Scroll to top
Basado en evidencia

¿Qué es el delta 9 THC? (Guía sobre el aceite de CBD con THC)

El THC es el ingrediente activo de la marihuana.

Conozca los beneficios para la salud del THC y dónde encontrar aceites de CBD que contengan THC.

Artículo por
Justin Cooke ,

Hay más de 400 compuestos individuales en la planta de cannabis. Uno de estos compuestos es el responsable de producir el subidón único que se experimenta al fumar marihuana.

Durante décadas, el ingrediente activo de la marihuana (THC) ha sido una sustancia química controvertida.

Tiene el título de droga perteneciente a la Lista I (lo que implica que es peligrosa y adictiva) y también se considera una potente medicina con pocos o ningún efecto secundario.

Entonces, ¿qué es? ¿El THC es una droga peligrosa o un medicamento?

Aquí cubriremos todo lo que necesita saber sobre este cannabinoide mal comprendido. Hablamos de lo que es, cómo funciona y dónde se puede encontrar un poco legalmente.

→ Read in English: What is Delta 9 THC? (Best CBD Oil With THC)

  • Tabla de contenido

Advertencia: A diferencia de la mayoría de nuestras guías, estos productos tienen efectos psicoactivos y contienen más del límite federal del 0.3% de THC. Asegúrese de conocer las leyes locales sobre el cannabis antes de hacer un pedido.

¿Qué es el delta 9 THC?

THC es la abreviatura de tetrahidrocannabinol, el principal componente psicoactivo de la marihuana que hace que los consumidores sientan un subidón.

El THC actúa activando receptores específicos en el cerebro relacionados con la memoria, el apetito, la percepción visual y auditiva, la coordinación y mucho más. Al interactuar con estos receptores, el THC tiene un efecto sobre todos estos procesos, lo que da lugar al característico subidón (high) que produce la marihuana.

Hay dos tipos de THC: el delta 9 THC y el delta 8 THC.

El delta 9 THC (Δ9-tetrahidrocannabinol) es el principal cannabinoide de las plantas de marihuana, y representa hasta el 25% del peso de la planta. El delta 8 THC (Δ8-tetrahidrocannabinol) es aproximadamente la mitad de fuerte y está presente en concentraciones mucho más bajas (menos del 1%).

Cuando se oye hablar del THC, la mayoría de la gente se refiere al delta 9 THC.

Informe rápido: delta 9 THC

  • El THC es el cannabinoide predominante en las plantas de marihuana
  • El THC se produce en concentraciones muy bajas en las plantas de cáñamo
  • El THC es el ingrediente activo que hace que el usuario se sienta drogado
  • El THC tiene una serie de beneficios médicos, incluyendo el alivio del dolor y del insomnio
  • Hay dos tipos de THC: el delta 9 THC y el delta 8 THC
  • El THC es ilegal en la mayor parte del mundo (véanse las excepciones a continuación)

¿Cuáles son los beneficios del THC?

El THC tiene muchos beneficios comprobados para la salud. Incluso hay algunas empresas farmacéuticas que están desarrollando medicamentos basados en el THC (GW Pharmaceuticals y Greenwich Biosciences). Estos medicamentos se están desarrollando para ofrecer un tratamiento legítimo a los pacientes con dolor crónico, falta de apetito, glaucoma, epilepsia, etc.

Los beneficios del THC incluyen:

  • Alivia el dolor crónico
  • Favorece la función neurológica en pacientes con trastornos nerviosos (como la esclerosis múltiple)
  • Reduce la inflamación
  • Ayuda a conciliar el sueño (en dosis bajas)
  • Estimulante (en dosis más altas)
  • Reduce la presión intraocular para aliviar el dolor del glaucoma
  • Estimula el apetito

¿Cómo se siente consumir THC?

El subidón que produce el uso de productos con THC puede variar mucho de una persona a otra. Varios factores pueden alterar drásticamente la experiencia, como la dosis, la tolerancia y la cepa de marihuana utilizada.

Mientras se está bajo los efectos del THC, se puede sentir euforia, aumento de la motivación, sensación de vigilia, vértigo, hambre, creatividad y cambios en la percepción visual y auditiva.

