¿Qué son los cannabinoides?

Los cannabinoides como el CBD brindan la mayoría de los efectos terapéuticos de la planta de cannabis.

Aprenda cómo funcionan y por qué son importantes.

CBD | CBG | CBN | THC | y más.

Artículo por
Justin Cooke ,

La planta de cannabis produce cientos de compuestos.

Sin embargo, la mayor parte de la acción terapéutica se reduce a dos grupos de compuestos: los cannabinoides y los terpenos.

En este artículo, cubriremos todo lo que necesita saber sobre los cannabinoides.

Hablaremos sobre los fitocannabinoides del cáñamo (como el CBD, el CBG, el CBC y el THCV), los endocannabinoides producidos en el cuerpo (anandamida y 2-AG) y las versiones sintéticas o farmacéuticas que se utilizan como drogas ilícitas y medicamentos.

→ Read in English: What are cannabinoids?

  • Tabla de contenido

¿Qué son los cannabinoides?

Un cannabinoide es cualquier compuesto, natural o sintético, que interactúa con el sistema endocannabinoide (SEC).

El SEC es un sistema que está presente en todos los mamíferos, reptiles y peces.

Este sistema es muy complejo, y los científicos siguen tratando de entender cómo funciona. Hasta ahora, se ha descubierto que el SEC desempeña un papel en la regulación hormonal, el estado de ánimo, el apetito, el sueño, la memoria, la función reproductiva y mucho más.

Hay tres tipos de cannabinoides principales:

  1. Fitocannabinoides — cannabinoides producidos por las plantas
  2. Endocannabinoides — cannabinoides naturalmente producidos por el cuerpo
  3. Cannabinoides sintéticos — cannabinoides fabricados por el humano

Cuando se habla de cannabinoides, la mayoría de la gente se refiere específicamente a los compuestos producidos en el cannabis. Hasta ahora se han descubierto un total de 144 cannabinoides individuales en la planta de cannabis y cada par de años se descubren otros nuevos [1].

El cannabinoide más predominante en la marihuana es el THC, que es el ingrediente activo que hace que los usuarios se droguen.

En la planta de cáñamo, el CBD es mucho más predominante y se considera el principal ingrediente activo en cuanto a los beneficios para la salud de la planta. Este cannabinoide es completamente no psicoactivo (no le causará un subidón) y ofrece una impresionante gama de beneficios para la salud.

El CBD no funciona solo. Hay docenas de otros cannabinoides en la planta que también ofrecen su propio conjunto de beneficios medicinales.

Tabla de beneficios de los cannabinoides

Beneficio para la saludCBDTHCCBNCBGCBCTHCV
Alivia el dolor
Reduce la inflamación
Previene el acné
Protege el cerebro
Regula el ánimo
Alivia las convulsiones
Alivia la ansiedad
Estimula el apetito
Inhibe el apetito
Combate el cáncer
Alivia los síntomas de glaucoma
Auxiliar para dormir

I. Fitocannabinoides

Un fitocannabinoide es un compuesto que imita los efectos o la estructura de los cannabinoides producidos naturalmente por el cuerpo (endocannabinoides). Activan o bloquean los receptores dentro del sistema endocannabinoide.

La planta de cannabis es la mayor fuente natural de fitocannabinoides. Contiene alrededor de 144 compuestos individuales, cada uno con un impacto único en el cuerpo.

Algunos fitocannabinoides estimulan los receptores del SEC, otros los inhiben.

El CBD es único porque funciona como regulador; actúa tanto para aumentar como para disminuir la actividad del SEC para lograr un equilibrio en el sistema en general.

Esta sección desglosará 13 de los fitocannabinoides más comunes producidos en la planta de cannabis, incluyendo cómo funcionan y qué beneficios aportan.

1. CBD (Cannabidiol)

El CBD (cannabidiol) es el principal cannabinoide de la planta de cáñamo. Es completamente no psicoactivo (no causa un subidón) y proporciona una larga lista de beneficios para la salud gracias a su capacidad para regular el SEC.

Se considera el ingrediente activo de los aceites de CBD y es, por mucho, el compuesto más abundante.

Hay un montón de investigaciones disponibles que exploran los efectos del CBD e incluso hay varios productos farmacéuticos que utilizan el CBD como ingrediente activo para tratar una variedad de condiciones de salud. Aunque el CBD tiene muchos beneficios, los más predominantes son su capacidad para bloquear el dolor, inhibir la inflamación y promover un estado mental relajado.

Los beneficios del CBD incluyen:

  • Alivia el dolor y la inflamación
  • Ayuda a la salud mental y al bienestar
  • Ayuda a la salud de la piel
  • Protege el cerebro
  • Ayuda a la función digestiva
  • Puede proteger el sistema cardiovascular
  • Apoya la salud reproductiva
  • Regula las hormonas y el metabolismo

Cómo funciona el CBD:

El CBD actúa regulando el sistema endocannabinoide. La interacción es muy compleja; los investigadores todavía están tratando de entender exactamente cómo funciona este cannabinoide único.

