 2019

  • Tabla de contenido

¿Qué es la lesión cerebral traumática?

La LCT generalmente ocurre como consecuencia de un golpe violento o sacudida en la cabeza o el cuerpo, causado por una fuerza externa.

Las causas más comunes son:

  • Accidentes automovilísticos
  • Caídas
  • Agresión física
  • Ser golpeado por un objeto durante un deporte
  • Peleas

La LCT puede ser increíblemente compleja, ya que la gravedad de la lesión, la ubicación, el tipo, la edad y el género del individuo, conforman una imagen cerebral única, no hay lesiones traumáticas iguales.

La LCT puede variar de leve a grave, resultando en un daño cerebral permanente que puede llevar a una discapacidad de por vida. Los resultados de las lesiones cerebrales varían entre los individuos, lo que a menudo conduce no solo a los impedimentos físicos, sino también a una disfunción significativa emocional y de comportamiento.

La lesión cerebral primaria es el daño que se produce en el cerebro después del impacto inicial. Sin embargo, una cascada de eventos puede desencadenar una lesión secundaria que resulta en un daño celular continuo al cerebro, que es responsable de muchos de los problemas neurológicos asociados con la LCT.

Tres síntomas específicos de lesión cerebral según la región cerebral afectada:

  1. La lesión de los lóbulos frontales provocará cambios en el comportamiento y pérdida de las funciones cognitivas.
  2. La lesión del cerebelo causará pérdida de equilibrio y coordinación.
  3. La lesión en el tronco cerebral causa cambios en la frecuencia cardíaca y la excitación.

Los síntomas de una LCT leve a moderada pueden incluir dolores de cabeza, mareos, náuseas y amnesia; estas lesiones generalmente se resuelven dentro de unos días o semanas después del trauma. En algunos casos, también pueden conducir a problemas neurológicos a largo plazo.

Los síntomas más comunes de la LCT incluyen:

  • Dolor severo
  • Hipoactivación (niveles bajos de humor y energía)
  • Trastornos del sueño
  • Cambios de comportamiento
  • Cambios de humor
  • Espasticidad muscular
  • Convulsiones
  • Confusión
  • Disfunción cognitiva
  • Deterioro del aprendizaje y la memoria

Aquí es donde el CBD puede ayudar, con un creciente cuerpo de investigación sobre el importante papel que desempeña el sistema endocannabinoide en los mecanismos de reparación del cerebro [2].

Beneficios potenciales del CBD para las lesiones cerebrales traumáticas

La planta Cannabis sativa contiene más de 80 sustancias químicas biológicamente activas llamadas cannabinoides.

Los dos cannabinoides principales son el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD). Ambos compuestos están involucrados en el propio sistema endocannabinoide (SEC) del cuerpo.

Los endocannabinoides son aquellos que se crean naturalmente en el cuerpo humano y sus receptores se encuentran en todo el cerebro y en muchos otros órganos y tejidos.

El CBD es el principal cannabinoide no psicoactivo que ha recibido mucha atención, ya que puede reprimir o estimular los receptores endocannabinoides. A diferencia del THC, el CBD es seguro en altas dosis sin ninguno de los efectos secundarios psicológicos indeseables.

La evidencia ha demostrado que el SEC se activa en respuesta a lesiones y traumas, lo que sugiere que es una parte importante de los mecanismos de reparación del cerebro. Por ejemplo, se ha descubierto que el CBD tiene efectos neuroprotectores en la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson, la esclerosis múltiple y la epilepsia.

Estudios prometedores en ratones han descubierto que el tratamiento a corto plazo (2-7 días) con CBD previene el deterioro cognitivo y emocional, y continúa reduciendo la neuroinflamación durante 21 días más después de una LCT [3].

Veamos los tres beneficios potenciales del CBD para las lesiones cerebrales traumáticas:

1. El CBD es neuroprotector

Los avances en la investigación en neurociencia han revelado los mecanismos que conducen a los síntomas neurológicos de la LCT, como el control motor deficiente, el deterioro cognitivo y la epilepsia postraumática.