El subidón del THC puede resultar muy calmante y relajante, pero también puede provocar ansiedad y paranoia. La mejor manera de garantizar que su experiencia sea positiva es evitar consumir demasiado THC y hacerlo sólo en un lugar en el que se sienta cómodo y seguro. Incluso los pequeños desencadenantes de estrés pueden provocar ansiedad mientras se está bajo los efectos de la marihuana.

Mucha gente utiliza el THC para ayudar a estimular el proceso de pensamiento creativo, relajar la mente después de un día de trabajo estresante (en dosis bajas), o como tratamiento para condiciones médicas específicas como el dolor nervioso crónico, la falta de apetito o el glaucoma.

Seguridad del delta 9 THC

El THC es un compuesto muy seguro. A pesar de ser uno de los compuestos psicoactivos más populares del mundo, no se ha registrado ni un solo caso de sobredosis de THC.

La dosis tóxica de THC es tan alta que la única forma de alcanzarla es inyectando varios mililitros de THC puro en el cuerpo. Es prácticamente imposible alcanzar una dosis letal fumando o comiendo THC. Como referencia, en un estudio toxicológico se le administraron 9000 mg de THC por kg de peso corporal a perros y monos y no se presentó ningún efecto letal [1].

A decir verdad, la inhalación de humo le mataría mucho antes de alcanzar una dosis tóxica de THC.

A pesar del impresionante perfil de seguridad física del THC, hay que tener en cuenta algunos peligros psicológicos.

Se ha informado que el THC de la marihuana agrava los trastornos psiquiátricos preexistentes, como la esquizofrenia o la psicosis. No se considera seguro consumir productos con THC si usted o un familiar cercano ha sido diagnosticado con alguna de estas condiciones.

¿Cuáles son los efectos secundarios del THC?

No todos los efectos del THC son deseables. Es habitual que las personas que consumen THC experimenten efectos secundarios como la ansiedad o la paranoia, especialmente las primeras veces.

Algunos productos con THC son más propensos a causar ansiedad que otros. Los productos que contienen cantidades altas de THC, poco CBD o pocos terpenos estimulantes, son mucho más propensos a desencadenar episodios de ansiedad, especialmente en personas susceptibles.

Los productos con THC que contienen una variedad de otros cannabinoides y terpenos relajantes tienen un efecto mucho más equilibrado y es menos probable que provoquen pánico o ansiedad.

Se ha demostrado que ciertos cannabinoides compensan estos efectos negativos del THC, como el CBC, el CBD y el delta 8 THC.

Los efectos secundarios del THC pueden incluir:

  • Ansiedad
  • Paranoia
  • Alta o baja presión arterial
  • Taquicardia (ritmo cardíaco acelerado)
  • Insomnio (especialmente en dosis altas)

¿Cuál es la dosis de delta 9 THC?

La dosis óptima de THC varía de una persona a otra. Los factores como la edad, el peso, el nivel de tolerancia y el nivel de efectos deseado pueden afectar a la dosis óptima.

El método de uso del THC también afecta a la dosis. Por ejemplo, las presentaciones orales de THC (como las tinturas o las gomitas) requieren una dosis más alta que al vaporizar o fumar. La absorción del CBD inhalado es mucho mayor que la de las formas comestibles.

Estas son algunas pautas generales de dosificación para los productos de THC según el nivel de efectos deseado:

Dosis deseadaDosis para THC comestibleDosis para THC inhaladoNivel esperado de efectos
Dosis baja1 – 2.5 mg1 mgSubidón leve, sedación, alivio del dolor, pocos o ningún cambio perceptivo
Dosis moderada2.5 – 15 mg5 mgSubidón moderado, euforia, cambios leves en la percepción
Dosis alta15 – 30 mg15 mgSubidón fuerte, euforia, estimulación, claros cambios de percepción
Dosis muy altaOver 30 mgOver 20 mgSubidón muy fuerte, euforia, ansiedad, estimulación, un fuerte cambio de percepción

Su talla y peso pueden afectar dramáticamente a la dosis. El THC es liposoluble, por lo que cuanto más contenido de grasa tenga, más THC necesitará para producir los mismos efectos.