Desde una perspectiva bioquímica, el CBD se une a los receptores del SEC (tanto CB1 como CB2), inhibe los receptores GPR55 y estimula los receptores de serotonina 5-HT1A [2].

También se ha demostrado que el CBD interactúa con una variedad de otros receptores, incluyendo la adenosina (inhibidor de la recaptación), el receptor nuclear PPARγ (estimula), los receptores TRPV1 (estimula), la Mg2+-ATPasa (inhibe), la 15-lipoxigenasa (inhibe), y mucho más.

CBD vs. CBDa

La forma natural del CBD es el CBDa (ácido cannabidiólico). El grupo ácido se rompe cuando se expone al calor o al oxígeno. Los productos de CBD crudos suelen contener altas concentraciones de CBDa, mientras que los productos de CBD procesados tienen un mayor contenido de CBD.

Ambas versiones tienen efectos muy similares en el cuerpo. Hay algunas pruebas que sugieren que el CBDa tiene un efecto más fuerte en el cuerpo, pero la investigación es limitada. La gran mayoría de las investigaciones sobre el CBD utilizan el compuesto descarboxilado, CBD.

2. CBDV (Cannabidivarina)

La CBDV es estructuralmente muy similar al CBD y comparte muchos de los mismos beneficios.

La concentración de CBDV en las plantas de cannabis es muy baja, lo que la clasifica como un cannabinoide menor.

Todavía no hay mucha investigación sobre la CBDV, pero las cosas están a punto de cambiar. GW Pharmaceuticals, la empresa que fabrica un medicamento de CBD aprobado por la FDA llamado Epidolex, ha estado desarrollando un nuevo fármaco basado en la molécula de CBDV llamado GPW42006. La empresa ha estado realizando varios ensayos clínicos a gran escala sobre los efectos del CBDV para tratar la epilepsia.

Los ensayos con animales han demostrado que la CBDV puede inhibir la formación de acné al controlar la cantidad de sebo que produce la piel [6].

Los estudios in vitro muestran que la CBDV puede activar los receptores vaniloides (TRPV1), que están implicados en la transmisión del dolor y la regulación de la temperatura [22]. Se cree que la CBDV puede ofrecer beneficios analgésicos a través de este efecto.

Los beneficios de la CBDV incluyen:

  • Puede ofrecer beneficios neuroprotectores
  • Alivia el dolor
  • Puede reducir la gravedad de los ataques epilépticos
  • Bloquea la formación de acné

3. CBC (Cannabicromeno)

El CBC (cannabicromeno) es el tercer cannabinoide más abundante, después del THC y el CBD. Es completamente no psicoactivo como el CBD, pero tiene una serie de beneficios ligeramente distinta.

Este cannabinoide es mucho menos estudiado que el CBD, sin embargo, existe evidencia que sugiere que el CBC es un candidato prometedor para inhibir el crecimiento de células cancerosas [3], alivia el dolor [4] y protege las neuronas del cerebro [5].

Otros estudios han demostrado que el CBC puede reducir el sebo para inhibir la formación de acné [6].

También se ha demostrado que el CBC tiene efectos antidepresivos significativos en ratones a una dosis de 20 mg/kg [7].

Los beneficios del CBC incluyen:

  • Alivia el dolor
  • Protege el cerebro y las células nerviosas
  • Puede regular el estado de ánimo y aliviar los síntomas de la depresión
  • Favorece la relajación y el sueño
  • Puede ralentizar el crecimiento de las células cancerosas
  • Previene la formación de acné

4. CBCV (Cannabicromevarina)

La CBCV tiene una estructura y un perfil de efectos similar al CBC. Desafortunadamente, hay muy poca información sobre los efectos de este cannabinoide, y la mayoría de las investigaciones sobre los efectos de la CBCV es de carácter teórico.

Algunas investigaciones sugieren que la CBCV tiene beneficios anticonvulsivos y anticancerígenos [23], pero se necesitan más investigaciones para confirmar este efecto.

Los beneficios de la CBCV incluyen:

  • Puede ralentizar el crecimiento de células cancerosas
  • Puede auxiliar contra las crisis epilépticas

5. CBG (Cannabigerol)

El CBG (cannabigerol) es el precursor del CBD, el THC y el CBC. A menudo se le conoce como la célula madre de los cannabinoides.

La mayoría de las variedades de cannabis producen bajas concentraciones de CBG (menos del 1%). Sin embargo, las plantas de cannabis cosechadas antes de que estén completamente maduras contienen mucho más CBG de lo normal.

