Basado en evidencia

CBD y acné: investigación y entendimiento actual

El CBD ha demostrado reducir la formación de acné. Mejora la producción de grasa, reduce la inflamación y activa los receptores endocannabinoides en la superficie de los poros. Aquí discutimos cómo funciona.

Artículo por
Justin Cooke , Publicado por 1 mes

Aproximadamente 1 de cada 10 humanos sufren de acné, según la Academia Americana de Dermatología.

No hay una sola causa para el acné, hay muchos factores. En la mayoría de los casos de acné, la causa es una combinación de actividad hormonal y producción de grasa. La dieta, la genética, la edad y el género pueden desempeñar un papel en los procesos que conducen el acné.

El CBD se está utilizando ahora como una opción de tratamiento tanto por vía tópica como interna, y los resultados son prometedores.

Aquí analizaremos cómo se puede usar el CBD para eliminar el molesto acné y cómo puede mejorar la salud de su piel.

Entremos en ello.

  • Tabla de contenido

Resumen: uso de CBD para el acné

El acné es causado por la sobreproducción de sebo, una sustancia oleosa secretada sobre la piel para mejorar la impermeabilización y añadir una capa de protección a la piel.

Cuando se libera demasiado sebo de las glándulas sebáceas en la cara, los poros pueden obstruirse. El enrojecimiento y la hinchazón, a lo que nos referimos como acné, es causado por una infección bacteriana de los poros obstruidos, principalmente de una especie llamada Propionibacterium acnes.

Por esta razón, el acné puede considerarse como una afección inflamatoria de la piel, algo que el CBD es particularmente bueno para tratar.

Hay algunas formas en que se puede usar el CBD para tratar el acné, pero la más importante sin duda es por las propiedades antiinflamatorias.

El CBD ofrece varios beneficios importantes para esta condición, incluyendo:

  • Reduce la inflamación
  • Reduce la producción de sebo en la piel
  • Hace que el sebo en la piel sea menos viscoso, previene la obstrucción
  • Inhibe el crecimiento de bacterias en los poros

Consejos para aprovechar al máximo el CBD para el acné

Hay muchos productos excelentes de CBD diseñados específicamente para tratar el acné.

Aquí hay algunas cosas a tener en cuenta para ayudarle a sacar el máximo provecho de su régimen de cuidado de la piel con CBD:

  1. Utilice un producto tópico de CBD formulado con extracto de semillas de cáñamo.
  2. Pruebe parches transdérmicos para dosis concentradas de CBD.
  3. Encuentre productos diseñados específicamente para su tipo de piel.
  4. Para el tipo de piel seca, use el tratamiento de CBD localizado en lugar de la cobertura total de la piel.

¿Qué es el acné?

El acné es un trastorno de la unidad pilosebácea, que comprende el folículo piloso, las glándulas sebáceas y el cabello.

Las unidades pilosebáceas son más abundantes en la cara, el cuello y el pecho. Son menos abundantes en las palmas de las manos y en las plantas de los pies.

Estas glándulas secretan una sustancia grasa (sebo) sobre la superficie de la piel. Se mezcla con las células muertas de la piel y se extiende uniformemente sobre la cara. El aceite está diseñado para hidratar e impermeabilizar la piel.

El acné se forma como resultado de problemas con estas unidades pilosebáceas, generalmente por la producción de sebo demasiado viscoso o abundante.

Cómo se forma el acné

1. El aumento de la secreción de sebo obstruye los poros

Las glándulas sebáceas de la piel son responsables de producir sebo, una sustancia grasa diseñada para mantener la piel hidratada y flexible. El sebo se libera en el interior del poro, que se mezcla con las células cutáneas antes de migrar a la superficie de la piel.

Algunas personas producen sebo en exceso, lo que puede llevar a una acumulación dentro de los poros.

2. El sebo se acumula en los poros

Esta etapa se conoce como un microcomedón.

En la superficie no se puede observar nada, todavía no se han generado los signos de hinchazón o enrojecimiento. En esta etapa, las células que se desprenden y se mezclan con el sebo se vuelven pegajosas y comienzan a acumularse en los poros en lugar de salir hacia la piel.

Las bacterias que viven en los poros se alimentan del sebo y comienzan a crecer en un ritmo acelerado a medida que el sebo se acumula. El acné comienza a tornarse rojo conforme las bacterias crecen a números más grandes.

