Basado en evidencia

Aceite de CBD para el dolor: beneficios, dosis y efectos secundarios

El aceite de CBD es un suplemento natural muy popular para la salud.

Pero, ¿realmente funciona?

Descubra lo qué sugiere la evidencia científica, qué productos utilizar y por qué tanta gente está cambiando sus medicamentos analgésicos por el aceite de CBD.

Artículo por
Justin Cooke ,

El dolor crónico es un problema para millones de personas en todo el mundo.

En los últimos dos años, el aceite de CBD y otros extractos de cannabis han mostrado resultados impresionantes para el manejo del dolor, sin causar los desagradables efectos secundarios de los analgésicos de prescripción médica.

La gente utiliza los productos de CBD para controlar el dolor causado por la artritis, la esclerosis múltiple, la fibromialgia, las migrañas, la esclerosis lateral amiotrófica, los daños nerviosos, el síndrome premenstrual y mucho más.

Conozca cómo funciona y qué dice la investigación al respecto.

→ Read in English: CBD Oil For Pain Relief: Benefits, Dosage, & Side-Effects

  • REVISADO MÉDICAMENTE POR

    Dr. Carlos G. Aguirre, Neurólogo pediatra

    Actualizado elMay 19, 2021

  • Tabla de contenido

Los mejores aceites de CBD para el dolor del 2021

Cómo elegir productos de CBD de alta calidad para aliviar el dolor

Las diferentes presentaciones de CBD van a ofrecer un conjunto distinto de beneficios para el manejo del dolor.

A la hora de elegir qué productos de CBD utilizar, el principal factor a tener en cuenta es el origen del dolor. Si el problema está en la superficie de la piel o en los músculos, una crema para el dolor con CBD suele ser la mejor opción.

En cambio, los aceites o las cápsulas de CBD pueden ser mejores para aliviar el dolor que se origina en el interior del cuerpo, como el dolor del síndrome premenstrual, el dolor del cáncer o el dolor profundo de las articulaciones.

Aceites y tinturas de CBD para el manejo del dolor

Los aceites y las tinturas de CBD son una excelente opción para el tratamiento del dolor ya que sus efectos inician relativamente rápido, se mantienen durante largos periodos de tiempo y las dosis se ajustan fácilmente a las necesidades individuales del usuario.

Sin duda, este es el método más común de utilizar el CBD. Los aceites son fáciles de usar, permiten una dosificación completamente personalizable y se absorben rápidamente en el cuerpo.

Para obtener efectos más rápidos, mantenga el aceite bajo la lengua durante unos minutos antes de tragarlo. El CBD se absorberá mucho más rápido a través de los diminutos vasos sanguíneos bajo la lengua.

Los mejores aceites de CBD para el dolor están hechos con un extracto de cáñamo de espectro completo y son de alta potencia.

¿Cuál es la dosis de aceite de CBD para el dolor?

La dosis óptima de CBD puede variar de una persona a otra. Utilice nuestra calculadora de dosis de aceite de CBD para encontrar la dosis óptima para usted en función de su peso y la potencia que desea.

La mayoría de los estudios que investigan los efectos del CBD en el tratamiento del dolor recomiendantomar dosis elevadas, normalmente de 1 a 1,5 mg/kg de peso corporal. Para una persona de 150 libras (68 kg) esto supone entre 60 y 100 mg de CBD por dosis.

Por lo tanto, es mejor utilizar dosis medias o altas para tratar el dolor. En el caso de dolores especialmente difíciles de tratar, pueden ser necesarias dosis aún más altas.

En estos casos también es beneficioso utilizar el CBD junto con otras técnicas de control del dolor, como la fisioterapia, los estiramientos, los cambios en la dieta y el ejercicio.

Calculadora de dosis de CBD

Your Weight
Desired Strength
Total CBD (optional)How much CBD is in the bottle (found on the label)?
mg
Volume (optional)How big is your bottle of CBD?
Powered by

Embed this map on your site

Copy and paste the code below

Successfully copied to clipboard!

Include this code unmodified to your website to display the calculator. The widget will appear exactly where you insert the code. Copy the code, and paste it into your site\’s HTML code.

¿El aceite de CBD tiene efectos secundarios?

Aunque se ha demostrado que el CBD es seguro y eficaz, es importante conocer sus posibles efectos secundarios. El efecto secundario más común es la somnolencia o la fatiga, pero algunas personas experimentan otros síntomas como náuseas, mareos o diarrea.

Para evitar los efectos secundarios, en lugar de tomar una dosis completa de CBD, es aconsejable empezar con una dosis baja de CBD (alrededor de 5 mg) para ver cómo le afecta.

Los efectos secundarios más comunes del CBD incluyen:

  • Supresión del apetito
  • Diarrea
  • Mareos
  • Boca seca
  • Aturdimiento
  • Disminución de la frecuencia cardíaca
  • Sedación

¿Cuáles son los beneficios del aceite de CBD para el dolor?