Este cannabinoide se ha convertido en un blanco popular entre los científicos por sus beneficios únicos para la salud. Los aceites de CBG, los concentrados de CBG y las flores de CBG son cada vez más comunes en el mercado.

Los efectos del CBG sobre el glaucoma (una condición médica que afecta al ojo) constituyen uno de sus beneficios más importantes. Esta condición implica un aumento de la presión intraocular que causa dolor. Se ha demostrado que el CBG reduce la presión intraocular para aliviar el dolor [8].

Algunos estudios en animales han demostrado que el CBG puede proteger la integridad de la piel y prevenir diversos síndromes de piel seca [6].

Los primeros estudios en animales han demostrado que el CBG inhibe el crecimiento del cáncer de colon en ratones [9], estimula el apetito [10], ofrece efectos neuroprotectores contra la enfermedad de Huntington [11] y protege contra la enfermedad inflamatoria intestinal [12].

Los beneficios del CBG incluyen:

  • Estimula el apetito
  • Alivia la ansiedad
  • Protege las células nerviosas y cerebrales
  • Puede proteger contra el cáncer
  • Inhibe los efectos psicoactivos del THC
  • Alivia los síntomas del glaucoma
  • Inhibe el crecimiento bacteriano
  • Reduce la inflamación
  • Puede aliviar el síndrome de la piel seca

6. CBGM (Éter monometílico de cannabigerol)

Se sabe muy poco sobre el CBGM, el cual comparte una estructura base del cannabinoide más predominante, el CBG.

Aunque la estructura base es similar a la del CBG, este compuesto está clasificado como un éter, lo que podría darle una serie de efectos muy diferentes en comparación con la molécula más conocida del CBG.

El CBGM se descubrió en 1968, mientras un grupo de investigadores japoneses estudiaba la composición química de una cepa de cannabis llamada Minamiashigara No. 1 [24].

Los beneficios del CBGM incluyen:

  • Puede ofrecer beneficios neuroprotectores
  • Puede estimular el apetito
  • Puede ofrecer apoyo contra las crisis epilépticas

7. CBGV (Cannabigerovarina)

No se sabe mucho acerca de los efectos terapéuticos de la CBGV, pero empieza a haber más investigación.

Esto es lo que sabemos hasta ahora sobre la CBGV.

La CBGV puede ofrecer efectos analgésicos gracias a su capacidad para estimular los receptores vaniloides (TRPV1) [25], que están íntimamente relacionados con la transmisión del dolor.

Los estudios en animales han demostrado que la CBGV aumenta la producción de sebo en la piel y puede ofrecer soporte para las afecciones relacionadas con la piel seca [6]. Otros estudios han demostrado que la CBGV puede proteger el tracto gastrointestinal de trastornos inflamatorios como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa [26].

Los beneficios de la CBGV incluyen:

  • Puede aliviar la sequedad de la piel
  • Puede proteger el tracto digestivo de las afecciones inflamatorias

8. CBL (Cannabiciclol)

Se sabe muy poco sobre los efectos del CBL. Hasta la fecha, los únicos estudios que se han realizado sobre este compuesto se han centrado en el mapeo de su estructura química.

Curiosamente, una muestra de cannabis encontrada en una tumba de Asia central contenía este cannabinoide junto con el CBN como cannabinoides predominantes en la muestra [27].

9. CBN (Cannabinol)

El CBN (cannabinol) es un metabolito que resulta del envejecimiento y descomposición del THC. Las plantas demasiado maduras o que han estado almacenadas durante mucho tiempo tienen el mayor contenido de CBN.

Este cannabinoide no es psicoactivo pero tiene una fuerte acción sedante. Popularmente se considera que este cannabinoide es el principal compuesto que contribuye al efecto sedante o «colocón» de algunas variedades de cáñamo o marihuana.

El Dr. Ethan Russo, un destacado investigador en el ámbito del cannabis, sugiere lo contrario. Él dice que las investigaciones antiguas realizadas en los años 70 se equivocaron. El CBN no es tan sedante como se creía; los efectos sedantes eran más bien el resultado de otros derivados del cannabis en las variedades con alto contenido de CBN (como los terpenos).

Los estudios en animales han demostrado que el CBN puede ofrecer efectos neuroprotectores contra ELA [13], inhibir el crecimiento bacteriano [14], estimular el apetito [15], aliviar el dolor asociado con la artritis [16], y reducir la presión intraocular en casos de glaucoma [17].

Los beneficios del CBN incluyen:

  • Puede ralentizar la progresión de la ELA
  • Protege el cerebro y las células nerviosas
  • Alivia el dolor del glaucoma
  • Inhibe el crecimiento bacteriano y las infecciones
  • Estimula el apetito
  • Reduce la inflamación
  • Alivia el dolor y la inflamación de la artritis
  • Puede favorecer el sueño

10. CBV (Cannabivarina)

La CBV es un análogo del CBN, lo que significa que comparte la misma estructura, pero en espejo.