3. Formación del punto blanco/negro

A) Punto blanco

A medida que el sebo y las células de la piel se vuelven más compactas en el poro obstruido, la parte superior del poro finalmente se bloquea, resultando en lo que conocemos comúnmente como un punto blanco (comedones cerrados).

B) Punto negro

Si el sebo y las células de la piel no se bloquean completamente, se forma un punto negro (comedones abiertos) en lugar de un punto blanco.

4. Formación de la espinilla

A medida que la pus dentro de los puntos blancos o negros crece, aumenta la presión dentro del poro. Si la presión es lo suficientemente alta, los lados pueden romperse, fugando material sebáceo hacia el área vecina.

Las bacterias causan pequeñas infecciones en el tejido local, volviendo el área enrojecida y dolorosa. Esto es lo que conocemos como una espinilla.

5. Formación de pústulas

Las pústulas son muy similares a las espinillas pero involucran la presencia de glóbulos blancos en el área. Estos glóbulos blancos se acumulan cuando el sistema inmunológico intenta combatir las bacterias infecciosas en la piel.

6. Formación de quiste/nódulo

Cuanto más profunda es la infección en la piel, más daño causa. El acné muy profundo causa quistes o nódulos, que pueden estar muy rojos, inflamados y ser dolorosos. También tiende a ser el más resistente a las opciones de tratamiento en comparación con otras formas de acné.

¿Por qué el acné empeora durante la pubertad?

El acné es más común durante la pubertad, un momento que implica cambios rápidos en los niveles hormonales tanto en niños como en niñas.

Los andrógenos (hormonas masculinas), en particular, hacen que las glándulas sebáceas crezcan en tamaño y liberen más sebo, lo que aumenta las posibilidades de obstrucción.

Alrededor de los 20 años, a medida que los cambios hormonales se vuelven menos severos, las glándulas sebáceas comienzan a producir menos sebo, por lo que el acné tiende a disminuir alrededor de esta edad.

Factores agravantes comunes del acné

  • Tabaquismo
  • Falta de higiene
  • Dietas altas en grasas
  • Lácteos
  • Dietas altas en azúcares procesados
  • Estrés
  • Niveles bajos de vitamina D
  • Pobre exposición al sol
  • Factores genéticos

Tratamientos convencionales para el acné

Dependiendo del tipo de acné, hay una serie de diferentes opciones de tratamiento disponibles.

La primera línea de tratamiento para el acné es, generalmente, usar productos tópicos para el cuidado de la piel diseñados para mejorar el flujo de sebo desde los poros, reducir la producción de grasa o proporcionar un soporte antibacteriano tópico para combatir el crecimiento bacteriano responsable del enrojecimiento y la inflamación relacionados con el acné.

Los suplementos herbales o nutricionales también son formas populares de tratamiento del acné, como la caléndula (Calendula officinalis), el nogal negro (Juglans nigra) y el palisandro (Aniba rosaeodora).

También hay opciones de tratamiento más dramáticas que incluyen medicamentos que reducen la producción de sebo y células de la piel, o el uso de antibióticos por vía oral para matar las bacterias que viven dentro de los poros. Ambas opciones de tratamiento vienen con una variedad de efectos secundarios negativos y solo deben usarse bajo la supervisión de un médico.

Tratamientos para el acné

  • Isotretinoína (Accutane)
  • Peróxido de benzoilo: mata a las bacterias responsables de la mayoría del acné.
  • Productos de tretinoína (Retin-A, Retin-A Micro y Avita): hacen que las células de la piel que se mezclan con el sebo sean menos pegajosas y, por lo tanto, tengan menos posibilidades de obstruir los poros y aumenten la regeneración celular.
  • Loción de ácido salicílico 2%: detiene la adherencia y limita la inflamación.
  • Antibióticos tópicos recetados: matan a las bacterias implicadas.
  • Antibióticos orales recetados: mata más agresivamente a las bacterias.
  • Productos herbales tópicos: caléndula, palo de rosa, pomadas de nogal negro y ungüentos.
  • Productos herbales internos: bíters de hierbas, gayuba, y sauzgatillo.

Guía sobre el uso de CBD para el acné

Un estudio se refirió al CBD por tener una “trinidad de acciones celulares contra el acné” [1].

Esta “trinidad” sugerida incluye:

  1. Producción normalizada de aceite problemático en las glándulas sebáceas.
  2. Proliferación de células suprimida (evitando la acumulación de células cutáneas “pegajosas” en los poros).
  3. Inflamación reducida de los poros responsables de la producción de acné.

