Basado en evidencia

¿Qué son los cannabinoides sintéticos y por qué son tan peligrosos?

Los cannabinoides sintéticos son sustancias químicas hechas por el hombre que tienen un aspecto u acción similar a los cannabinoides naturales.

Artículo por
Daily CBD ,

El THC y el CBD son los dos cannabinoides más conocidos, sin embargo, las plantas de cannabis producen más de 100 distintos cannabinoides. También hay otros centenares de cannabinoides artificiales (y siguen aumentando).

Los cannabinoides sintéticos son moléculas que interactúan con el sistema endocannabinoide o comparten similitudes estructurales clave con el THC. La mayoría (pero no todos) son psicoactivos.

En esta guía, le diremos todo lo que necesita saber sobre los cannabinoides sintéticos y la hierba sintética. También hablaremos de los posibles riesgos de consumir productos hechos a partir de hierba sintética, como K2 o Spice.

→ Read in English: What Are Synthetic Cannabinoids? What Makes Them So Dangerous?

  • Tabla de contenido

¿Qué es un cannabinoide sintético?

Los cannabinoides sintéticos son compuestos que tienen propiedades similares a las de los cannabinoides como el THC o el CBD, pero son totalmente artificiales. Esto no incluye los isómeros naturales del THC, como el delta 8 o delta 10 THC.

La mayoría de los cannabinoides sintéticos son agonistas del sistema endocannabinoide (SEC). Están diseñados para imitar los efectos del THC con el fin de inducir un subidón similar al que sienten los usuarios después de fumar marihuana.

Hay cientos de compuestos clasificados como THC sintético o CBD sintético, la gran mayoría de los cuales nunca han sido evaluados en cuanto a su seguridad. Existen informes de personas que experimentaron efectos secundarios físicos o psicológicos graves e impredecibles después de consumir productos de hierba sintética como K2 o Spice.

Es muy poco probable que las formas naturales de THC provoquen adicción o sobredosis, y hay un montón de investigaciones científicas que respaldan esto.

Sin embargo, no podemos decir lo mismo de los cannabinoides sintéticos. Todos ellos activan el SEC de alguna manera, pero muchos afectan también a otros tipos de receptores, como los de dopamina, serotonina y opiáceos así como los receptores NMDA y GABA.

Cuando una sustancia interactúa con varios receptores distintos, se le conoce como una “droga sucia”. Como resultado de dichas interacciones, la sustancia puede dar lugar a cualquier número de efectos secundarios indeseables o inesperados.

¿Los cannabinoides sintéticos son legales?

En la actualidad, los cannabinoides sintéticos son ilegales en la mayor parte del mundo, incluyendo los Estados Unidos, Canadá, el Reino Unido y Australia.

Pero no siempre ha sido así.

Los cannabinoides sintéticos solían ser legales en muchos países. En los lugares donde los productos de marihuana eran ilegales, los cannabinoides sintéticos se vendían como “incienso” o como euforizantes legales.

Estos compuestos se venden con muchos nombres diferentes, pero el más popular es K2 o Spice, que solía estar disponible en tiendas de parafernalia y tiendas online. Los productos de Spice a menudo se presentaban en envases coloridos y tenían todo tipo de nombres pegadizos, como Joker, Black Mamba, Kush o Kronic.

Tras muchos reportes de personas que experimentaban efectos secundarios físicos o psicológicos duraderos a causa de los cannabinoides sintéticos, los gobiernos empezaron a prohibirlos. El problema era que en cuanto el gobierno prohibía una molécula en particular, los fabricantes inventaban y comercializaban otra que eludía la nueva normativa.

Este fue un juego continuo del gato y el ratón entre los reguladores y los laboratorios de cannabis sintético hasta que, finalmente, el gobierno federal de los Estados Unidos introdujo una nueva ley que hizo ilegal cualquier Nueva Sustancia Psicoactiva (NSP). Esta norma hace que todas las sustancias que tienen algún efecto psicoactivo sean ilegales por defecto. Sólo después de un cuidadoso análisis, una sustancia psicoactiva recién creada pasaría a ser legal, y no al revés.