  1. Bloquea la transmisión del dolor en la médula espinal y el cerebro — a través de los receptores vanilloides y opioides del dolor
  2. Reduce la inflamación — una de las principales causas de dolor en el cuerpo humano
  3. Alivia los efectos secundarios comunes del dolor — como el insomnio, la depresión y la ansiedad
  4. Reduce las causas subyacentes del dolor de la artritis — una de las causas más comunes del dolor
  5. Regula la salud y la regeneración de las células nerviosas — lo que puede ayudar a combatir el dolor asociado a la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), la esclerosis múltiple, el síndrome premenstrual (SPM), la endometriosis y la fibromialgia, entre otros
  6. Reduce la hinchazón y la inflamación de los músculos después de un entrenamiento

1. Aceite de CBD para el dolor articular

La artritis es la principal causa de dolor crónico en el mundo desarrollado. Se cree que afecta a 54 millones de personas al año.

Existen dos tipos diferentes de artritis y se ha demostrado que el CBD ayuda a ambas:

  1. Artritis reumatoide — artritis causada por una enfermedad autoinmune (las células del sistema inmune del cuerpo atacan el tejido articular, causando dolor)
  2. Osteoartritis —artritis causada por inflamación de bajo grado en las articulaciones que posteriormente causa la pérdida del cartílago protector y más inflamación

Se ha demostrado que el CBD inhibe una enzima conocida como lipoxigenasa (LOX) [4], que es un mediador clave en el tipo de inflamación presente en la osteoartritis [5]. Al frenar la actividad de las enzimas LOX, el CBD puede ralentizar la progresión de la inflamación en las articulaciones y conducir a una reducción gradual de los síntomas de dolor con el tiempo.

Otro estudio descubrió que el extracto de CBD inhibió varios mediadores inflamatorios clave implicados en la artritis reumatoide, lo que condujo a la producción de fibroblastos sinoviales de la artritis reumatoide (RASF) [6]. La formación de RASF desempeña un papel clave en el proceso de la artritis reumatoide.

Al bloquear estos fibroblastos, el CBD puede interrumpir la causa subyacente de la condición.

Relacionado: Las mejores cremas y aceites de CBD para la artritis

2. Aceite de CBD para el dolor inflamatorio

La inflamación es una función del sistema inmunitario; es la respuesta inicial del cuerpo a la irritación o al daño. Imagine que tiene un golpe o un rasguño en la piel. Casi inmediatamente, la zona que rodea el rasguño o el golpe se enrojece y se hincha; esta es la inflamación dando los pasos iniciales para comenzar el proceso de curación.

El proceso inflamatorio puede producirse como respuesta a una infección o a una lesión física (golpes, contusiones, fracturas), así como a afecciones metabólicas, degenerativas y autoinmunes.

Cuando se sufre una lesión, como un esguince de tobillo, la inflamación es especialmente notable.

Pero cuando la inflamación se produce internamente a niveles bajos con afecciones como el síndrome del intestino irritable, las enfermedades cardíacas o la diabetes, los signos pueden pasar desapercibidos, lo que puede provocar daños a largo plazo.

Los beneficios del CBD para la inflamación:

  • Reduce la inflamación
  • Reduce la hinchazón y el enrojecimiento
  • Previene la inflamación autoinmune
  • Ensancha los vasos sanguíneos para reducir la inflamación más rápidamente

3. Aceite de CBD para el dolor de los trastornos neurodegenerativos

“Trastorno neurodegenerativo” es un término general para describir varias condiciones que implican la destrucción gradual del tejido nervioso.

La causa más común de la neurodegeneración es una enfermedad autoinmune. Otras causas son las enfermedades priónicas, la disfunción del metabolismo de las proteínas o las grasas, la exposición a sustancias tóxicas, y la lista continúa.

Cuando las neuronas se dañan, el dolor crónico es un efecto secundario común.

El CBD ayuda principalmente a través de sus beneficios antiinflamatorios y neuroprotectores. Al aliviar la inflamación subyacente, el aceite de CBD puede asistir para reducir el dolor e incluso puede ser capaz de frenar la progresión de la enfermedad.

Se ha demostrado que el aceite de CBD favorece los siguientes trastornos neurodegenerativos:

  • Esclerosis múltiple [8]
  • Lesiones de la médula espinal [9]
  • Enfermedad de Parkinson [10]
  • Enfermedad de Huntington [11]

4. Aceite de CBD para el dolor muscular (DMAT)

Muchas personas utilizan el aceite de CBD para la recuperación muscular entre cada entrenamiento. Los ingredientes activos del aceite de CBD ayudan a relajar la tensión muscular, aliviar el dolor crónico, promover una recuperación celular más rápida y prevenir la inflamación. Todos estos efectos hacen que el aceite de CBD sea ideal para utilizarlo como suplemento después del entrenamiento.