Una dosis estándar de THC comestible según el peso:

  • 45 kg (100 lbs) — 2–10 mg
  • 55 kg (120 lbs) — 2.4–12 mg
  • 60 kg (140 lbs) —  2.8–14 mg
  • 70 kg (160 lbs)  —  3.2–16 mg
  • 80 kg (180 lbs) — 3.6–18 mg
  • 90 kg (200 lbs) — 4–20 mg
  • 100 kg (220 lbs) — 4.4–22 mg
  • 110 kg (240 lbs) — 4.8–24 mg
  • 120 kg (260 lbs) — 5.2–26 mg
  • 130 kg (280 lbs) — 5.6–28 mg
  • 135 kg (300 lbs) — 6–30 mg

Otros factores, como la genética individual, el metabolismo y la tolerancia, también pueden afectar al impacto del THC en el cuerpo. Hasta un 3% de las personas son hipersensibles a los efectos del THC. Para estas personas, una dosis muy baja (1 o 2 mg) de THC debería ser más que suficiente para tener efectos secundarios psicoactivos.

Cómo calcular el contenido de THC en la marihuana

Si usa flores de marihuana, la dosis puede ser un poco más difícil de determinar; sin embargo, con algo de matemáticas simples, podemos encontrar con un alto grado de precisión cuántos gramos (o miligramos) de hierba debe usar para alcanzar una determinada dosis de THC.

La mayoría de las fuentes de flores de cáñamo o marihuana tendrán un porcentaje específico de THC. A menudo puede encontrar esta información en la página web de la empresa; otras veces puede que tenga que revisar el certificado de análisis o las pruebas de terceros para encontrar este número. Debe aparecer en un porcentaje de THC total.

Si el contenido total de THC no aparece en la lista, tendrá que combinar el contenido de THC y THCA. Estas dos formas de THC no son idénticas en peso; el THC conforma el 87% del peso del THCA aproximadamente. Así que la fórmula sería [0.87 * THCA%] + [THC%] = Total de THC%.

Una vez que tenga el porcentaje total de THC, puede averiguar exactamente la cantidad de hierba en gramos que necesita para obtener la dosis deseada. Esta es la fórmula:

[dosis deseada de THC en gramos] / [porcentaje de THC] = dosis equivalente de marihuana en gramos

Por ejemplo, si tiene cogollos que contienen un 25% de THC en peso, y quiere una dosis de 50 mg (0.05 g) de THC, la fórmula sería la siguiente:

[0.05 gramos de THC dosis deseada] / [0.25 THC] = [0.2 gramos de flor]

Fotografía de una flor de marihuana medicinal púrpura que muestra los tricomas y los pelos y hojas de color naranja.

El THC es ilegal en la mayor parte del mundo. Hay algunas excepciones, como Canadá, que legalizó todo el cannabis con fines recreativos en 2018. En Estados Unidos, el THC sigue figurando en la Lista I de drogas a nivel federal. Sin embargo, varios estados ya han optado por aplicar leyes estatales que permiten la venta y el consumo de productos que contienen THC.

El THC es el principal diferenciador entre el cannabis legal y el ilegal (droga). Cualquier planta de Cannabis sativa que contenga más del 0.3% de THC en peso seco se considera marihuana (la cual está estrictamente regulada en todo el mundo, incluso en lugares donde es legal comprarla sin licencia médica).

Las plantas con un 0.3% de THC o menos se clasifican como cáñamo y son legales en la mayoría de los países.

Algunos países no han legalizado oficialmente los productos de marihuana, pero los han despenalizado, lo que significa que no le arrestarán por poseer cantidades para consumo personal, pero sí le pueden multar y probablemente le confiscarán los productos.

