Basado en evidencia

CBD y el síndrome del intestino irritable: investigación y entendimiento actual

El síndrome del intestino irritable (SII) es una condición médica común y debilitante con pocas opciones de tratamiento disponibles. El CBD se ha vuelto popular recientemente como un tratamiento nuevo para el SII. Cubriremos como funciona en detalle

Artículo por
Justin Cooke , Publicado por 2 meses

El síndrome del intestino irritable (SII) no es potencialmente mortal, pero puede afectar gravemente la calidad de vida de quienes lo padecen. Aproximadamente 1 de cada 10 personas en el mundo desarrollado tiene síntomas compatibles con el SII [3].

A pesar de lo común que es la condición, el SII no está bien comprendido; como resultado de esto, hay pocas opciones de tratamiento efectivas disponibles.

El mejor tratamiento (por mucho) para el SII es cambiar la dieta. Hay pocos tratamientos médicos para la enfermedad, además de controlar los síntomas y los efectos secundarios.

Sin embargo, el CBD ofrece una opción única para las personas que se enfrentan con el SII y se ha vuelto más popular como una opción de tratamiento para esta condición por varias razones.

Aquí repasaremos cómo el CBD apoya en un diagnóstico de SII, cómo utilizarlo y cómo sacarle el máximo provecho.

  • Tabla de contenido

Resumen del uso de CBD para el SII

Hay muchas causas potenciales para el SII, pero gran parte de lo que desencadena la condición sigue siendo desconocida. La mayoría de estas causas apuntan a una pérdida de equilibrio en el tracto digestivo, lo que significa que el equilibrio cuidadosamente orquestado relacionado con la digestión, la absorción, la defensa inmunológica y la excreción está comprometido.

El cannabidiol (CBD) ayuda con este problema porque sirve como una manera de “calibrar” diferentes partes del cuerpo; lo hace mejorando la comunicación entre las células a través de un sistema llamado sistema endocannabinoide.

Así es cómo el CBD puede ayudar con el SII

  • Aborda las deficiencias de anandamida [13]
  • Disminuye la inflamación  [78]
  • Inhibe la hiperactividad de los músculos digestivos y los calambres [56]
  • Disminuye el apetito [9]

El CBD afectará la condición de manera diferente según la forma de SII presente.

Es probable que el SII con diarrea  experimente el mayor beneficio del CBD porque el cannabis disminuye la contracción muscular en el tracto digestivo

El SII que se presenta con estreñimiento aún puede beneficiarse del CBD debido a los beneficios antiinflamatorios, supresores del apetito y estimulantes del sistema inmune del compuesto.

Nos adentraremos en las diferentes formas de SII y cómo se utilizará el CBD para su tratamiento más adelante.

Maximizar los efectos del CBD para el SII

El CBD no debe utilizarse por sí solo para tratar el SII; esta condición es altamente compleja, involucrando múltiples sistemas de órganos.

Otras formas de tratamiento, incluyendo cambios en la dieta y actividad física, son esenciales. Si estas cosas no cambian, es probable que el CBD no tenga efecto en lo absoluto.

Puede pensar en el CBD como un conductor de taxi: dirigirá el vehículo y sus ocupantes hacia su destino, pero no pueden llegar si el auto no se mantiene y está lleno de gasolina.

El CBD se emplea mejor como una herramienta para ayudar a aliviar los síntomas incómodos del SII y se utiliza para impulsar al cuerpo hacia la homeostasis (equilibrio).

¿Qué presentación de CBD debo usar?

El CBD viene en presentaciones diferentes. Puede comprar aceites, tinturas, cápsulas, supositorios y aislados.

Cuando se trata del SII, las opciones más populares son los aceites, las cápsulas y los supositorios.

Los aceites y las cápsulas de CBD son fáciles de tomar, se almacenan durante largos períodos de tiempo y se pueden dosificar con precisión.

Los supositorios tienen la ventaja de entregar el CBD directamente al área afectada. Esto es lo mejor para el síndrome de intestino irritable con diarrea (SII-D) grave (más sobre esto más adelante), pero también puede beneficiar a otras formas de SII.

¿Cuánto CBD debo tomar?

La dosificación de CBD puede ser un desafío porque afecta a todos de manera diferente.

Algunas personas toman 50 mg de CBD por día, mientras que otras necesitan más o menos.

La dosis también depende de la forma de CBD que esté tomando. El aceite de CBD y los supositorios son los más populares para las personas con SII, pero la dosis para cada uno es muy diferente.