Se producen múltiples cambios en los circuitos neuronales del cerebro a los pocos minutos del traumatismo craneal. Mientras que el daño a las células cerebrales comienza inmediatamente después del evento, otros cambios en los neurotransmisores pueden ocurrir gradualmente, particularmente después de un impacto leve.

Los neurotransmisores influyen en las neuronas de tres formas posibles:

  • Excitatoria: aumenta la actividad
  • Inhibitoria: disminuye la actividad
  • Moduladora: puede aumentar o disminuir la actividad

El glutamato es un neurotransmisor excitador importante, y el ácido γ-aminobutírico (GABA) es el principal neurotransmisor inhibidor. Es crucial que estos dos neurotransmisores permanezcan en equilibrio para que el cerebro funcione normalmente.

En la primera hora después de una lesión cerebral traumática, el glutamato responde de dos formas:

  1. El glutamato se libera inmediatamente después de la lesión a través de algo conocido como neurotoxicidad inducida por el glutamato, que causa lesiones neuronales, muerte celular y disfunción de las neuronas supervivientes.
  2. La liberación de glutamato se retrasa, lo que conduce a una disfunción cognitiva y motora (del músculo).

Esta interrupción del neurotransmisor inicia una cascada de eventos que causan estragos en el funcionamiento celular normal.

Una nueva investigación ha encontrado que el CBD puede proteger contra esta muerte celular inducida por glutamato, al reducir el estrés oxidativo y preservar las células cerebrales, lo que lleva a una sanación y recuperación más rápidas [3].

2. El CBD es antiinflamatorio

El SEC desempeña un papel importante en la regulación de la inflamación y el CBD ha sido reconocido por sus potentes propiedades antiinflamatorias.

En la LCT, se produce una respuesta inflamatoria inmediata, que causa neuroinflamación y neurodegeneración significativa (neuro, como las neuronas en el cerebro). El daño cerebral causa la activación de la microglia. Estas células especializadas son macrófagos que eliminan las neuronas muertas y secretan químicos inflamatorios. La neuroinflamación aguda tiene como objetivo limitar la extensión de la lesión cerebral y comenzar el proceso de reparación.

La neuroinflamación crónica, que puede ser uno de los efectos adversos de las LCT, conduce a una actividad microglial prolongada. Esto resulta en el aumento del estrés oxidativo y daño neuronal o muerte.

Los cannabinoides ejercen sus efectos antiinflamatorios de diferentes maneras, entre ellas:

  • Reducción de la excitotoxicidad (inducida por glutamato)
  • Inducción de la apoptosis (muerte celular programada para eliminar las células enfermas o dañadas)
  • Mejora la vasodilatación (mejora el flujo de sangre al área para acelerar la cicatrización)
  • Disminución de citoquinas proinflamatorias (reduciendo la inflamación general en el cerebro)
  • Inhibición de la proliferación celular (previniendo la destrucción adicional del tejido cerebral)

3. El CBD reduce la ansiedad y los síntomas de depresión

Con frecuencia, las personas con LCT sufren de problemas de comportamiento, ansiedad y depresión.

De hecho, dos tercios de los pacientes con LCT reciben medicamentos antidepresivos durante su rehabilitación [5].

La depresión puede deberse a cambios físicos en los niveles de neurotransmisores en el cerebro, causados ​​por la lesión. Una respuesta emocional a la LCT también puede influir en la salud mental, ya que la persona lucha contra una discapacidad temporal o permanente, la pérdida de empleo o contra las influencias familiares o sociales.

Ya sea que la depresión sea causada por la lesión inicial o por una combinación de la lesión y el estrés resultante de la recuperación, el CBD está bien estudiado por su acción calmante sin los efectos psicoactivos del THC [6].

Se cree que una de las principales formas en que el CBD funciona para aliviar los síntomas de depresión y ansiedad es inhibiendo la recaptación de ciertos neurotransmisores. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el CBD solo tiene estos efectos en ciertas partes del cerebro [7].