Una de las causas más comunes de dolor muscular (aparte de las lesiones) es una condición llamada DMAT (dolor muscular de aparición tardía). El DMAT es causado por los micro-desgarros en los músculos que suceden durante un entrenamiento (una parte normal del proceso). El dolor muscular de aparición tardía suele comenzar unas 24 horas después del ejercicio y puede durar hasta 72 horas.

El DMAT puede dificultar la continuación del ejercicio, por lo que la gente está utilizando los aceites de CBD para reducir su gravedad y, potencialmente, incluso evitar que el DMAT se produzca en primer lugar.

Para obtener los mejores resultados, combine su aceite de CBD con una crema analgésica de CBD.

Los beneficios del aceite de CBD para el dolor muscular incluyen:

  • Bloquea las señales de dolor que llegan al cerebro
  • Reduce la inflamación de los músculos
  • Relaja los músculos tensos o espásticos
  • Acelera la curación y la recuperación entre entrenamientos

5. CBD para el dolor neuropático (dolor nervioso)

Este tipo de dolor surge cuando se producen daños en los nervios periféricos, es decir, en los nervios situados fuera de la médula espinal y el cerebro.

Los daños en los nervios periféricos pueden provocar un deterioro persistente de la función nerviosa, incluso después de que el nervio se recupere de la lesión original [3].

Las causas de las lesiones nerviosas pueden ser:

  • Traumatismos o lesiones
  • Exposición a sustancias neurotóxicas
  • Trastornos metabólicos (como la diabetes o las enfermedades cardiovasculares)
  • Enfermedad autoinmune (como la artritis reumatoide)

Al igual que el dolor inflamatorio crónico, el dolor neuropático puede provocar una hipersensibilidad a las señales de dolor [3].

Los beneficios del aceite de CBD para el dolor neuropático:

  • Reduce la transmisión del dolor a través de los nervios
  • Activa los receptores vaniloides del dolor
  • Protege las células nerviosas de un mayor daño
  • Protege contra el daño oxidativo
  • Favorece la salud de la microglía en la médula espinal y el cerebro

6. CBD para el dolor crónico

El dolor crónico es una palabra elegante para referirse al dolor a largo plazo. Puede sugerir una disfunción subyacente del tejido implicado y puede durar de 6 meses a años. El dolor crónico es muy común y puede ser debilitante.

Cuanto más tiempo persiste el dolor, más puede volverse resistente a las técnicas de tratamiento del dolor.

Un artículo de revisión del 2008 investigó los efectos del CBD y el THC en el dolor crónico que no respondía a otros medicamentos. Los investigadores de este estudio llegaron a la conclusión de que el CBD era una excelente herramienta para el control del dolor crónico, y no se presentó ningún efecto secundario adverso durante el estudio [2].

7. CBD para el dolor de la fibromialgia

La fibromialgia, una enfermedad difícil de tratar, implica dolor muscular y articular crónico en todo el cuerpo que se presenta junto con fatiga, trastornos del sueño y deterioro cognitivo.

Los beneficios del aceite de CBD para la fibromialgia incluyen:

  • Alivia el dolor crónico y la inflamación
  • Puede favorecer la calidad del sueño
  • Combate la ansiedad y la depresión

8. CBD para el dolor inducido por la quimioterapia

Un estudio en animales descubrió que el CBD puede prevenir la hipersensibilidad dolorosa de los receptores nerviosos a la temperatura y la presión, un efecto secundario de los medicamentos de quimioterapia [10]. El estudio descubrió que el CBD aliviaba el dolor al unirse directamente a los receptores de serotonina en el cerebro.

9. CBD para el dolor crónico inducido por los AINE

Los AINE (antiinflamatorios no esteroideos) son una clase común de antiinflamatorios, como la aspirina y el ibuprofeno.

Muchos pacientes con trasplante de riñón sufren dolor crónico debido a los efectos tóxicos de los AINE, que deben tomar tras la operación.

En un pequeño ensayo clínico, los pacientes de trasplante de riñón recibieron una dosis de 50 mg a 150 mg de CBD dos veces al día. Los resultados mostraron que, en la mayoría de los participantes, hubo un alivio entre parcial y completo del dolor en los primeros 15 días del estudio de 3 semanas [11].

Cómo utilizar el aceite de CBD para el manejo del dolor

El CBD es un gran analgésico natural, pero sólo si se utiliza correctamente. Es fundamental que utilice el aceite de CBD adecuado, que encuentre una dosis efectiva para su cuerpo y que sea persistente con su programa de dosificación.

Aquí tiene 5 pasos a tener en cuenta para sacar el máximo partido a sus suplementos de CBD.