Si usa aceites o cápsulas, la mejor manera de encontrar una buena dosis inicial es leer nuestra guía de dosificación de aceite de CBD.

Aquí hay una tabla para comenzar según el peso, la intensidad deseada y el mg de CBD:

Peso (kg) Fuerza baja Fuerza media Fuerza alta

50 kg

10 mg

30 mg

60 mg

60 kg

13 mg

38 mg

75 mg

70 kg

15 mg

45 mg

90 mg

80 kg

17 mg

52 mg

105 mg

90 kg

20 mg

60 mg

120 mg

100 kg

22 mg

67 mg

135 mg

110 kg

25 mg

75 mg

150 mg

Para el SII, recomendamos comenzar con una intensidad baja y avanzar lentamente para ver cómo usted reacciona al CBD individualmente.

Probablemente tomará alrededor de dos o tres semanas de uso regular de CBD antes de que comience a notar beneficios reales para esta condición.

Si utiliza supositorios de CBD, es mejor seguir las instrucciones específicas enlistadas por el proveedor en el empaque. Las concentraciones pueden variar mucho de un supositorio de CBD a otro.

¿Qué es exactamente el CBD?

CBD significa cannabidiol; es uno de los principales cannabinoides en la planta de cannabis.

La mayoría del aceite de CBD en el mercado hoy proviene de la planta de cáñamo (Cannabis sativa), que es una variedad de cannabis naturalmente baja en THC, el principal cannabinoide psicoactivo.

Esto significa que la mayoría de los productos de CBD en el mercado no tienen efectos psicoactivos.

El CBD se utiliza como un suplemento de salud para una amplia gama de condiciones médicas. Le debe gran parte de su capacidad para impulsar la salud a su participación en un sistema que se encuentra naturalmente en el cuerpo humano llamado sistema endocannabinoide.

El sistema endocannabinoide regula la homeostasis en el cuerpo. Esto incluye los sistemas inmune, digestivo, neurológico, musculoesquelético y tegumentario (piel).

¿Qué es el síndrome de intestino irritable?

El síndrome del intestino irritable (SII) se clasifica como un síndrome, en lugar de una enfermedad. Esto significa que es un conjunto de síntomas que no se pueden vincular a una causa en particular.

El SII puede resumirse como una “disfunción generalizada del tracto digestivo”.

Los síntomas incluyen distensión, dolor abdominal, indigestión y cambios en los movimientos intestinales (el estreñimiento o la diarrea pueden ser severos).

Los síntomas del SII son muy similares a los de la enfermedad inflamatoria intestinal (EII). La diferencia es que la EII tiene la presencia de inflamación en el tracto gastrointestinal, confirmada por pruebas de laboratorio y cámaras especiales insertadas en el sistema digestivo.

Si no se encuentra una inflamación que confirme un diagnóstico de EII, en su lugar se da un diagnóstico de SII.

Existen ciertos criterios diagnósticos establecidos por varias personas, pero ninguno de ellos son concluyentes y no todos los médicos los utilizan para hacer un diagnóstico de SII.

El criterio diagnóstico más popular que los médicos tienden a usar es algo llamado Criterios de Roma III.

Diagnóstico de SII: lista de los criterios de Roma III

Para cumplir con un diagnóstico de SII, el paciente debe tener los siguientes síntomas:

  1. Dolor o molestia abdominal recurrente al menos 3 días por mes durante 3 meses
  2. Síntomas que incluyen al menos dos de las siguientes características:
  • Mejoría de los síntomas con la defecación.
  • Inicio asociado con un cambio en la frecuencia de las deposiciones.
  • Inicio asociado con un cambio en la forma de las deposiciones.

Si se cumplen estos criterios y no se encuentra ninguna otra explicación para su causa (como inflamación, daño traumático o enfermedad infecciosa), el paciente es diagnosticado con SII.

Síntomas del síndrome del intestino irritable:

  • Náuseas
  • Dolor abdominal
  • Gas, distensión abdominal
  • Sensaciones de “plenitud”
  • Estreñimiento/diarrea
  • Moco en las heces
  • Urgencia incontrolable de tener movimiento intestinal
  • Fatiga
  • Aumento/pérdida de peso

3 Tipos de SII y cómo les afecta el CBD

20-50% de las visitas a un gastroenterólogo terminan en un diagnóstico de SII [3], convirtiéndolo en el trastorno funcional más común del sistema digestivo.

Los gastroenterólogos clasifican más allá el SII según los síntomas más predominantes:

1. SII con diarrea dominante (SII-D)

Esto se refiere al SII que se presenta principalmente con diarrea.