Estados de EE.UU. donde la marihuana es legal para uso recreativo y medicinal:

  • Alaska
  • Arizona
  • California
  • Colorado
  • Illinois
  • Maine
  • Massachusetts
  • Michigan
  • Montana
  • Nevada
  • New Jersey
  • Oregon
  • South Dakota
  • Vermont
  • Washington

Países donde la marihuana (y el THC) son legales:

  • Argentina (sólo para uso médico)
  • Australia (sólo para uso médico)
  • Barbados (sólo para uso médico)
  • Bermuda (sólo para uso médico)
  • Canadá (uso médico y recreativo)
  • Chile (sólo para uso médico)
  • Chipre (sólo para uso médico)
  • Croacia (sólo para uso médico)
  • Dinamarca (sólo para uso médico)
  • Ecuador (sólo para uso médico)
  • Grecia (sólo para uso médico)
  • Irlanda (sólo para uso médico)
  • Jamaica (sólo para uso médico)
  • Líbano (sólo para uso médico)
  • Lituania (sólo para uso médico)
  • Malta (sólo para uso médico)
  • Nueva Zelanda (sólo para uso médico)
  • Noruega (sólo para uso médico)
  • Países Bajos (sólo para uso médico)
  • Polonia (sólo para uso médico)
  • Portugal (sólo para uso médico)
  • República Checa (sólo para uso médico)
  • Suiza (sólo para uso médico)
  • Tailandia (sólo para uso médico)
  • Uruguay (uso médico y recreativo)

THC vs. CBD

El THC y el CBD (cannabidiol) están muy relacionados. Ambos comparten exactamente el mismo número de átomos en su estructura química: 21 átomos de carbono, 30 de hidrógeno y 2 de oxígeno.

La disposición de estos átomos en la estructura química es lo que le da a cada cannabinoide sus efectos característicos.

La principal diferencia entre el CBD y el THC es el perfil de efectos psicoactivos. El CBD es enteramente no psicoactivo, mientras que el THC tiene un fuerte perfil de efectos psicoactivos.

También hay otras diferencias sutiles. Por ejemplo, el CBD tiene efecto supresor del apetito y es un agente ansiolítico y sedante mucho mejor que el THC. El THC es mucho menos ansiolítico pero funciona como un antidepresivo más fuerte.

El CBD y el THC tienen los mismos orígenes

Ambos compuestos se originan a partir del mismo precursor, un compuesto llamado CBG (cannabigerol). Dependiendo de la genética individual de la planta, diferentes enzimas se activan y convierten el CBG en CBD o en THC. También hay otro cannabinoide que se puede crear llamado CBC (cannabicromeno), pero tanto el cáñamo como la marihuana producen este compuesto sólo en pequeñas cantidades.

Las plantas de cáñamo tienen muchas más enzimas que crean CBD, la molécula no psicoactiva; mientras que las plantas de marihuana convierten la mayor parte del CBG en THC.

El CBD y el THC interactúan con los mismos receptores (receptores CB1 y CB2), pero la forma en que afectan a estos receptores es diferente. El CBD modula el receptor de forma que facilita el funcionamiento de nuestros cannabinoides endógenos. Esto es lo que hace que el CBD sea un regulador tan poderoso para el cuerpo (en lugar de causar un efecto o cambio específico en el cuerpo).

El THC, en cambio, activa directamente estos receptores, lo que provoca un cambio en el organismo que conduce a los efectos psicoactivos.

Comparación del delta 9 THC con el CBD:

MétricaCBD (Cannabidiol)Delta 9 THC
PsicoactividadNingunaModerada – alta
Costo$$
Concentración en el cáñamoHasta el 25%<0.3%
ReceptoresCB1 y CB2CB1 y CB2
Dosis típica10–40 mg5 – 20 mg
Efectos en el apetitoSupresorEstimulante
Efectos secundarios de ansiedadNingunoLeves a moderados
LegalidadLegalIlegal o solo para uso médico

¿El aceite de CBD contiene THC?

Algunos productos de CBD contienen THC; sin embargo, la mayoría contienen sólo trazas y siguen siendo totalmente legales y no causan efectos psicoactivos.

La mayoría de los productos de CBD están hechos de plantas de cáñamo. El cáñamo se utiliza por dos razones:

  • El CBD derivado del cáñamo es legal en la mayor parte del mundo; el CBD derivado de la marihuana no lo es
  • Es más eficiente fabricar CBD derivado del cáñamo porque contiene mayores concentraciones de CBD

Por lo tanto, la mayoría de los productos de CBD contienen menos del 0.3% de THC. Esta cantidad no es suficiente para causar efectos psicoactivos.

Aunque es poco probable, en un aceite de CBD, estas cantidades mínimas de THC podrían ser detectadas en una prueba de drogas.