1. Hable con su médico

Cuando se utiliza el CBD para el manejo del dolor, es importante seguir algunos pasos clave.

Cualquier persona que experimente dolor debe visitar primero a su médico. El dolor es una señal de advertencia de que algo no va bien, por lo que es importante hacerse un chequeo para saber qué está causando el dolor.

2. Utilice los productos de CBD adecuados

A continuación, se debe utilizar la presentación correcta de CBD, esto podría incluir tópicos de CBD, aceites de CBD o cápsulas de CBD.

En general, los tópicos son mejores para los dolores musculares, articulares y cutáneos, y el CBD de consumo interno (aceites, cápsulas, gomitas, vapes), es mejor para todos los demás tipos de dolor.

Cuándo utilizar CBD tópico vs. interno

 Aceites de CBDE-líquido de CBDTópicos de CBD
Ventajas• Son mejores para llegar a los tejidos musculares profundos
• Proporcionan una inhibición directa del dolor en los receptores opioides del dolor
• Ofrecen beneficios adicionales de relajación
•  Proporcionan el alivio más rápido de los síntomas
•  Es la forma más conveniente de usar CBD
• Suministran el CBD directamente a la piel y los músculos
• Son la mejor opción para el dolor y la inflamación muscular a nivel superficial
• Proporcionan un alivio rápido a nivel local
Desventajas• No proporcionan una fuerte dosis de CBD directamente a la zona afectada
• Para algunas personas pueden ser demasiado sedantes en dosis altas
• Es posible que no proporcionen suficiente alivio al músculo en sí
• Es necesario vapear, lo que puede ser perjudicial para la salud en otros aspectos
• Puede ser un poco sucio
• Es difícil de proporcionar una dosis alta de CBD a los músculos profundos

3. Sea paciente y persistente con su dosis

Una vez que encuentre un producto que se adapte al tipo de dolor que quiere tratar e identifique una dosis efectiva, el siguiente paso es formar una rutina en torno al uso del CBD.

Pueden pasar varios días o semanas para empezar a sentir los beneficios del CBD (dependiendo del tipo de dolor). La mayoría de la gente toma dos o tres dosis de aceites o cápsulas de CBD a lo largo del día (cada 6 horas aproximadamente).

En el caso de los tópicos, es posible que se deban aplicar en la zona afectada con más frecuencia (cada 3-4 horas).

Tiempos de espera previstos para el CBD tópico

Causa del dolor muscularTiempo de espera para el inicio de los efectos de la crema de CBDTiempo de espera para el inicio de los efectos del aceite de CBD
Estrés y tensión15 – 60 minutos1 – 3 horas
Recuperación después del ejercicio15 – 60 minutos3 – 8 horas
Lesión de ligamento15 – 60 minutos1 – 3 horas
Lesión articular15 – 60 minutos1 – 3 horas
Desgarro muscular15 – 60 minutos1 – 3 horas
Esguince muscular15 – 60 minutos1 – 3 horas
Enfermedad autoinmune1 – 8 horas1 – 2 semanas
Síndrome compartimental15 – 60 minutos1 – 3 horas

4. Combine el CBD con otras medidas para el manejo del dolor

Para obtener los mejores resultados, el CBD no debería ser la única medida que tome para aliviar el dolor. Debe buscar asesoramiento para adoptar otras formas de control del dolor y utilizar los productos de CBD simplemente para complementar estos otros cambios.

Esto podría incluir estiramientos o ejercicios, visitar a un fisioterapeuta, eliminar los posibles desencadenantes del dolor y llevar una dieta equilibrada.

5. Revise la potencia de los productos que está utilizando

Cuando se trata de usar el CBD para el alivio del dolor y la inflamación, es importante saber que no todos los productos son iguales.

Hay un montón de productos de CBD, pero no todos van a proporcionar una dosis suficientemente fuerte de CBD para obtener los efectos que desea.

Si intenta usar un aceite de CBD de baja potencia para obtener una dosis alta, va a tener que tomar la mitad del frasco para tomar una sola dosis. Es mucho más rentable pedir un aceite de alta potencia que le permita obtener la dosis que necesita con tan sólo tomar unas gotas o unos cuantos mililitros de aceite.

¿Qué potencia debo comprar?
Tipo de productoPotencia mínima recomendada
Aceites de CBD33 mg/ml
Tópicos de CBD8 mg/ml
Cápsulas de CBD15 mg/ml
Aceites de CBD para vape10 mg/ml

6. Lea la lista de ingredientes

Para todos los propósitos y usos del CBD, lo mejor es encontrar productos formulados con otros ingredientes para hacer que los efectos sean aún más específicos.

El CBD es estupendo, no cabe duda, pero podemos mejorarlo aún más combinando el compuesto con otros ingredientes beneficiosos que pueden ayudar a reducir el dolor, aliviar la tensión muscular y acelerar la curación.