Los síntomas del SII-D indican que los intestinos se están llenando de agua, lo que apunta a cosas como alimentos con alto contenido de sal, una pobre membrana intestinal e hiperactividad muscular en el tracto digestivo.

Con alimentos con alto contenido de sal y un mal control de la membrana en el tracto digestivo, el agua comienza a acumularse en las áreas llenas de alimentos salados. Esto sucede debido a un principio en biofísica llamado ósmosis. A medida que los intestinos se llenan de agua, causa síntomas como diarrea.

Además, muchos SII-D experimentan actividad muscular hiperactiva en el tracto intestinal. Cuando los músculos se vuelven espásticos, experimentamos calambres, dolor y distensión abdominal. El tracto digestivo empuja los alimentos demasiado rápido, sin descomponerlos y absorberlos adecuadamente. En lugar de eso, los alimentos no absorbidos se comienzan a fermentar en el intestino grueso y causan hinchazón severa, náuseas y diarrea.

El CBD es útil para este tipo de SII porque puede reducir la actividad espástica de los músculos en el intestino, permitiéndole digerir y absorber adecuadamente los alimentos. Es mejor combinar el CBD con una dieta baja en sodio y una buena fuente de fibra para este tipo de SII.

2. SII con estreñimiento dominante (SII-C)

SII-C representa al SII que se presenta predominantemente con estreñimiento.

Este tipo de SII indica baja actividad en el tracto digestivo. Las enzimas pancreáticas, la bilis y el ácido estomacal pueden estar bajos. Estas enzimas ayudan a descomponer nuestros alimentos y estimulan el músculo liso que recubre nuestros intestinos. Esta estimulación hace que los músculos se expandan y contraigan, moviendo los alimentos a lo largo del tracto digestivo.

Si cualquier cosa está mal con la secreción de enzimas digestivas, o el movimiento muscular en el tracto intestinal, nos estreñimos.

Esto puede ser extremadamente incómodo, causando síntomas como hinchazón severa, sensación de plenitud, náuseas, fatiga y distensión física del vientre.

Aunque nada producirá el mismo nivel de beneficio que un cambio en la dieta, el CBD ofrece algunos beneficios únicos para esta forma de SII.

El CBD es más útil para esta forma de SII a través de su capacidad para aumentar la anandamida, un endocannabinoide de origen natural responsable de desacelerar el movimiento intestinal, combatir la inflamación y controlar la diversidad microbiana.

3. SII alternante o mixto (SII-A / SII-M)

Esta forma de SII implica episodios alternos de diarrea y estreñimiento.

Las causas potenciales de este tipo de SII son mucho más variables y pueden involucrar factores de ambos SII. Durante varios meses, alguien puede sufrir de diarrea constante, seguido de varios meses de estreñimiento severo. Los cambios repentinos en la actividad intestinal pueden deberse a factores dietéticos, neurológicos o inmunológicos, haciendo que la causa sea difícil de aislar y tratar.

El CBD es útil para este tipo de SII porque no impulsa la función digestiva en ninguna dirección específica. En cambio, mejora la capacidad del cuerpo para regular la homeostasis. Junto con otras terapias para controlar los síntomas, el cuerpo tiene más posibilidades de volver a un mejor estado de salud por sí solo. 

¿Qué causa el SII?

La causa exacta del SII aún no se entiende, pero hay algunas teorías bien aceptadas en la comunidad médica.

Las posibles causas de SII incluyen

1. Dieta

Los países occidentales, incluidos Canadá, Estados Unidos y Suecia, tienen las tasas más altas de SII en el mundo [1112]. En los Estados Unidos, aproximadamente 1 de cada 10 personas sufre de SII.

Estas naciones a menudo consumen dietas altas en alimentos procesados. Los alimentos que han sido altamente procesados tienden a tener un bajo contenido nutricional (en términos de vitaminas, antioxidantes, minerales) y un alto contenido de calorías (en forma de grasa o azúcar).

Los alimentos que han sido altamente procesados a menudo contienen azúcares pequeños y fermentables, bajos en fibra y nutrientes. Cuando comemos estos alimentos, tienden a moverse lentamente a través de nuestro tracto digestivo debido a la poca fibra y al bolo de los alimentos.

El movimiento lento y el alto contenido de azúcar hacen que este alimento se fermente en el tracto digestivo por las bacterias que viven allí. La fermentación en este contexto es perjudicial para nuestro funcionamiento digestivo: causa hinchazón, dolor y cambios en los movimientos intestinales.