Los efectos de la CBV no están bien estudiados, pero muchos expertos sugieren que son similares a los del CBN debido al parecido en la forma de estas moléculas.

La CBV es un subproducto del THCV descompuesto por la exposición al calor o al oxígeno.

11. Delta-9-THC (Δ9-Tetrahidrocannabinol)

El delta-9-THC es el principal cannabinoide psicoactivo de la planta de marihuana. Actúa estimulando los receptores endocannabinoides, algunos de los cuales provocan una liberación de serotonina en el cerebro. Son estos efectos sobre la serotonina los que hacen que los usuarios sientan euforia.

La prevalencia del delta-9-THC es lo que determina las diferencias entre las plantas de cáñamo y de marihuana.

Cualquier planta de cannabis que produzca más de un 0.3% de THC se considera marihuana, mientras que cualquier planta con un 0.3% o menos es considerada como cáñamo. Las regulaciones son muy diferentes, dependiendo de la naturaleza de la planta (cáñamo o marihuana). La marihuana está restringida en la mayor parte del mundo.

En pequeñas dosis (menos de 15 mg), el delta-9-THC es un sedante suave [28], mientras que dosis más altas tienen una acción estimulante [29].

Los beneficios del delta 9 THC incluyen:

  • Estimula el apetito
  • Sedante (dosis bajas)
  • Estimulante (dosis altas)
  • Produce una sensación de euforia
  • Inhibe la inflamación
  • Puede relajar los músculos
  • Alivia el dolor del glaucoma
  • Reduce la sensación de náuseas

12. Delta-8-THC (Δ8-Tetrahidrocannabinol)

El delta-8-THC es un análogo del delta-9-THC. En química, un análogo se refiere a una versión ligeramente distinta de la misma molécula. En el caso del delta-8-THC y del delta-9-THC, la diferencia es la ubicación de un doble enlace. Aparte de esto, ambos compuestos son idénticos.

A pesar de lo similares que son estas dos sustancias químicas en términos de estructura, tienen algunas diferencias clave en la forma en que interactúan con el cuerpo.

El delta-8-THC tiene aproximadamente la mitad de psicoactividad que el delta-9-THC y tiende a producir alteraciones mentales con una sensación de claridad mucho mayor. Es una alternativa popular al delta-9-THC porque es legal en muchas más partes del mundo (incluyendo los Estados Unidos), y proporciona un subidón similar sin causar algunos de los efectos secundarios negativos como la ansiedad o la paranoia.

La planta de cannabis no produce delta-8-THC naturalmente. No hay enzimas en la planta que fabriquen este cannabinoide. En su lugar, la planta produce delta-9-THC, que puede degradarse con el tiempo para formar delta-8 en su lugar. Por ello, no hay plantas que produzcan altas concentraciones de delta-8-THC.

Los fabricantes producen extractos de delta-8-THC degradando químicamente el delta-9.

Los beneficios del delta-8-THC incluyen:

  • Estimula el apetito
  • Leve euforia
  • Sensación de euforia con la mente despejada
  • Inhibe la inflamación
  • Alivia el dolor crónico

13. THCV (Tetrahidrocannabivarina)

La THCV (tetrahidrocannabivarina) se considera un cannabinoide menor porque la mayoría de las cepas de cáñamo y marihuana sólo contienen trazas del compuesto.

Sin embargo, el reciente interés por este cannabinoide levemente psicoactivo ha llevado a los agricultores y a las empresas de extractos de cannabis a desarrollar cepas y concentrados con alto contenido de THCV.

¿Cuál es la diferencia entre el THC y la THCV?

Estructuralmente, lo único que diferencia al THC de la THCV son dos átomos de carbono. Aparte de esto, el THC y la THCV son muy diferentes.

La THCV no sólo es un compuesto no psicoactivo, sino que se ha demostrado que reduce los efectos psicoactivos del THC [18]. Este cannabinoide inhibe algunos de los efectos del THC (por ejemplo, el aumento del ritmo cardíaco) y potencia otros (como la actividad anticonvulsiva).

Estudios en animales han demostrado que la THCV puede reducir la sensibilidad a la insulina para auxiliar en casos de diabetes [19], ofrecer efectos protectores contra trastornos neurológicos como la enfermedad de Parkinson [20] y prevenir la formación de acné [6].

Las primeras investigaciones in vitro muestran que la THCV estimula la formación de hueso y colágeno [21], lo que la vuelve especialmente útil para enfermedades óseas y articulares como la osteoporosis o la artritis.