Hay algunos medicamentos de venta con receta clasificados como cannabinoides sintéticos que han pasado por este proceso, como la Nabilona, el Marinol (Dronabinol), Dexanabinol, Cannabinor y el CT-3.

El comercio de Spice en el mercado negro

La prohibición de Spice no solucionó el problema, de hecho lo empeoró.

Como ocurre con cualquier droga ilegal, los fabricantes se vieron motivados a hacer nuevas versiones más fuertes que nunca. Entonces, el mercado pasó de las orillas del margen legal al mercado negro.

El Spice que empezó a aparecer en las calles aproximadamente un año después de su prohibición inicial era una bestia totalmente diferente. Era mucho más adictiva, mucho más fuerte y mucho más peligrosa.

Actualmente hay millones de personas adictas al Spice, algunas de las cuales pasaron de consumir drogas altamente adictivas como la heroína a consumir Spice en su lugar.

¿Qué rayos podría contener este producto?

¿Qué es el K2 o Spice?

Los productos de marihuana sintética (también conocidos como Spice o K2) se fabrican rociando cualquier cantidad de cannabinoides sintéticos u otros productos químicos en materia de hojas secas (normalmente rosa mosqueta, hoja de ortiga, alfalfa u otras). Después, la gente fuma las hojas de la misma manera que lo harían con los productos de la marihuana.

Estos productos rara vez nombran lo que contienen. La mayoría eran una combinación de varios ingredientes que no se habían probado en absoluto. Incluso se encontraron sustancias químicas nocivas en algunas muestras en EE.UU., incluyendo medicamentos farmacéuticos como benzodiacepinas u opiáceos.

Antes de la prohibición de las NSP, Spice se elaboraba exclusivamente con cannabinoides sintéticos. Ahora, puede contener casi cualquier cosa.

¿Los cannabinoides sintéticos son peligrosos?

Sí, ha habido muertes asociadas al consumo de cannabinoides sintéticos. Aparte de la información obtenida con los productos farmacéuticos aprobados, todavía no hay ninguna investigación oficial sobre los cannabinoides sintéticos. Estos se consideran productos químicos de investigación porque se sabe poco sobre sus efectos o perfiles de seguridad.

También ha habido innumerables reportes de usuarios que experimentan adicción tanto física como psicológica a diversos cannabinoides sintéticos. En ocasiones, esta adicción se puede presentar incluso después de sólo unas semanas de uso.

No todos los cannabinoides sintéticos son intrínsecamente peligrosos o adictivos [1], pero sin las pruebas adecuadas, es casi imposible saber qué productos van a causar efectos secundarios graves, adicción o muerte. Para empeorar las cosas, la mayoría de los productos de marihuana sintética contienen una variedad de estos compuestos, ninguno de los cuales se menciona en la etiqueta.

La adición de otros ingredientes, como benzodiacepinas, opiáceos u otras drogas, también conlleva un gran riesgo al utilizar estos productos.

Algunos de los efectos secundarios reportados entre las personas que han consumido cannabinoides sintéticos incluyen:

  • Presión arterial alta
  • Taquicardia (ritmo cardíaco acelerado)
  • Percepción alterada
  • Pensamientos de suicidio
  • Vómito
  • Comportamiento violento
  • Psicosis o delirio
  • Arritmias cardíacas
  • Daño renal
  • Convulsiones

Se han registrado muertes por el consumo de cannabis sintético

Algunos cannabinoides sintéticos son hasta 100 veces más potentes que los cannabinoides naturales.

Es muy común que la gente tome una cantidad excesiva de estas sustancias, lo que provoca una sobredosis.

Es cierto que la mayoría de las muertes por sobredosis de cannabinoides sintéticos se debieron también a la presencia de adulterantes peligrosos como los opiáceos o las benzodiacepinas.

Un fenómeno común entre los casos de sobredosis de Spice es que tienden a aparecer en oleadas. Esto sugiere que hay ciertos lotes que tienen una incidencia de daño particularmente alta.