Ahora que hemos explicado los beneficios del CBD, echemos un vistazo a la LCT con un poco más de detalle y cómo se puede utilizar el CBD para ayudar.

Medición de la gravedad de las lesiones cerebrales traumáticas

El daño en la lesión cerebral traumática puede variar de leve a grave.

Por lo tanto, la importancia de evaluar con precisión la gravedad de una LCT es de vital importancia para el pronóstico y el tratamiento.

El manejo de una LCT mayor puede requerir cirugía para eliminar los coágulos de sangre, reparar las fracturas del cráneo y aliviar la presión del cráneo. La imagen por resonancia magnética (IRM) se utiliza para determinar la extensión de la lesión cerebral.

La prueba clínica más utilizada para evaluar la gravedad de la  LCT es la escala de coma de Glasgow (GCS por sus siglas en inglés).

La GCS es una escala neurológica, en la que los pacientes reciben una puntuación en función de los síntomas clínicos, y la puntuación global resultante clasifica su lesión como:

  1. Leve: puntuación: 13–15
  2. Moderada: puntuación 9–12
  3. Grave: puntuación < 9

Durante los siguientes meses después de la lesión, los pacientes a menudo son vulnerables a desarrollar trastornos de conducta, humor y ansiedad.

Tratamientos actuales para la LCT

No hay tratamientos estandarizados para la LCT.

Una vez que el paciente está estable el tratamiento generalmente se basa en medicamentos “psicotrópicos” recetados dependiendo de los síntomas, es decir, son medicamentos que afectan el estado mental de una persona.

El tratamiento puede ser una combinación de medicamentos y puede implicar algo de prueba y error.

Los medicamentos comunes para la lesión cerebral traumática:

  1. Analgésicos narcóticos
  2. Antidepresivos
  3. Ansiolíticos
  4. Hipnóticos
  5. Estimulantes
  6. Antipsicóticos
  7. Agentes antiparkinsonianos

Efectos secundarios comunes de los medicamentos:

  • Aumento de peso
  • Visión borrosa, sequedad de boca
  • Espasmos o temblores musculares
  • Estado de ánimo bajo
  • Trastornos del sueño
  • Disfunción sexual
  • Somnolencia
  • Riesgo mayor de diabetes mellitus (tipo 2), enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular

La mayoría de las opciones farmacéuticas siguen siendo ineficaces, sin mencionar los efectos secundarios no deseados.

Se deben evitar algunos tipos de antidepresivos, ya que pueden empeorar los síntomas de la LCT:

  • Inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO)
  • Antidepresivos tricíclicos (TCA)

Tipos de terapia comunes para la lesión cerebral traumática

Los pacientes con LCT pueden beneficiarse de un enfoque multifacético para el tratamiento, con terapias que incluyen:

  1. Terapia física
  2. Terapia ocupacional
  3. Terapia cognitiva
  4. Terapia del habla
  5. Asesoramiento psicológico
  6. Asesoramiento vocacional

Uso del CBD para la LCT

Las horas y los meses posteriores a la LCT son momentos críticos de eventos bioquímicos en el cerebro que cambian constantemente. La investigación ha descubierto que el sistema endocannabinoide modula varias de las cascadas de lesiones secundarias clave después de una LCT.

Debido a sus múltiples efectos positivos, el CBD puede ser beneficioso para los pacientes con LCT que han encontrado medicamentos como los opiáceos, anticonvulsivos o antidepresivos, inadecuados para tratar sus síntomas.

Por supuesto, es importante que primero hable con su médico antes de tomar cualquier otro medicamento o tratamiento mientras se rehabilita de una lesión grave en la cabeza.

Una nota sobre la dosificación de CBD

Si está usando aceite de CBD por primera vez, es importante comenzar con una dosis baja y aumentarla gradualmente.

Como todos somos diferentes, la dosis variará con cada individuo. Empiece con poco y aumente despacio.