Los beneficios de la THCV incluyen:

  • Reduce los efectos psicoactivos del THC
  • Puede reducir la resistencia a la insulina
  • Puede proteger contra la enfermedad de Parkinson
  • Previene la formación de acné
  • Reduce el apetito
  • Protege el cerebro y las células nerviosas

II. Endocannabinoides

Endo- se refiere a los compuestos “dentro” del cuerpo. Estos compuestos son producidos por las propias células del cuerpo para interactuar con el sistema endocannabinoide.

Hay dos endocannabinoides principales (anandamida y 2-AG) que son responsables de la mayor parte de la actividad del SEC. Otros, como la OAE, la NADA y el LPI, constituyen un porcentaje menor de la actividad dentro de tejidos específicos.

Los endocannabinoides se clasifican como eicosanoides, una clase de compuestos elaborados a partir del ácido araquidónico. El cuerpo produce muchos eicosanoides diferentes que utiliza como mensajeros químicos para estimular la inflamación, las alergias, la actividad inmunitaria, la transmisión del dolor, el crecimiento celular, los ciclos reproductivos y mucho más.

Anandamida

La anandamida, también conocida como araquidoniletanolamina, se considera el principal regulador del sistema endocannabinoide (SEC). Se encuentra en todos los tejidos del cuerpo, pero tiene la mayor concentración en los órganos fuera del cerebro.

El nombre, anandamida, proviene de la palabra sánscrita ananda que significa felicidad. A menudo se le conoce como la molécula de la “felicidad” y se cree que desempeña un papel en la producción de sentimientos de contentamiento y satisfacción.

2-AG

2-AG significa 2-araquidonilglicerol.

Es el segundo endocannabinoide primario del cuerpo y constituye la mayor parte de la actividad endocannabinoide en el cerebro. Este endocannabinoide es un agonista completo para los receptores CB1 y CB2.

Virodamina (OAE)

OAE son las siglas de O-araquidonoil-etanolamina (OAE).

Este endocannabinoide menor está mucho menos estudiado que la anandamida o el 2-AG. Hasta ahora, se ha descubierto que actúa como agonista total de los receptores CB2 y como agonista parcial de los receptores CB1.

N-Araquidonil Dopamina (NADA)

La NADA es un endocannabinoide menor con una actividad similar a la de la anandamida. Se une a los receptores CB1 y a los receptores vaniloides (TRPV1).

Lisofosfatidilinositol (LPI)

Este compuesto no ha sido confirmado oficialmente como un endocannabinoide. Sin embargo, las primeras investigaciones sugieren que se une a los receptores endocannabinoides GPR55.

Se necesitan más investigaciones para comprender los efectos de este compuesto y su papel en el sistema endocannabinoide.

III. Cannabinoides sintéticos

Los cannabinoides sintéticos tienen una estructura similar a la de los cannabinoides naturales, pero se fabrican en un laboratorio.

La mayoría de los cannabinoides sintéticos son estructuralmente similares al THC. A principios de la década de 2010 hubo un auge en el sector de los cannabinoides sintéticos, ya que los fabricantes estaban en busca de productos que pudieran vender como un “subidón legal”. En ese momento, los productos de marihuana eran ilegales, pero los derivados sintéticos no. Los productos que contenían estos compuestos sintéticos de THC se vendían en tiendas de fumadores y en Internet como un subidón “legal”.

Los cannabinoides sintéticos se vendían bajo los nombres comunes de “spice” o “K2”. El spice se fabricaba rociando hojas secas con una mezcla de cannabinoides sintéticos. Después, estos productos se podían fumar como la marihuana.

Estos compuestos eran famosos por sus efectos secundarios, que incluían fuertes dolores de cabeza, daños pulmonares o incluso convulsiones.

Hoy en día, la marihuana es legal en muchas partes del mundo. En Estados Unidos, según la Ley de Nuevas Sustancias Psicoactivas de 2013, todas las sustancias psicoactivas son ilegales hasta que se demuestre que son seguras. Actualmente, el spice solo está disponible en el mercado negro, pero sigue teniendo poca popularidad debido a los efectos secundarios negativos, el alto nivel de riesgo y la disponibilidad de la marihuana.

Los cannabinoides sintéticos no siempre tienen la misma estructura que los cannabinoides naturales. Los verdaderos cannabinoides se clasifican como eicosanoides, los cuales utilizan el ácido araquidónico como base. Puedes encontrar cannabinoides sintéticos en forma de aminoalquilindoles, 1,5-diaril pirazoles, quinolinas y arilsulfonamidas, los cuales son muy diferentes a los cannabinoides naturales pero interactúan con los mismos receptores.

Lista de cannabinoides sintéticos:

  • JWH-018
  • JWH-073
  • JWH-200
  • AM-2201
  • UR-144
  • XLR-11
  • AKB4
  • Cannabiciclohexanol
  • AB-CHMINACA
  • AB-PINACA
  • AB-FUBINACA

IV. Cannabinoides farmacéuticos

En los últimos años, ha habido un gran impulso en el espacio farmacéutico para desarrollar nuevos medicamentos basados en cannabinoides.