Por ejemplo, en mayo de 2018, casi 100 personas murieron y cientos de otras sufrieron graves efectos secundarios después de fumar Spice. Ese mismo año, 56 personas sufrieron una sobredosis en Brooklyn, Nueva York, y otras 40 en Dallas, Texas.

Tipos de cannabinoides sintéticos

Hay tres tipos principales de cannabinoides sintéticos.

Algunos tienen exactamente la misma estructura del THC u otros cannabinoides producidos por la planta de cáñamo (cannabinoides clásicos); otros imitan la forma y la estructura de los endocannabinoides producidos por el cuerpo (eicosanoides).

El último grupo no tiene nada en común con ninguna de las dos clases anteriores, pero se une a los mismos receptores (cannabinoides no clásicos).

1. Cannabinoides clásicos

Los cannabinoides clásicos se refieren a los compuestos producidos naturalmente por una planta o a los isómeros sintéticos de estas moléculas. Tienen la misma forma y estructura general que los fitocannabinoides como el THC o el CBD.

La definición técnica de un cannabinoide clásico es cualquier tricíclico ABC natural o sintético que incorpore una fracción de benzopirano [2]. Están compuestos por dos partes: una aromática y otra alicíclica.

Los cannabinoides clásicos sintéticos incluyen:

  1. HU-210
  2. 9-Ketocannabinoide (Nabilona)
  3. AM-2389
  4. AM-993
  5. AM-994
  6. AM-7499

2. Eiconsanoides sintéticos

El cuerpo humano produce sus propios cannabinoides para interactuar con el sistema endocannabinoide. Estos compuestos se clasifican como eicosanoides. Un eicosanoide es un gran grupo de moléculas de señalización, similares a las hormonas o neurotransmisores, que se fabrican a partir del ácido araquidónico.

Se han desarrollado varios eicosanoides sintéticos que pueden interactuar con el sistema endocannabinoide, incluyendo versiones sintéticas de los endocannabinoides naturales.

Los eicosanoides incluyen:

  1. N-araquidonil etanolamina anandamida (AEA)
  2. 2-araquidonilglicerol (2-AG)
  3. N-araquidonil dopamina (NADA)
  4. O-araquidonil etanolamina (Virodamina)

3. Cannabinoides no clásicos

Una vez que entramos en el reino de los cannabinoides no clásicos, las posibilidades son prácticamente infinitas. Los cannabinoides no clásicos son las versiones callejeras más comunes de los cannabinoides sintéticos.

Esta clase de cannabinoides incluye cualquier compuesto que interactúa con el sistema endocannabinoide y que carece del anillo de benzopirano de los cannabinoides clásicos [3]. Comparten muchas de las mismas propiedades con los cannabinoides como el THC, pero tienen una estructura química completamente diferente.

Pfizer desarrolló los primeros cannabinoides sintéticos no clásicos en la década de 1970. La empresa desarrolló una serie de cannabinoides AC-bicíclicos y ACD-tricíclicos como el CP-47,497.

Técnicamente, el CBD es un cannabinoide no clásico porque carece de un anillo de benzopirano en su estructura química.

Existen varias clases de cannabinoides no clásicos:

  1. Naftoilindoles — JWH-007, JWH-018, JWH-073, JWH-200, JWH-398, AM-1221, AM-2201, AM-694, WIN-55,212-2
  2. Fenilacetilindoles — JWH-250, RCS-8
  3. Ciclohexilfenoles — CP-47,947, CP-55,940
  4. Benzoilindoles — AM-2233
  5. Tetrametil ciclopropil indoles — UR-144, XLR-11
  6. Adamantoilindoles — 5F-AKB-48, APICA, STS-135
  7. Carboxamidas de indoles— AB-PINACA, AB-FUBINACA
  8. Esteres de quinolinilo — PB-22, 5F-PB-22

4. Cannabinoides híbridos

Los cannabinoides híbridos se derivan de aspectos de los cannabinoides clásicos y no clásicos. El primer cannabinoide híbrido fue encontrado en 1994 por Makriyannis y Tius.

Desde entonces, las empresas farmacéuticas como Sanofi y Sterling-Winthrop han desarrollado otros híbridos, algunos de los cuales se están explorando actualmente por su valor medicinal.