La mejor fórmula variará mucho en función de la causa del dolor.

Otros ingredientes analgésicos que hay que buscar en los productos de CBD:

  • Cúrcuma (Curcuma longa)
  • Boswellia (Boswellia serrata)
  • Magnesio
  • L-Glucosamina
  • Kava kava (Piper methysticum)

¿Qué es el dolor? ¿Que lo causa?

El cuerpo humano está lleno de sensores diseñados para detectar daños, llamados nociceptores.

Cuando los nociceptores detectan un daño, transmiten señales al cerebro que percibimos como dolor.

El sistema nos avisa cuando estamos en peligro y nos recuerda que debemos tener cuidado con las zonas del cuerpo lesionadas para permitir su recuperación.

En la mayoría de los casos, el dolor es algo bueno. Sin él, fácilmente podríamos causar daños irreversibles a nuestro cuerpo sin siquiera saberlo.

El problema con el dolor es que a veces las señales enviadas por los nociceptores son innecesarias (no se hay ningún daño real), excesivas (las señales son mucho más fuertes de lo necesario) o se prolongan demasiado.

Es en estas circunstancias cuando queremos bloquear el dolor para poder seguir con nuestra vida diaria más cómodamente.

Mientras que el dolor puede describirse según sus cualidades (agudo o sordo, caliente o frío, con hormigueo, adormecido, etc.), para fines de tratamiento el dolor suele dividirse en categorías según su causa.

Ejemplos de los diferentes tipos del dolor:

  1. Dolor inflamatorio — dolor causado como efecto secundario de la inflamación
  2. Dolor muscular — dolor en los músculos, generalmente experimentado después del ejercicio
  3. Dolor crónico — dolor que persiste durante más de 4 semanas
  4. Dolor agudo — dolor que ha estado presente durante 4 semanas o menos
  5. Dolor óseo — dolor en los huesos
  6. Dolor en los tejidos blandos — dolor en los tejidos blandos, como los músculos y los ligamentos
  7. Dolor nervioso — dolor originado por una lesión o disfunción nerviosa
  8. Dolor referido — dolor que se siente en zonas alejadas del lugar de la lesión
  9. Dolor fantasma — dolor en un miembro u órgano que ha sido extirpado
  10. Dolor psicosomático — dolor originado por una disfunción psicológica
  11.  Dolor irruptivo — dolor crónico o agudo que aparece entre el uso programado de medicamentos
  12. Dolor por cáncer — dolor causado por la formación de un tumor canceroso
  13. Dolor del síndrome premenstrual — dolor de los calambres causados durante la menstruación

Mecanismo de transmisión del dolor

Paso 1: Estímulo doloroso — La causa del dolor

Esta es la causa del dolor. Los receptores especiales de la piel y los órganos internos se activan cuando hay un daño en la zona. Inician la transmisión de la señal de dolor hacia el cerebro utilizando los nervios periféricos.

Paso 2: La señal de dolor viaja al asta dorsal de la médula espinal

El sistema nervioso periférico se une a la médula espinal, donde inicia el sistema nervioso central. La señal de dolor debe pasar por una región llamada asta dorsal. En esta región se utilizan compuestos como las endorfinas y los opiáceos para limitar la intensidad de la señal.

Paso 3: La señal del dolor viaja al cerebro

Las señales de dolor que pasan por el asta dorsal se dirigen al tálamo del cerebro, donde se procesan y se envían a regiones cerebrales superiores. Estas regiones cerebrales superiores son las que perciben el dolor.

Los trastornos neurológicos pueden aumentar el dolor

Cuando el dolor persiste y se vuelve crónico, los mecanismos de interpretación del cerebro pueden alterarse, lo que lleva a la hipersensibilización, la amplificación de los mensajes de dolor y el empeoramiento de los síntomas del dolor crónico [6].

Este proceso, conocido como un cambio patológico inadaptado [7], puede provocar cambios físicos en el cerebro, como demuestran los estudios de neuroimagen que muestran una menor conectividad entre las zonas del cerebro y la médula espinal donde se procesan los mensajes de dolor [6].

Básicamente, esto significa que cuanto más dolor sienta, más fácil será volver a sentirlo, es decir, el umbral se reduce, por lo que pequeños desencadenantes pueden provocar respuestas de dolor inapropiadas.

El deterioro de la comunicación del sistema nervioso reduce la capacidad del cuerpo para interpretar y responder al dolor de forma adecuada, lo que provoca un aumento de la actividad de la cascada inflamatoria. Esto se manifiesta en las pruebas de laboratorio como niveles elevados de moléculas de señalización proinflamatorias y niveles reducidos de moléculas inhibidoras del dolor como la IL-10 [6].