Varias grandes empresas farmacéuticas como GW Pharmaceuticals, Solvay Pharmaceuticals, Pharmos y Valeant Pharmaceuticals están invirtiendo mucho en el espacio de los “cannabinoides como medicina”.

Sativex®

Sativex es uno de los preparados farmacéuticos de cannabis más conocidos e investigados. Es fabricado por el gigante farmacéutico británico GW Pharmaceuticals. El preparado se utiliza en el tratamiento del dolor de la esclerosis múltiple y el cáncer.

Este medicamento se presenta en forma de spray oral con una preparación 1:1 de THC y CBD.

A diferencia de muchas otras opciones farmacéuticas en esta lista que utilizan versiones sintéticas de cannabinoides, Sativex utiliza fuentes naturales de CBD y THC.

Epidiolex®

Epidiolex es el único producto de CBD aprobado por la FDA para el tratamiento de trastornos epilépticos (síndrome de Dravet y síndrome de Lennox-Gastaut). También se utiliza para tratar una enfermedad llamada Complejo de Esclerosis Tuberosa.

Este producto es fabricado por la gran farmacéutica Greenwich Biosciences, una filial de GW Pharmaceuticals especializada en el desarrollo de medicamentos basados en cannabinoides en Estados Unidos.

Dexanabinol®

El dexanabinol es un cannabinoide sintético, pero no interactúa con el sistema endocannabinoide. En cambio, este compuesto se une a los receptores de glutamato NMDA, donde se utiliza para reducir las convulsiones y ofrecer amplios beneficios neuroprotectores.

Este producto es fabricado por Pharmos, una empresa farmacéutica estadounidense.

Marinol®

Marinol es una versión sintética del delta-9-THC fabricada por Unimed Pharmaceuticals (una filial de Solvay Pharmaceuticals).

Este medicamento aprobado por la FDA se utiliza para controlar los vómitos en pacientes con cáncer, como analgésico para la esclerosis múltiple y para estimular el apetito en pacientes con SIDA.

Cesamet®

Cesamet es un derivado sintético del THC. Es similar al THC en forma y efectos, pero su estructura es ligeramente diferente.

Este medicamento lo fabrica Valeant Pharmaceuticals International para tratar los efectos secundarios de la terapia contra el cáncer, como los vómitos y el dolor neuropático.

Este medicamento fue uno de los primeros en salir al mercado, obteniendo la aprobación de la FDA en 1985.

Cannabinor

Este producto farmacéutico fue desarrollado por Pharmos, que también es el fabricante de Dexanabinol.

Cannabinor es un cannabinoide sintético que se une exclusivamente a los receptores endocannabinoides CB2. Se utiliza para reducir la inflamación, mejorar el control de la vejiga y aliviar el dolor crónico.

CT-3

El CT-3 es un cannabinoide sintético modelado a partir de un metabolito del THC: el ácido THC-11-oico. Se utiliza para tratar el dolor neuropático y la espasticidad muscular en pacientes con esclerosis múltiple.

Este producto es fabricado por Indevus Pharmaceuticals.

Taranabant

Esta molécula sintética se une a los receptores endocannabinoides CB1 pero les hace provocar el efecto contrario (agonista inverso). Se utiliza para reducir el apetito como posible tratamiento para perder peso.

Este fármaco nunca llegó a superar la fase III de los ensayos clínicos. Su creador, Merck, detuvo su desarrollo tras comprobar que demasiados pacientes estaban experimentando efectos secundarios, como ansiedad y depresión.

V. Cannabinoides en otras especies de plantas

Si bien el cannabis es el rey de los cannabinoides, existen otras especies que producen compuestos que también pueden interactuar con el sistema endocannabinoide.

Estas son otras especies de plantas que contienen cannabinoides:

  1. Echinacea purpurea (flor cónica púrpura) — produce unos compuestos llamados N-alquilamidas, que se ha demostrado que interactúan con los receptores endocannabinoides CB2
  2. Acmella oleracea (flor eléctrica) — produce un grupo de compuestos llamados N-isobutilamidas, que estimulan los receptores CB2
  3. Piper methysticum (kava kava) — uno de los ingredientes activos, la yangonina, interactúa con los receptores endocannabinoides CB1
  4. Camellia sinensis (planta del té verde) — las catequinas de la planta del té tienen afinidad por los receptores endocannabinoides
  5. Tuber melanosporum (trufa negra) —  contiene el endocannabinoide anandamida
  6. Radula marginata (hepática) — contiene un cannabinoide llamado perrottetineno, cuya estructura es muy similar al THC

Puntos clave: ¿Qué son los cannabinoides?