Los cannabinoides híbridos incluyen:

  1. Diarilpirazoles — SR-141716A, SR-144528
  2. Aminoalquilindoles — WIN-55,212-2
  3. Derivados del HU-210 — AM-4030

Cannabinoides sintéticos de prescripción

La mayoría de los medicamentos farmacéuticos a base de cannabinoides del mercado actual son sintéticos. El único preparado farmacéutico aprobado para uso médico que se deriva directamente de las plantas de marihuana es el Sativex®.

  1. Cesamet® (Nabilona) — Cannabinoide clásico
  2. Epidiolex® (Cannabidiol) — Cannabinoide no clásico
  3. Dexanabinol® (HU-211) — Cannabinoide híbrido
  4. Dronabinol® (trans-Δ9-tetrahidrocannabinol) — Cannabinoide clásico
  5. Cannabinor® (PRS-211,375) — Cannabinoide no clásico
  6. CT-3 (ácido ajulémico) — Cannabinoide clásico
  7. Taranabant (MK-0364) — Cannabinoide no clásico

¿El delta 8 THC es un cannabinoide sintético?

La respuesta corta es no; el delta 8 THC no es un cannabinoide sintético porque se encuentra de forma natural en la planta de cannabis.

Sin embargo, los productos de delta 8 THC no se fabrican extrayéndolo directamente de las plantas de cannabis porque no se produce en concentraciones lo suficientemente altas como para que esto sea viable. Habría que procesar todo un campo de cáñamo para obtener incluso una sola dosis de delta 8 THC.

Así que, en su lugar, las empresas convierten los cannabinoides más comunes (como el CBD) en el isómero delta 8 del THC.

Aunque este proceso en sí mismo es “sintético” y requiere de un buen equipo de laboratorio, no se parece nada a los cannabinoides sintéticos de los que estamos hablando. En cambio, este proceso se clasifica como “de origen natural”, ya que implica la conversión de una sustancia natural (CBD) en otra sustancia natural (delta 8 THC).

Además, el delta 8 THC nunca se ha relacionado con ninguno de los efectos perjudiciales asociados a los verdaderos cannabinoides sintéticos.

Relacionado: Cómo convertir CBD en delta 8 THC.

En resumen: ¿qué son los cannabinoides sintéticos?

Los cannabinoides sintéticos son sustancias fabricadas por el hombre que se parecen o actúan como los cannabinoides naturales.

Hay cuatro clases principales de cannabinoides sintéticos: los cannabinoides clásicos, los cannabinoides no clásicos, los cannabinoides híbridos y los eicosanoides.

Los cannabinoides de origen natural, como el THC o el CBD, no se consideran “cannabinoides sintéticos”. Este término se refiere específicamente a los cannabinoides que no se encuentran en la naturaleza.

La familia de cannabinoides sintéticos es muy amplia y diversa, y se sabe poco sobre el valor medicinal, el perfil de efectos o la seguridad de la mayoría de compuestos. Como resultado de la incidencia de sus efectos secundarios (incluyendo la muerte), todos los cannabinoides sintéticos se consideran ilegales a menos que se demuestre que son seguros.

Debido a los posibles problemas de seguridad, le sugerimos que sólo consuma productos naturales. El THC, el CBD, el CBC y otros fitocannabinoides ya han demostrado su seguridad y tienen una larga historia de uso.

Referencias

  1. Ware, M. A., & St Arnaud‐Trempe, E. (2010). The abuse potential of the synthetic cannabinoid nabilone. Addiction, 105(3), 494-503.
  2. Mechoulam, R., Braun, P., & Gaoni, Y. (1967). Stereospecific synthesis of (-)-. DELTA. 1-and (-)-. DELTA. 1 (6)-tetrahydrocannabinols. Journal of the American Chemical Society, 89(17), 4552-4554.
  3. Ho, T. C., & Tius, M. A. (2019). Synthesis of Classical/Nonclassical Hybrid Cannabinoids and Related Compounds. In Cutting-Edge Organic Synthesis and Chemical Biology of Bioactive Molecules (pp. 247-289). Springer, Singapore.

Más artículos

Más artículos