Estos cambios son más evidentes en los síndromes de dolor neuropático, pero también se ha descubierto que se producen en las afecciones inflamatorias crónicas. En este tipo de afecciones, el dolor puede persistir incluso después de que se haya controlado la inflamación [7].

La ansiedad y la depresión pueden empeorar el dolor

El dolor, la ansiedad y la depresión están estrechamente interrelacionados: a menudo se presentan juntos.

Aunque es fácil ver cómo el dolor inflamatorio o neuropático crónico puede provocar ansiedad y depresión, también puede ocurrir lo inverso. Estos estados emocionales negativos pueden provocar cambios fisiológicos en el cerebro y el cuerpo que favorecen el dolor.

Esto hace que el manejo del dolor sea mucho más complicado porque ahora también hay que tener en cuenta el aspecto emocional.

La ansiedad aviva la llama del dolor

Las personas que sufren dolor crónico a menudo se sienten ansiosas por su condición. Una vez que la ansiedad se establece, se activa la respuesta al estrés, lo que eleva los niveles de las sustancias químicas como el cortisol y ciertas citoquinas proinflamatorias.

Los estudios demuestran que estas sustancias químicas del estrés pueden hacer que las áreas del cerebro y la médula espinal que procesan el dolor se vuelvan hipersensibles a los mensajes de dolor, una condición conocida como hiperalgesia inducida por la ansiedad [24].

En pocas palabras, esto significa que cuando estamos estresados experimentamos más inflamación y sentimos más dolor.

El ciclo continuo de depresión y dolor

La relación entre la depresión y el dolor crónico puede reforzarse mutuamente.

El dolor crónico puede causar depresión al inhibir la secreción de dopamina [25], un neurotransmisor responsable de la sensación de recompensa y logro. La dopamina es la sustancia que nos hace sentir bien cuando obtenemos un buen rendimiento en la escuela o el trabajo, o cuando completamos alguna meta con éxito.

Por otro lado, se ha descubierto que la depresión (es decir, la disminución de la dopamina), suprime la actividad en ciertas áreas del cerebro que inhiben los mensajes de dolor, lo que da lugar a una mayor percepción del dolor [26].

Para resumirlo, el dolor provoca depresión al reducir los niveles de dopamina, y los bajos niveles de dopamina provocan el dolor al suprimir las áreas del cerebro responsables de controlar el dolor.

El CBD puede ayudar con la ansiedad y la depresión

Hay evidencia prometedora de que el CBD ofrece beneficios para el tratamiento de los síndromes complejos de dolor que implican ansiedad y depresión.

Un amplio estudio clínico de pacientes psiquiátricos con ansiedad y trastornos del sueño descubrió que, en el primer mes de suplementación con CBD, los síntomas de ansiedad disminuyeron y la calidad del sueño mejoró significativamente [27].

También se ha demostrado que el CBD disminuye los síntomas de la depresión en estudios con animales de laboratorio [28].

Sin embargo, aún queda mucho por aprender sobre la compleja relación causa-efecto entre el dolor, la ansiedad y la depresión, y el CBD puede resultar útil para algunas personas, en este sentido, pero no tanto para otras.

En resumen: ¿el CBD es efectivo para aliviar el dolor?

El CBD es una excelente opción para las personas que sufren el dolor de diversas causas.

Este cannabinoide es especialmente útil para tratar el dolor provocado por la inflamación, las enfermedades autoinmunes o la artritis.

El CBD actúa prácticamente en todas las etapas de la transmisión del dolor: directamente en el lugar de la lesión, en el asta dorsal donde se encuentran los receptores opioides, y en los receptores opioides y vanilloides del cerebro.

La mayoría de las investigaciones relacionadas con el CBD para el tratamiento del dolor sugieren un efecto dependiente de la dosis, lo que significa que cuanto mayor sea la dosis que se tome, más se inhibirán las sensaciones de dolor.

Para obtener los mejores resultados, se recomienda encontrar un aceite de CBD de alta calidad elaborado con extracto de cáñamo de espectro completo y una potencia relativamente alta de CBD activo (al menos 1000 mg por frasco). Para obtener un beneficio aún mayor, puede combinar el uso del CBD con otras actividades o suplementos para reducir el dolor.