Los cannabinoides son un grupo grande y diverso de sustancias químicas que interactúan con el sistema endocannabinoide. Este sistema se encuentra en todos nuestros órganos internos, incluyendo la piel, los vasos sanguíneos y el sistema inmunológico.

Los cannabinoides producidos por nuestro propio cuerpo se llaman endocannabinoides, y los producidos por plantas como el cáñamo se llaman fitocannabinoides.

Estos compuestos ofrecen una impresionante gama de beneficios que van desde la regulación de nuestro sueño, las hormonas, la transmisión del dolor, la inflamación, el apetito y mucho más.

Los cannabinoides más comunes son el THC (en la marihuana), el CBD (en el cáñamo) y el CBG. Son suplementos de salud muy populares que tienen el potencial de ayudar con muchas condiciones, desde el dolor crónico y la inflamación hasta los trastornos del estado de ánimo, como la ansiedad o la depresión.

Referencias citadas en este artículo

  1. Aizpurua-Olaizola, O., Soydaner, U., Öztürk, E., Schibano, D., Simsir, Y., Navarro, P., … & Usobiaga, A. (2016). Evolution of the cannabinoid and terpene content during the growth of Cannabis sativa plants from different chemotypes. Journal of natural products, 79(2), 324-331.
  2. Mechoulam, R., Peters, M., Murillo‐Rodriguez, E., & Hanuš, L. O. (2007). Cannabidiol–recent advances. Chemistry & biodiversity, 4(8), 1678-1692.
  3. Ligresti, A., Moriello, A. S., Starowicz, K., Matias, I., Pisanti, S., De Petrocellis, L., … & Di Marzo, V. (2006). Antitumor activity of plant cannabinoids with emphasis on the effect of cannabidiol on human breast carcinoma. Journal of Pharmacology and Experimental Therapeutics, 318(3), 1375-1387.
  4. Maione, S., Piscitelli, F., Gatta, L., Vita, D., De Petrocellis, L., Palazzo, E., … & Di Marzo, V. (2011). Non‐psychoactive cannabinoids modulate the descending pathway of antinociception in anaesthetized rats through several mechanisms of action. British journal of pharmacology, 162(3), 584-596.
  5. Shinjyo, N., & Di Marzo, V. (2013). The effect of cannabichromene on adult neural stem/progenitor cells. Neurochemistry international, 63(5), 432-437.
  6. Oláh, A., Markovics, A., Szabó‐Papp, J., Szabó, P. T., Stott, C., Zouboulis, C. C., & Bíró, T. (2016). Differential effectiveness of selected non‐psychotropic phytocannabinoids on human sebocyte functions implicates their introduction in dry/seborrhoeic skin and acne treatment. Experimental dermatology, 25(9), 701-707.
  7. El-Alfy, A. T., Ivey, K., Robinson, K., Ahmed, S., Radwan, M., Slade, D., … & Ross, S. (2010). Antidepressant-like effect of Δ9-tetrahydrocannabinol and other cannabinoids isolated from Cannabis sativa L. Pharmacology Biochemistry and Behavior, 95(4), 434-442.
  8. Nadolska, K., & Goś, R. (2008). Possibilities of applying cannabinoids’ in the treatment of glaucoma. Klinika oczna, 110(7-9), 314-317.
  9. Borrelli, F., Pagano, E., Romano, B., Panzera, S., Maiello, F., Coppola, D., … & Izzo, A. A. (2014). Colon carcinogenesis is inhibited by the TRPM8 antagonist cannabigerol, a Cannabis-derived non-psychotropic cannabinoid. Carcinogenesis, 35(12), 2787-2797.
  10. Brierley, D. I., Samuels, J., Duncan, M., Whalley, B. J., & Williams, C. M. (2017). A cannabigerol-rich Cannabis sativa extract, devoid of [INCREMENT] 9-tetrahydrocannabinol, elicits hyperphagia in rats. Behavioural pharmacology, 28(4), 280-284.
  11. Valdeolivas, S., Navarrete, C., Cantarero, I., Bellido, M. L., Muñoz, E., & Sagredo, O. (2015). Neuroprotective properties of cannabigerol in Huntington’s disease: studies in R6/2 mice and 3-nitropropionate-lesioned mice. Neurotherapeutics, 12(1), 185-199.
  12. Borrelli, F., Fasolino, I., Romano, B., Capasso, R., Maiello, F., Coppola, D., … & Izzo, A. A. (2013). Beneficial effect of the non-psychotropic plant cannabinoid cannabigerol on experimental inflammatory bowel disease. Biochemical pharmacology, 85(9), 1306-1316.