Los únicos productos de CBD que no contienen THC son los aislados de CBD o los extractos de amplio espectro. Estos productos han pasado por procesos adicionales para eliminar todo rastro de THC del producto final.

Las proporciones de cannabinoides (1:1, 4:1, 10:1, etc.)

Los productos de cannabis que contienen CBD y THC suelen utilizar una proporción de estos dos cannabinoides. Esta proporción normalmente se expresa como 1:1, 4:1, 20:1 o 40:1, pero puede haber cualquier combinación de números.

Algunas empresas varían, pero el estándar de la industria es mencionar la proporción en términos de CBD y THC. Es decir, el primer número representa al CBD, el segundo al THC.

Así, una proporción de 4:1 significa que por cada 4 miligramos de CBD hay 1 miligramo de THC.

Los productos que tienen una mayor proporción de CBD y THC tendrán un efecto psicoactivo más suave porque hay menos THC en la fórmula.

No se confunda cuando las empresas utilizan números como 10:10; esta es sólo una técnica de marketing para hacer parecer que hay más CBD y THC en la fórmula. En realidad, una proporción de 10:10 es exactamente lo mismo que decir 1:1, 2:2, o 100:100.

Dónde encontrar aceites de CBD con THC

Hay casos en los que es beneficioso utilizar productos que contienen tanto THC como CBD juntos. Aunque es probable que estos productos tengan efectos psicoactivos y puede que no sean legales en su zona, hay claras ventajas en el uso de productos que contienen ambos cannabinoides.

Uno de los pocos productos farmacéuticos elaborados con cannabinoides contiene una combinación de CBD y THC en una proporción de 1:1. Ya se ha demostrado que este medicamento, llamado Sativex®, proporciona claras mejoras para el dolor, la inflamación, la ansiedad y mucho más.

Sólo debe estar atento a las leyes locales antes de hacer un pedido de productos de CBD que contengan dosis psicoactivas de THC.

Delta 9 THC vs. delta 8 THC: ¿Cuál es la diferencia?

Hay dos tipos diferentes de THC: delta 9 y delta 8 THC.

Ambos compuestos son completamente idénticos, excepto por una sutil diferencia: la ubicación de un doble enlace en la fórmula química.

Eso es todo.

Delta 8 tiene un doble enlace en la octava cadena de carbono, mientras que delta 9 tiene este enlace en el noveno carbono.

Esta sutil diferencia es suficiente para cambiar las regulaciones de estos compuestos, así como los perfiles de sus efectos.

Se considera que el delta 8 THC tiene aproximadamente la mitad de efectos psicoactivos que el delta 9 THC y es mucho menos probable que cause ansiedad como efecto secundario. Este cannabinoide también ha logrado escapar a la mayoría de las regulaciones aplicables respecto al THC. Muchas empresas están vendiendo extractos de delta 8 THC como un subidón «legal»;  sin embargo, algunos países y estados de EE.UU. han adoptado leyes específicas para prohibir la venta y el uso de delta 8 THC bajo las mismas regulaciones que el delta 9 THC.

La otra diferencia principal entre estas formas de THC es su predominio en la planta.

El delta 8 THC no es producido directamente por el cannabis. Se forma naturalmente cuando el delta 9 THC se degrada. No hay enzimas que puedan producir el delta 8 THC en la planta. Como resultado, este cannabinoide está presente en concentraciones significativamente más bajas y hace imposible que los criadores de plantas desarrollen cepas de marihuana o cáñamo que produzcan naturalmente cantidades altas de este cannabinoide.

El contenido medio de delta 9 THC en las flores de marihuana es de alrededor del 15%. Por otro lado, la concentración media de delta 8 THC es inferior al 1%.

Tipos de productos de delta 9 THC

Los productos de THC están disponibles en las mismas presentaciones que los productos de CBD.

Los productos de THC más populares son los aceites de THC, los aceites para vape, los vapes tipo pluma, las cápsulas, las gominolas, los concentrados y las flores de marihuana crudas.

1.  Tinturas de marihuana

Una tintura de marihuana o de THC tiene el mismo concepto que un aceite de CBD, pero está hecha con plantas de marihuana psicoactivas en su lugar.