Recomendamos comenzar con una dosis pequeña, por ejemplo 5 mg por día, y ver cómo reacciona. Aumente 5 mg por dosis, no más de una vez cada cinco horas.

Sea paciente. Puede necesitar algo de prueba y error para obtener la dosis correcta para usted.

Mantener un diario de dosis, tiempos y síntomas puede ayudarlo a encontrar su dosis óptima personal. Sabrá cuándo ha llegado a ella cuando empiece a sentir una mejoría en sus síntomas.

Los efectos secundarios generalmente son muy leves y pueden incluir boca seca, mareos o presión arterial baja.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que el aceite de CBD, en su estado puro, no causa daño ni tiene el potencial de abuso, incluso en dosis altas [6].

Por supuesto, la investigación que hemos discutido aquí se basa en el uso de CBD de alta calidad. Es importante que se asegure de utilizar un producto de CBD de alta calidad que esté libre de contaminantes y aditivos artificiales.

Veredicto final: uso de CBD para lesiones cerebrales traumáticas

Se necesitan más ensayos en humanos, pero como puede ver, los resultados del estudio de CBD son realmente brillantes. El CBD promete ser un tratamiento seguro y efectivo para muchos de los síntomas de las LCT.

La LCT puede afectar a alguien tanto física como mentalmente. Puede cambiar para siempre las relaciones, el empleo, las finanzas y las interacciones sociales de alguien.

Las disfunciones cognitivas y emocionales a menudo se encuentran entre las consecuencias más devastadoras de la LCT. Debido a que la LCT es compleja, no existe una cura o medicamento único que pueda usarse para tratar los muchos y variados síntomas. Hay buena evidencia de que el CBD puede ser un tratamiento efectivo para preservar la función de las células cerebrales y otros efectos secundarios debilitantes de la LCT, mejorando así la calidad de vida.

Referencias

  1. Dewan, M. C., Rattani, A., Gupta, S., Baticulon, R. E., Hung, Y.-C., Punchak, M., … Park, K. B. (2018). Estimating the global incidence of traumatic brain injury. Journal of Neurosurgery, 1–18. https://doi.org/10.3171/2017.10.JNS17352
  2. Schurman, L. D., & Lichtman, A. H. (2017). Endocannabinoids: A Promising Impact for Traumatic Brain Injury. Frontiers in pharmacology, 8, 69. doi:10.3389/fphar.2017.0006
  3. Mori, M. A., Meyer, E., Soares, L. M., Milani, H., Guimarães, F. S., & de Oliveira, R. M. W. (2017). Cannabidiol reduces neuroinflammation and promotes neuroplasticity and functional recovery after brain ischemia. Progress in Neuro-Psychopharmacology and Biological Psychiatry, 75, 94–105. https://doi.org/10.1016/J.PNPBP.2016.11.005
  4. Schurman, L. D., & Lichtman, A. H. (2017). Endocannabinoids: A Promising Impact for Traumatic Brain Injury. Frontiers in Pharmacology, 8, 69. https://doi.org/10.3389/fphar.2017.00069
  5. Hammond, F. M., Barrett, R. S., Shea, T., Seel, R. T., McAlister, T. W., Kaelin, D., … Horn, S. D. (2015). Psychotropic medication use during inpatient rehabilitation for traumatic brain injury. Archives of Physical Medicine and Rehabilitation,96(8), S256–S273e14. https://doi.org/10.1016/j.apmr.2015.01.025
  6. Blessing, E. M., Steenkamp, M. M., Manzanares, J., & Marmar, C. R. (2015, October). Cannabidiol as a Potential Treatment for Anxiety Disorders. Neurotherapeutics. Springer. https://doi.org/10.1007/s13311-015-0387-1
  7. Crippa, J. A., Guimarães, F. S., Campos, A. C., & Zuardi, A. W. (2018). Translational Investigation of the Therapeutic Potential of Cannabidiol (CBD): Toward a New Age. Frontiers in immunology, 9, 2009. doi:10.3389/fimmu.2018.02009

Condiciones que pueden responder al cannabidiol