Fuentes citadas en este artículo

  1. Dahlhamer, J., Lucas, J., Zelaya, C., Nahin, R., Mackey, S., DeBar, L., . . . Helmick, C. (2018). Prevalence of Chronic Pain and High-Impact Chronic Pain Among Adults – United States, 2016. MMWR Morb Mortal Wkly Rep, 67(36), 1001-1006. doi:10.15585/mmwr.mm6736a2
  2. Bruni, N., Della Pepa, C., Oliaro-Bosso, S., Pessione, E., Gastaldi, D., & Dosio, F. (2018). Cannabinoid Delivery Systems for Pain and Inflammation Treatment. Molecules, 23(10). doi:10.3390/molecules23102478
  3. Xu, Q., & Yaksh, T. L. (2011). A brief comparison of the pathophysiology of inflammatory versus neuropathic pain. Curr Opin Anaesthesiol, 24(4), 400-407. doi:10.1097/ACO.0b013e32834871df
  4. Kidd, B. A., Wroblewska, A., Boland, M. R., Agudo, J., Merad, M., Tatonetti, N. P., … & Dudley, J. T. (2016). Mapping the effects of drugs on the immune system. Nature biotechnology, 34(1), 47.
  5. Xiong, W., Cui, T., Cheng, K., Yang, F., Chen, S. R., Willenbring, D., . . . Zhang, L. (2012). Cannabinoids suppress inflammatory and neuropathic pain by targeting alpha3 glycine receptors. J Exp Med, 209(6), 1121-1134. doi:10.1084/jem.20120242
  6. Meacham, K., Shepherd, A., Mohapatra, D. P., & Haroutounian, S. (2017). Neuropathic Pain: Central vs. Peripheral Mechanisms. Curr Pain Headache Rep, 21(6), 28. doi:10.1007/s11916-017-0629-5
  7. Rifbjerg-Madsen, S., Christensen, A. W., Christensen, R., Hetland, M. L., Bliddal, H., Kristensen, L. E., . . . Amris, K. (2017). Pain and pain mechanisms in patients with inflammatory arthritis: A Danish nationwide cross-sectional DANBIO registry survey. PLoS One, 12(7), e0180014. doi:10.1371/journal.pone.0180014
  8. De Gregorio, D., McLaughlin, R. J., Posa, L., Ochoa-Sanchez, R., Enns, J., Lopez-Canul, M., . . . Gobbi, G. (2019). Cannabidiol modulates serotonergic transmission and reverses both allodynia and anxiety-like behavior in a model of neuropathic pain. Pain, 160(1), 136-150. doi:10.1097/j.pain.0000000000001386
  9. Adela Hilda Onuțu, D. S. D. a. C. P. (2018). Serotonin Reuptake Inhibitors and Their Role in Chronic Pain Management. Retrieved from https://www.intechopen.com/books/serotonin/serotonin-reuptake-inhibitors-and-their-role-in-chronic-pain-management
  10. Ward, S. J., McAllister, S. D., Kawamura, R., Murase, R., Neelakantan, H., & Walker, E. A. (2014). Cannabidiol inhibits paclitaxel-induced neuropathic pain through 5-HT(1A) receptors without diminishing nervous system function or chemotherapy efficacy. Br J Pharmacol, 171(3), 636-645. doi:10.1111/bph.12439
  11. Cunetti, L., Manzo, L., Peyraube, R., Arnaiz, J., Curi, L., & Orihuela, S. (2018). Chronic Pain Treatment With Cannabidiol in Kidney Transplant Patients in Uruguay. Transplant Proc, 50(2), 461-464. doi:10.1016/j.transproceed.2017.12.042
  12. Notcutt, W., Price, M., Miller, R., Newport, S., Phillips, C., Simmons, S., & Sansom, C. (2004). Initial experiences with medicinal extracts of cannabis for chronic pain: results from 34 ‘N of 1’ studies. Anaesthesia, 59(5), 440-452. doi:10.1111/j.1365-2044.2004.03674.x
  13. Libzon, S., Schleider, L. B., Saban, N., Levit, L., Tamari, Y., Linder, I., . . . Blumkin, L. (2018). Medical Cannabis for Pediatric Moderate to Severe Complex Motor Disorders. J Child Neurol, 33(9), 565-571. doi:10.1177/0883073818773028
  14. Naftali, T., Mechulam, R., Marii, A., Gabay, G., Stein, A., Bronshtain, M., . . . Konikoff, F. M. (2017). Low-Dose Cannabidiol Is Safe but Not Effective in the Treatment for Crohn’s Disease, a Randomized Controlled Trial. Dig Dis Sci, 62(6), 1615-1620. doi:10.1007/s10620-017-4540-z
  15. MacCallum, C. A., & Russo, E. B. (2018). Practical considerations in medical cannabis administration and dosing. Eur J Intern Med, 49, 12-19. doi:10.1016/j.ejim.2018.01.004
  16. Lodzki, M., Godin, B., Rakou, L., Mechoulam, R., Gallily, R., & Touitou, E. (2003). Cannabidiol-transdermal delivery and anti-inflammatory effect in a murine model. J Control Release, 93(3), 377-387. Retrieved from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14644587
  17. Singh, H., Bhushan, S., Arora, R., Buttar, H. S., Arora, S., & Singh, B. (2017). Alternative treatment strategies for neuropathic pain: Role of Indian medicinal plants and compounds of plant origin-A review. Biomedicine & Pharmacotherapy, 92, 634-650.