El CBD se puede usar para reducir la formación de acné en diferentes maneras, comenzando por su potente conjunto de beneficios antiinflamatorios (lo cual es un proceso clave en la formación del acné). Sin inflamación, difícilmente notaremos granos en la piel. Las etapas previas a la inflamación son prácticamente imperceptibles en la piel. Solo cuando el área se inflama y se hincha, el acné tiende a convertirse en un problema.

El CBD (y algunos de los otros cannabinoides) también son beneficiosos por su capacidad para interactuar con los receptores endocannabinoides y un receptor vanilloide (TRPV4) [1]. Se demostró que tanto los receptores vanilloides TRPV4 como los receptores endocannabinoides (CB2) desempeñan un papel en la regulación de la producción de sebo en la piel [1].

En resumen

El CBD puede reducir la producción de sebo, la inflamación y la proliferación de células de la piel dentro de los poros, lo que lleva a una reducción general de los síntomas del acné.

Algunos informes incluso sugieren que el CBD es más efectivo para tratar el acné que los derivados vitamínicos como Accutane.

También se ha encontrado que otros cannabinoides ofrecen beneficios para el acné, especialmente CBG (cannabigerol) [2].

Escoger un producto de CBD para el acné

Hay muchos productos de CBD excelentes para el cuidado de la piel, diseñados con el único propósito de tratar o prevenir la formación de acné.

Los mejores productos de CBD para tratar el acné son diseñados específicamente para este propósito e incluyen otros ingredientes que apoyan este efecto.

Los productos tópicos de CBD que son demasiado generales o están diseñados para otros fines (como artritis o reducción del dolor) deben evitarse porque pueden incluir otros ingredientes que pueden irritar y obstruir los poros.

Al comprar estos productos, es importante tener en cuenta algunos puntos clave.

1. ¿Cuál es la concentración de CBD?

Hay una gran cantidad de productos en el mercado que anuncian el CBD como un ingrediente activo, pero no contienen suficiente CBD para hacer lo que se publica.

Un buen tópico de CBD contendrá al menos 10 mg de CBD por ml de crema o ungüento.

Cualquier cantidad menor a esto es probable que no proporcione suficientes cannabinoides para hacer lo que el producto anuncia.

2. ¿Qué otros ingredientes hay en la fórmula?

Una buena crema o ungüento de CBD para el acné contendrá otros ingredientes beneficiosos en lugar de depender únicamente del contenido de CBD.

Los ingredientes como la caléndula, el aloe vera, el aceite de semilla de cáñamo y los aceites esenciales de hierbas como lavanda, incienso o toronja pueden hacer una gran diferencia en la eficacia del producto para prevenir o tratar la formación de acné.

Algunos ingredientes, como ciertos aceites, benzaldehído, ceras o colorantes son comedogénicos, lo que significa que obstruyen los poros y agravan los síntomas del acné. Evite los productos que contienen estos ingredientes comedogénicos si está considerando incorporar el CBD a su rutina de cuidado de la piel.


Referencias

  1. Oláh, A., Tóth, B. I., Borbíró, I., Sugawara, K., Szöllõsi, A. G., Czifra, G., … & Ludovici, M. (2014). Cannabidiol exerts sebostatic and antiinflammatory effects on human sebocytes. The Journal of clinical investigation, 124(9), 3713-3724.
  2. Oláh, A., Markovics, A., Szabó‐Papp, J., Szabó, P. T., Stott, C., Zouboulis, C. C., & Bíró, T. (2016). Differential effectiveness of selected non‐psychotropic phytocannabinoids on human sebocyte functions implicates their introduction in dry/seborrhoeic skin and acne treatment. Experimental dermatology, 25(9), 701-707.
  3. Oláh, A., Ambrus, L., Nicolussi, S., Gertsch, J., Tubak, V., Kemény, L., … & Bíró, T. (2016). Inhibition of fatty acid amide hydrolase exerts cutaneous anti‐inflammatory effects both in vitro and in vivo. Experimental dermatology, 25(4), 328-330.
  4. Dobrosi, N., Tóth, B. I., Nagy, G., Dózsa, A., Géczy, T., Nagy, L., … & Bíró, T. (2008). Endocannabinoids enhance lipid synthesis and apoptosis of human sebocytes via cannabinoid receptor-2-mediated signaling. The FASEB Journal, 22(10), 3685-3695.

Condiciones que pueden responder al cannabidiol