Las tinturas son rápidas y cómodas de usar, permiten una dosificación precisa y personalizada y son una forma eficiente y duradera de usar el THC.

Para utilizar estos productos, mida la dosis deseada con el cuentagotas incorporado en la tapa y añádala a una bebida. Para obtener efectos más rápido, mantenga el aceite bajo la lengua durante unos instantes. El THC se difundirá directamente en el torrente sanguíneo a través de los microcapilares situados debajo de la lengua.

Las tinturas vienen en diferentes tamaños y potencias. Puede calcular la potencia dividiendo el total de THC o CBD que aparece en la botella entre el volumen del aceite.

Por ejemplo, una botella de 30 ml (1 onza) de aceite de THC que contiene 300 mg de THC en total proporciona aproximadamente 10 mg de THC por mililitro de aceite (300 / 30 = 10).

Un gotero lleno equivale a 1 ml de aceite. Por lo tanto, si quiere una dosis de 5 mg de THC, debe utilizar medio cuentagotas. Para una dosis de 20 mg, utilice dos cuentagotas.

2. Concentrados de marihuana

Bloques de hachís, un concentrado de marihuana medicinal aislado sobre blanco con hoja de cannabis

Los concentrados son otra forma popular de consumir THC.  Puede pedir productos de THC puro, concentrados de marihuana o concentrados de cáñamo de espectro completo. Para consumir THC en cantidades significativas, tendrá que conseguir concentrados a base de marihuana.

Los concentrados vienen en forma de pastas, cristales, ceras y budder. Las diferencias entre estos concentrados dependen de los otros componentes incluidos en el producto final. Las resinas, por ejemplo, contienen otros cannabinoides, terpenos, ácidos grasos y ceras. Tienen una consistencia espesa similar al jarabe.

3. Flor de marihuana

Un cogollo de cannabis cultivado por proceso hidropónico, aislado sobre fondo blanco.

Las flores de marihuana son la forma más antigua de consumir THC. Son baratas y contienen toda la gama de compuestos producidos por la planta, incluyendo varios cannabinoides, terpenos, fitoesteroles, ácidos grasos, minerales y mucho más.

Para utilizar las flores, puede fumarlas, vaporizarlas o utilizarlas como producto de partida para hacer sus propias tinturas y extractos.

Le recomendamos utilizar un vaporizador de hierbas secas para usar las flores de marihuana. Estos dispositivos calientan la flor hasta el punto en que los cannabinoides comienzan a evaporarse en el aire, pero no se calientan lo suficiente como para que haya combustión.

La combustión es mala por varias razones: destruye muchos de los ingredientes activos, incluyendo el THC, y libera una serie de subproductos químicos nocivos, como monóxido de carbono, dióxido de carbono y varios hidrocarburos cancerígenos.

4. Gominolas de THC

Las gominolas son otra forma popular de utilizar el THC. Se elaboran extrayendo y concentrando el THC activo e infundiéndolo en una gominola afrutada.

Estos productos son populares porque son fáciles de usar, proporcionan dosis consistentes en cada pieza y enmascaran el sabor de la marihuana (que a algunas personas no les gusta).

Las gominolas de THC suelen proporcionar una dosis puntual con cada pieza; por ejemplo, 2 mg, 5 mg, 10 mg, 15 mg o 20 mg de THC en cada gominola.

Para alcanzar la dosis deseada, basta con contar el número de gominolas necesarias o cortarlas en mitades o cuartos.

Usos medicinales del THC

En los últimos 50 años, se ha investigado mucho sobre los efectos del THC. La mayoría de estas investigaciones apoyan la idea de que el THC tiene un valor médico legítimo.

He aquí algunos de los aspectos más destacados de la investigación sobre el uso médico del THC:

1. El THC y la ansiedad

A diferencia del CBD, el impacto del THC en los niveles de ansiedad depende en gran medida de la dosis. En dosis más bajas (7.5 mg), se ha demostrado que el THC tiene un efecto positivo sobre la ansiedad, ayudando a los usuarios a relajarse. Las dosis más altas (12.5 mg o más) tienen un efecto totalmente opuesto, provocando una mayor percepción de estrés y ansiedad.