  18. Walia, K. S., Khan, E. A., Ko, D. H., Raza, S. S., & Khan, Y. N. (2004). Side effects of antiepileptics—a review. Pain Practice, 4(3), 194-203.
  19. Lee, G., Grovey, B., Furnish, T., & Wallace, M. (2018). Medical cannabis for neuropathic pain. Current pain and headache reports, 22(1), 8.
  20. Xiong, W., Cui, T., Cheng, K., Yang, F., Chen, S. R., Willenbring, D., … & Zhang, L. (2012). Cannabinoids suppress inflammatory and neuropathic pain by targeting α3 glycine receptors. Journal of Experimental Medicine, 209(6), 1121-1134.
  21. King, K. M., Myers, A. M., Soroka‐Monzo, A. J., Tuma, R. F., Tallarida, R. J., Walker, E. A., & Ward, S. J. (2017). Single and combined effects of Δ9‐tetrahydrocannabinol and cannabidiol in a mouse model of chemotherapy‐induced neuropathic pain. British journal of pharmacology, 174(17), 2832-2841.
  22. Philpott, H. T., O’brien, M., & McDougall, J. J. (2017). Attenuation of early phase inflammation by cannabidiol prevents pain and nerve damage in rat osteoarthritis. Pain, 158(12), 2442.
  23. Toth, C. C., Jedrzejewski, N. M., Ellis, C. L., & Frey, W. H. (2010). Cannabinoid-mediated modulation of neuropathic pain and microglial accumulation in a model of murine type I diabetic peripheral neuropathic pain. Molecular pain, 6(1), 16.
  24. Rivat, C., Becker, C., Blugeot, A., Zeau, B., Mauborgne, A., Pohl, M., & Benoliel, J. J. (2010). Chronic stress induces transient spinal neuroinflammation, triggering sensory hypersensitivity and long-lasting anxiety-induced hyperalgesia. Pain, 150(2), 358-368.
  25. Taylor, A. M., Castonguay, A., Taylor, A. J., Murphy, N. P., Ghogha, A., Cook, C., … & Cahill, C. M. (2015). Microglia disrupt mesolimbic reward circuitry in chronic pain. Journal of Neuroscience, 35(22), 8442-8450.
  26. Scanlon, G. C., Jain, F. A., Hunter, A. M., Cook, I. A., & Leuchter, A. F. (2017). Neurophysiologic correlates of headache pain in subjects with major depressive disorder. Clinical EEG and neuroscience, 48(3), 159-167.
  27. Shannon, S., Lewis, N., Lee, H., & Hughes, S. (2019). Cannabidiol in anxiety and sleep: a large case series. The Permanente journal, 23.
  28. Shbiro, L., Hen-Shoval, D., Hazut, N., Rapps, K., Dar, S., Zalsman, G., … & Shoval, G. (2019). Effects of cannabidiol in males and females in two different rat models of depression. Physiology & behavior, 201, 59-63.
  29. Lee, J. L., Bertoglio, L. J., Guimarães, F. S., & Stevenson, C. W. (2017). Cannabidiol regulation of emotion and emotional memory processing: relevance for treating anxiety‐related and substance abuse disorders. British journal of pharmacology, 174(19), 3242-3256.
  30. van de Donk, T., Niesters, M., Kowal, M. A., Olofsen, E., Dahan, A., & van Velzen, M. (2019). An experimental randomized study on the analgesic effects of pharmaceutical-grade cannabis in chronic pain patients with fibromyalgia. Pain, 160(4), 860.
  31. Rubin, J. J. (2005). Psychosomatic pain: new insights and management strategies. The southern medical journal, 98(11), 1099-1111.
  32. Russo, E. B. (2008). Cannabinoids in the management of difficult to treat pain. Therapeutics and clinical risk management, 4(1), 245.
  33. Johnson, J. R., Burnell-Nugent, M., Lossignol, D., Ganae-Motan, E. D., Potts, R., & Fallon, M. T. (2010). Multicenter, double-blind, randomized, placebo-controlled, parallel-group study of the efficacy, safety, and tolerability of THC: CBD extract and THC extract in patients with intractable cancer-related pain. Journal of Pain and symptom management, 39(2), 167-179.
  34. Russo, E. B., Guy, G. W., & Robson, P. J. (2007). Cannabis, pain, and sleep: lessons from therapeutic clinical trials of Sativex®, a cannabis‐based medicine. Chemistry & biodiversity, 4(8), 1729-1743.
  35. Ware, M. A., Wang, T., Shapiro, S., Robinson, A., Ducruet, T., Huynh, T., … & Collet, J. P. (2010). Smoked cannabis for chronic neuropathic pain: a randomized controlled trial. Canadian Medical Association Journal, 182(14), E694-E701.

Explore más beneficios para la salud del CBD

Artículos más recientes

Artículos más recientes