  13. Weydt, P., Hong, S., Witting, A., Möller, T., Stella, N., & Kliot, M. (2005). Cannabinol delays symptom onset in SOD1 (G93A) transgenic mice without affecting survival. Amyotrophic Lateral Sclerosis, 6(3), 182-184.
  14. Appendino, G., Gibbons, S., Giana, A., Pagani, A., Grassi, G., Stavri, M., … & Rahman, M. M. (2008). Antibacterial cannabinoids from Cannabis sativa: a structure− activity study. Journal of natural products, 71(8), 1427-1430.
  15. Farrimond, J. A., Whalley, B. J., & Williams, C. M. (2012). Cannabinol and cannabidiol exert opposing effects on rat feeding patterns. Psychopharmacology, 223(1), 117-129.
  16. Zurier, R. B., & Burstein, S. H. (2016). Cannabinoids, inflammation, and fibrosis. The FASEB Journal, 30(11), 3682-3689.
  17. Kogan, N. M., & Mechoulam, R. (2007). Cannabinoids in health and disease. Dialogues in clinical neuroscience, 9(4), 413.
  18. Englund, A., Atakan, Z., Kralj, A., Tunstall, N., Murray, R., & Morrison, P. (2016). The effect of five day dosing with THCV on THC-induced cognitive, psychological and physiological effects in healthy male human volunteers: a placebo-controlled, double-blind, crossover pilot trial. Journal of Psychopharmacology, 30(2), 140-151.
  19. Wargent, E. T., Zaibi, M. S., Silvestri, C., Hislop, D. C., Stocker, C. J., Stott, C. G., … & Cawthorne, M. A. (2013). The cannabinoid Δ 9-tetrahydrocannabivarin (THCV) ameliorates insulin sensitivity in two mouse models of obesity. Nutrition & diabetes, 3(5), e68-e68.
  20. Garcia, C., Palomo‐Garo, C., García‐Arencibia, M., Ramos, J. A., Pertwee, R. G., & Fernández‐Ruiz, J. (2011). Symptom‐relieving and neuroprotective effects of the phytocannabinoid Δ9‐THCV in animal models of Parkinson’s disease. British journal of pharmacology, 163(7), 1495-1506.
  21. Scutt, A., & Williamson, E. M. (2007). Cannabinoids stimulate fibroblast colony formation by bone marrow cells indirectly via CB 2 receptors. Calcified Tissue International, 80(1), 50-59.
  22. Iannotti, F. A., Hill, C. L., Leo, A., Alhusaini, A., Soubrane, C., Mazzarella, E., … & Stephens, G. J. (2014). Non Psychotropic plant cannabinoids, cannabidivarin (CBDV) and cannabidiol (CBD), activate and desensitize transient receptor potential vanilloid 1 (TRPV1) channels in vitro: potential for the treatment of neuronal hyperexcitability. ACS chemical neuroscience, 5(11), 1131-1141.
  23. Stone, N. L., Murphy, A. J., England, T. J., & O’Sullivan, S. E. (2020). A systematic review of minor phytocannabinoids with promising neuroprotective potential. British Journal of Pharmacology, 177(19), 4330-4352.
  24. Yamauchi, T., Shoyama, Y., Matsuo, Y., & Nishioka, I. (1968). Cannabigerol monomethyl ether, a new component of hemp. Chemical and Pharmaceutical Bulletin, 16(6), 1164-1165.
  25. De Petrocellis, L., Ligresti, A., Moriello, A. S., Allarà, M., Bisogno, T., Petrosino, S., … & Di Marzo, V. (2011). Effects of cannabinoids and cannabinoid‐enriched Cannabis extracts on TRP channels and endocannabinoid metabolic enzymes. British journal of pharmacology, 163(7), 1479-1494.
  26. De Petrocellis, L., Orlando, P., Moriello, A. S., Aviello, G., Stott, C., Izzo, A. A., & Di Marzo, V. (2012). Cannabinoid actions at TRPV channels: effects on TRPV3 and TRPV4 and their potential relevance to gastrointestinal inflammation. Acta physiologica, 204(2), 255-266.
  27. Russo, E. B., Jiang, H. E., Li, X., Sutton, A., Carboni, A., Del Bianco, F., … & Zhang, Y. B. (2008). Phytochemical and genetic analyses of ancient cannabis from Central Asia. Journal of experimental botany, 59(15), 4171-4182.
  28. Nicholson, A. N., Turner, C., Stone, B. M., & Robson, P. J. (2004). Effect of Δ-9-tetrahydrocannabinol and cannabidiol on nocturnal sleep and early-morning behavior in young adults. Journal of clinical psychopharmacology, 24(3), 305-313.
  29. Evans, M. A., Harbison, R. D., Brown, D. J., & Forney, R. B. (1976). Stimulant actions of Δ 9-Tetrahydrocannabinol in mice. Psychopharmacology, 50(3), 245-250.

Más artículos

Más artículos

Suscríbase a nuestro boletín

¡Sea el primero en saber sobre nuestras novedades y ofertas especiales!