Los investigadores de la Universidad de Chicago y de la Universidad de Illinois llevan años estudiando el impacto del THC sobre el estrés y la ansiedad. Algunos de los hallazgos recientes muestran que una dosis baja de THC (dosis sub-psicoactiva) redujo varios indicadores de estrés y ansiedad en una prueba realizada al hablar en público. El mismo estudio demostró que las dosis más altas de THC (dosis psicoactiva) tenían el efecto contrario, provocando un aumento de los niveles de ansiedad.

Es mucho menos probable que la otra forma de THC (delta-8-THC) provoque ansiedad, incluso en dosis más altas.

2. El THC y las crisis epilépticas

Una de las principales áreas de interés respecto a los extractos de THC son los trastornos epilépticos y las convulsiones. Esto se debe a que los productos derivados del cannabis son una de las opciones de tratamiento más prometedoras para la epilepsia actualmente disponibles [3].

La epilepsia es muy difícil de tratar, y hay varias opciones farmacéuticas disponibles, ninguna de las cuales es particularmente eficaz. Aproximadamente el 30% de los pacientes tratados por epilepsia siguen teniendo crisis [2].

Además, la mayoría de estos medicamentos tienen efectos secundarios graves que a veces superan los beneficios de la propia medicación.

Se ha demostrado que tanto el THC como el CBD reducen los ataques epilépticos en pacientes que sufren diversas formas de epilepsia. Dicho esto, el CBD se sigue considerando el principal componente anticonvulsivo de la planta de cannabis.

Actualmente hay dos productos farmacéuticos derivados del cannabis que han sido aprobados para el tratamiento de la epilepsia: Epidolex (basado en el CBD) y Sativex (una combinación 1:1 de THC y CBD).

3. El THC y el glaucoma

El glaucoma es la segunda causa de ceguera en el mundo. Se trata de un grupo de enfermedades que afectan al nervio óptico situado en la parte posterior del ojo.

El síntoma más común del glaucoma es el aumento de la presión ocular (PIO), que provoca dolor, alteración de la forma del ojo y pérdida de visión.

Se ha demostrado que el THC y los análogos sintéticos ofrecen una clara mejora de los síntomas del glaucoma [4].

En un estudio se administró una dosis única de THC (5 mg) a pacientes que experimentaban un aumento de la presión intraocular [5]. Los participantes en este estudio notaron una drástica reducción del dolor de la PIO que duró 3 horas.

Otros estudios que prueban el efecto del CBD en el glaucoma han encontrado lo contrario: el CBD no sólo no mejora el glaucoma, sino que puede empeorar los síntomas. Sin embargo, se ha demostrado que los productos que contienen tanto THC como CBD (como la flor de marihuana cruda) ofrecen mejoras drásticas en los síntomas del glaucoma.

4. El THC y el cáncer

La marihuana ha sido venerada como agente natural contra el cáncer durante décadas. Sin embargo, nunca ha habido ningún ensayo clínico oficial que explore los efectos del THC como terapia contra el cáncer. La mayoría de las investigaciones se refieren al uso complementario de productos que contienen THC junto con las terapias convencionales contra el cáncer.

También ha habido una variedad de estudios in vitro que muestran resultados prometedores contra diferentes tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de mama [6], el cáncer cerebral [7], el cáncer de pulmón [8], el cáncer de próstata [9], y otros.

5. El THC y el apetito

El aumento del apetito es algo más que un cliché; existen ciertos casos legítimos para los efectos estimulantes del apetito de la marihuana.

La principal utilidad de este efecto se aplica para las personas que experimentan efectos secundarios de otros medicamentos, como la quimioterapia, en la que la falta de apetito es un efecto secundario común y grave.

Hay varios cannabinoides diferentes que aumentan el apetito, pero el THC es el más fuerte y prevalente. Esto entra en contradicción con el CBD, que ha demostrado reducir el apetito.

Muchos de los estudios sobre el apetito involucran a pacientes con cáncer o con VIH. En ambos casos, los individuos experimentan comúnmente la falta de apetito como un efecto secundario de la condición o de los medicamentos involucrados en el tratamiento de la enfermedad.