Uno de los principales tratamientos dietéticos para el SII es una dieta baja en FODMAPS, que elimina estos tipos de alimentos de la dieta y son reemplazados por alimentos ricos en fibra y bajos en azúcar.

Con el tiempo, la fermentación frecuente de los azúcares procesados puede dañar la integridad estructural del revestimiento digestivo, lo que lleva a la acumulación de líquido y diarrea (SII-D), o a la falta de movimiento en los músculos del intestino delgado y grueso que causa estreñimiento (SII-C) .

2. Infección viral

Las infecciones virales pueden causar mucho daño al cuerpo. Muchas personas reportan que sus síntomas de SII empezaron poco después de haber adquirido un virus estomacal en el extranjero. Después de unos días de enfermedad, parecían estar mejorando, pero sus intestinos nunca parecieron recuperarse por completo.

Los virus interrumpen la función celular normal: secuestran nuestras células para fabricar más virus en lugar de hacer su trabajo. Pueden causar estragos en un órgano entero en un breve período de tiempo.

El revestimiento digestivo es el hogar de un complejo ecosistema de bacterias y especies de hongos llamado microbioma. El microbioma está muy involucrado con la digestión y la absorción en el tracto digestivo. Cuando nos enfermamos con un virus, esto puede causar cambios dramáticos en el microbioma, lo que nos deja con efectos secundarios de larga duración, como el SII.

3. Disfunción neurológica

El movimiento del tracto intestinal (llamado peristalsis) es una compleja orquesta de movimientos que trabajan juntos para mover los alimentos a través del tracto intestinal. Esto implica una inervación nerviosa cuidadosa tanto a nivel local como en colaboración con el cerebro.

Muchas personas descubren que cuando toman café, se estimula el movimiento intestinal. Esta es una buena visualización de cómo el sistema nervioso afecta el tracto digestivo.

Si nuestro sistema nervioso está en un estado de estimulación constante, vamos a desarrollar diarrea (SII-D).

Si experimentamos lo contrario (estimulación insuficiente), es probable que desarrollemos estreñimiento en su lugar (SII-C).

En función de la actividad neurológica, podemos comparar los tipos de SII con otros efectos secundarios que a menudo afectan a los pacientes con SII al mismo tiempo.

Características neurológicas del SII y los efectos secundarios relacionados

 Tipo de SIIActividad del sistema nerviosoEfectos secundarios relacionados
SII-DDemasiado estimuladaAnsiedad
Trastornos de pánico
Insomnio
Palpitaciones
SII-CNo lo suficientemente estimuladaFatiga
Depresión
SII-AO bien demasiado estimulada o no lo suficienteAnsiedad
Trastornos de pánico
InsomnioPalpitaciones
Fatiga
Depresión
Inmunodeficiencias

4. Inflamación

Aunque el SII, por definición, no debe tener inflamación visible o detectable, numerosos estudios han demostrado que los pacientes con SII tienen inflamación de bajo grado de la pared intestinal [2]. Esta inflamación puede ser demasiado sutil para detectarse con análisis de sangre o inspección visual con colonoscopias/endoscopias.

Uso de CBD para SII

En múltiples estudios, se ha demostrado que el CBD es beneficioso para tratar el SII.

Al regular funciones como el movimiento intestinal (motilidad), la secreción de enzimas digestivas, las señales de dolor e inflamación, la salud de los microbiomas y los trastornos neurológicos o psicosociales, el CBD ofrece beneficios profundos para los síntomas y las causas subyacentes del SII.

El sistema endocannabinoide y el SII

Se cree que el sistema endocannabinoide desempeña un papel importante en el SII [10].

Los receptores endocannabinoides CB1 y CB2 se utilizan para regular diferentes procesos en el cuerpo humano, muchos de los cuales están presentes en el tracto digestivo.

(Fuente de la imagen: Storr, et al., 2008 [10])

CBD para otros trastornos funcionales

El SII se considera un trastorno funcional, lo que significa que existe un problema claro con la función del órgano, pero no una causa aparente. Otras afecciones que se ajustan a esta categoría son la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica, ambos mejorados con el uso regular del CBD.

La naturaleza misteriosa de estas condiciones hace que sea difícil determinar exactamente por qué el CBD es tan útil para tratarlas, pero la explicación más probable debido al papel que desempeña el CBD en la homeostasis.

La homeostasis es el proceso que el cuerpo utiliza para mantener el equilibrio. Penetra en prácticamente todos los aspectos de la vida, desde la temperatura corporal hasta la secreción de enzimas digestivas. Cualquier problema con la homeostasis puede afectar negativamente nuestra salud.

El CBD es una herramienta útil para regular la homeostasis, razón por la cual este compuesto tiene muchos beneficios diferentes.

Conclusión: uso de CBD para el SII

A pesar de que el SII no se comprende bien y probablemente involucra una disfunción combinada de múltiples sistemas de órganos, hábitos de vida y dieta, el CBD ofrece amplios beneficios para diferentes versiones de la enfermedad.

Es mejor usar CBD en forma de aceite, cápsula o supositorio para obtener mejores resultados. También es importante tomar aceite de CBD durante largos períodos de tiempo para que ejerza sus efectos. El CBD puede tardar un tiempo en comenzar a proporcionar beneficios para esta condición porque hay muchos factores involucrados.

A través de la suplementación persistente con CBD, los cambios en la dieta y el estilo de vida, y la perseverancia, los síntomas del SII pueden ser forzados a la remitir durante largos períodos de tiempo.


Referencias

  1. Russo, E. B. (2008). Clinical endocannabinoid deficiency (CECD): can this concept explain therapeutic benefits of cannabis in migraine, fibromyalgia, irritable bowel syndrome and other treatment-resistant conditions?. Neuroendocrinology letters, 29(2), 192-200.
  2. Sinagra, E., Pompei, G., Tomasello, G., Cappello, F., Morreale, G. C., Amvrosiadis, G., … & Raimondo, D. (2016). Inflammation in irritable bowel syndrome: Myth or new treatment target?. World journal of gastroenterology, 22(7), 2242.
  3. Stamboldjiev, T. (2011). Management of Irritable Bowel Syndrome in Primary Care.
  4. Saito, Y. A., Schoenfeld, P., & Locke III, G. R. (2002). The epidemiology of irritable bowel syndrome in North America: a systematic review. The American journal of gastroenterology, 97(8), 1910-1915.
  5. Pertwee, R. G. (2001). Cannabinoids and the gastrointestinal tract. Gut, 48(6), 859-867.
  6. Hornby, P. J., & Prouty, S. M. (2004). Involvement of cannabinoid receptors in gut motility and visceral perception. British journal of pharmacology, 141(8), 1335-1345.
  7. Ribeiro, A., Ferraz-de-Paula, V., Pinheiro, M. L., Vitoretti, L. B., Mariano-Souza, D. P., Quinteiro-Filho, W. M., … & Hallak, J. E. (2012). Cannabidiol, a non-psychotropic plant-derived cannabinoid, decreases inflammation in a murine model of acute lung injury: Role for the adenosine A2A receptor. European journal of pharmacology, 678(1-3), 78-85.
  8. De Petrocellis, L., Orlando, P., Moriello, A. S., Aviello, G., Stott, C., Izzo, A. A., & Di Marzo, V. (2012). Cannabinoid actions at TRPV channels: effects on TRPV3 and TRPV4 and their potential relevance to gastrointestinal inflammation. Acta physiologica, 204(2), 255-266.
  9. Mechoulam, R., & Hanus, L. (2001). The cannabinoids: an overview. Therapeutic implications in vomiting and nausea after cancer chemotherapy, in appetite promotion, in multiple sclerosis and in neuroprotection. Pain Research and Management, 6(2), 67-73.
  10. Storr, M. A., Yüce, B., Andrews, C. N., & Sharkey, K. A. (2008). The role of the endocannabinoid system in the pathophysiology and treatment of irritable bowel syndrome. Neurogastroenterology & Motility, 20(8), 857-868.
  11. Sperber, A. D., Dumitrascu, D., Fukudo, S., Gerson, C., Ghoshal, U. C., Gwee, K. A., … & Bolotin, A. (2017). The global prevalence of IBS in adults remains elusive due to the heterogeneity of studies: a Rome Foundation working team literature review. Gut, 66(6), 1075-1082.
  12. Lovell, R. M., & Ford, A. C. (2012). Global prevalence of and risk factors for irritable bowel syndrome: a meta-analysis. Clinical gastroenterology and hepatology, 10(7), 712-721.
  13. Russo, E. B. (2016). Clinical endocannabinoid deficiency reconsidered: current research supports the theory in migraine, fibromyalgia, irritable bowel, and other treatment-resistant syndromes. Cannabis and cannabinoid research, 1(1), 154-165.
  14. EB Russo – Cannabis and cannabinoid research, 2016. Cannabis and cannabinoid research, 1(1), 154-165.

Condiciones que pueden responder al cannabidiol