En un estudio, los pacientes con VIH a los que se les administró THC (inhalado) tenían niveles más bajos del péptido PYY (un supresor del apetito) y niveles más altos de leptina y grelina [10].

Primer plano de los cogollos de marihuana medicinal que se derraman fuera de la botella de la prescripción con la etiqueta en el fondo negro

Puntos clave: ¿Qué es el delta 9 THC?

El delta 9 THC es el principal cannabinoide psicoactivo de la planta de la marihuana. También es el ingrediente de la planta que ha desatado la mayor controversia en los últimos 80 años y la razón por la que la planta de cannabis se considera una droga de la Lista I.

El THC es psicoactivo, lo que significa que produce cambios de leves a moderados en la percepción, el estado de ánimo y la función cognitiva superior.

Hasta el día de hoy, los productos que contienen THC están prohibidos en la mayor parte del mundo. Sólo hay unas pocas excepciones (como Canadá o Uruguay) en las que los productos con THC son legales tanto para uso médico como recreativo. En la mayor parte del mundo (incluyendo los Estados Unidos) se requiere una licencia médica antes de poder utilizar productos que contengan THC.

Incluso los productos de CBD no psicoactivos contienen pequeñas cantidades de THC; sin embargo, la concentración está muy por debajo del umbral psicoactivo.

El THC tiene muchos beneficios, desde el alivio de la ansiedad o la epilepsia hasta la estimulación de la creatividad y la introspección. Si está interesado en probar productos con THC, asegúrese de conocer la dosis efectiva, los riesgos, los efectos secundarios y las leyes locales antes de empezar.

Fuentes citadas en este artículo

  1. Thompson, G. R., Rosenkrantz, H., Schaeppi, U. H., & Braude, M. C. (1973). Comparison of acute oral toxicity of cannabinoids in rats, dogs, and monkeys. Toxicology and applied pharmacology, 25(3), 363-372.
  2. Brodie, M. J., Barry, S. J. E., Bamagous, G. A., Norrie, J. D., & Kwan, P. (2012). Patterns of treatment response in newly diagnosed epilepsy. Neurology, 78(20), 1548-1554.
  3. Friedman, D., & Devinsky, O. (2015). Cannabinoids in the treatment of epilepsy. New England Journal of Medicine, 373(11), 1048-1058.
  4. Kaufman, P. L. (1998). Marijuana and glaucoma. Archives of Ophthalmology, 116(11), 1512-1513.
  5. Tomida, I., Azuara-Blanco, A., House, H., Flint, M., Pertwee, R. G., & Robson, P. J. (2006). Effect of sublingual application of cannabinoids on intraocular pressure: a pilot study. Journal of glaucoma, 15(5), 349-353.
  6. McAllister, S. D., Christian, R. T., Horowitz, M. P., Garcia, A., & Desprez, P. Y. (2007). Cannabidiol as a novel inhibitor of Id-1 gene expression in aggressive breast cancer cells. Molecular cancer therapeutics, 6(11), 2921-2927.
  7. Marcu, J. P., Christian, R. T., Lau, D., Zielinski, A. J., Horowitz, M. P., Lee, J., … & Yount, G. L. (2010). Cannabidiol enhances the inhibitory effects of Δ9-tetrahydrocannabinol on human glioblastoma cell proliferation and survival. Molecular cancer therapeutics, 9(1), 180-189.
  8. McAllister, S. D., Christian, R. T., Horowitz, M. P., Garcia, A., & Desprez, P. Y. (2007). Cannabidiol as a novel inhibitor of Id-1 gene expression in aggressive breast cancer cells. Molecular cancer therapeutics, 6(11), 2921-2927.
  9. Díaz-Laviada, I. (2011). The endocannabinoid system in prostate cancer. Nature Reviews Urology, 8(10), 553.
  10. Riggs, P. K., Vaida, F., Rossi, S. S., Sorkin, L. S., Gouaux, B., Grant, I., & Ellis, R. J. (2012). A pilot study of the effects of cannabis on appetite hormones in HIV-infected adult men. Brain Research, 1431, 46-52.

Aprenda más sobre los cannabinoides

Aprenda más sobre los cannabinoides

Artículos recientes

Artículos recientes