Basado en evidencia

¿Qué es el sistema endocannabinoide?

La mayoría de los beneficios del CBD dependen del sistema endocannabinoide.

A continuación le explicamos cómo funciona y qué puede pasar si no funciona correctamente.

Artículo por
Justin Cooke ,

El cannabis no nos ofrecería ningún beneficio si no fuera por el sistema endocannabinoide, o SEC para abreviar.

Los beneficios medicinales del CBD se basan principalmente en su capacidad para regular el SEC. Este sistema es clave, ya que está involucrado en todo, desde el estado de ánimo y el ciclo de sueño hasta la transmisión del dolor y la función neurológica.

El SEC no se descubrió hasta finales de la década de 1980 y principios de la de 1990. Todavía no tenemos más que un conocimiento básico del funcionamiento de este sistema y de su implicación en la salud y la enfermedad humanas.

Aquí, hablaremos sobre el SEC en profundidad. Discutiremos cada uno de los componentes principales del sistema, cómo los cannabinoides (el THC y el CBD, por ejemplo) interactúan con él, y lo que los recientes avances en la investigación médica han descubierto sobre el papel del SEC en la enfermedad.

→ Read in English: What is the Endocannabinoid System?

  • Tabla de contenido

¿Qué es el sistema endocannabinoide (SEC)?

El sistema endocannabinoide (SEC) es un complejo sistema de señalización celular. Se utiliza para regular una amplia gama de funciones en el cuerpo, incluyendo la regulación hormonal, la temperatura corporal, el sueño, el estado de ánimo y mucho más.

Los compuestos de la planta de cannabis (como el THC y el CBD) funcionan al interactuar con este sistema. El sistema endocannabinoide está siempre activo, incluso si no consume o nunca has consumido productos de cannabis.

El SEC se descubrió en la década de 1990, pero hasta el día de hoy, la ciencia sólo tiene una comprensión básica de cómo funciona y cuál es su papel específico en el cuerpo humano.

Sabemos que el SEC está presente en todos los seres vivos de la Tierra con un sistema nervioso central y que es esencial para mantener el equilibrio interno del cuerpo (conocido como homeostasis). Cuando algo desequilibra el cuerpo, como una lesión, la inanición o el estrés, el SEC interviene para ayudarnos a encontrar de nuevo el equilibrio.

Debido a su diversa y decisiva función en el organismo, existe un gran potencial para desarrollar nuevos medicamentos que aprovechen este sistema. Muchas de las enfermedades que se están estudiando se consideraban hasta ahora intratables [1] (más adelante hablaremos de ello).

Infografía horizontal del sistema  endocannabinoides y los sistemas corporales, ilustración sanitaria y médica sobre el cannabis

¿Qué hace el sistema endocannabinoide?

El SEC hace una cantidad sorprendente de cosas para el cuerpo. A pesar de lo poco que sabemos sobre este sistema, sabemos que es esencial para casi todos los sistemas de órganos del cuerpo de una manera u otra.

Explicar exactamente lo que hace este sistema es difícil porque, a diferencia de otros sistemas corporales, no tiene una sola función. Está implicado en decenas, si no cientos, de funciones celulares individuales. Los estudios han demostrado que el SEC está implicado en el control del hambre, del ciclo de sueño y también tiene una influencia en nuestro sistema inmunitario, indicándole cuándo debe hacer sonar las alarmas o cuándo debe relajarse.

Pero, ¿qué hace exactamente el SEC? ¿Cómo puede ofrecer tantas funciones diferentes?

El SEC actúa como facilitador del sistema nervioso. Si recuerda la asignatura de biología de octavo grado, el sistema nervioso transmite información por todo el cuerpo, indicando a los órganos qué deben hacer y cuándo deben hacerlo. Sin este sistema, cada uno de nuestros órganos internos no funcionaría como un todo.

El SEC es una parte integral de este sistema, ya que actúa como un “recibo de lectura” del sistema nervioso. Realiza una “señalización retrógrada”, lo que significa que la señal se envía en la dirección opuesta (al igual que un recibo de lectura).

Las células nerviosas transmiten una señal del cerebro a un órgano específico, o viceversa. Después, el SEC envía un mensaje en sentido inverso para que el emisor sepa que ha recibido el mensaje.

Esto puede parecer trivial, pero tiene enormes implicaciones en la forma en que nuestros órganos internos trabajan juntos y funcionan como un todo. Cuando el SEC no funciona correctamente, experimentamos todo tipo de problemas, como veremos más adelante en este artículo. Algunos ejemplos son afecciones como la fibromialgia, el síndrome del intestino irritable o las migrañas. También puede afectar a nuestra capacidad para resistir o manejar el estrés de forma eficaz, hacernos menos fértiles, afectar negativamente a nuestro sueño e incluso puede provocar enfermedades autoinmunes.

¿Cuáles son las funciones del sistema endocannabinoide?

  • Sueño
  • Control motor (movimiento y coordinación muscular)
  • Salud del corazón
  • Estado de ánimo
  • Aprendizaje y memoria
  • Regulación del dolor
  • Apetito
  • Crecimiento y remodelación ósea
  • Metabolismo
  • Función hepática
  • Estrés
  • Reproducción
  • Salud de la piel y del tejido conectivo

Los tres componentes del sistema endocannabinoide

  1. Los receptores endocannabinoides — la parte del sistema que realiza la acción
  2. Los endocannabinoides — indican a los receptores lo que deben hacer
  3. Las enzimas — esta parte elimina los endocannabinoides una vez que ya no son necesarios

1. Los receptores endocannabinoides

(La parte que realiza la acción)

El sistema endocannabinoide, ilustración médica sobre los receptores cannabinoides

Los receptores endocannabinoides se encuentran en casi todas las células del cuerpo humano. Esta es la parte del sistema que ejerce el efecto. Cuando se activan, provocan un cambio en la célula.

Hay dos tipos diferentes de receptores endocannabinoides:

  1. Receptores CB1 — Se encuentran principalmente en el sistema nervioso central (médula espinal y cerebro). Están implicados en la regulación de la motilidad digestiva, la secreción de fluidos gástricos, la función de neurotransmisores y hormonas, la permeabilidad intestinal, el apetito, la regulación del estado de ánimo, etc. [3].
  2. Receptores CB2 — Se encuentran principalmente fuera del sistema nervioso central. Son abundantes en los órganos internos, el sistema nervioso periférico (las células nerviosas situadas fuera del cerebro y la médula espinal) y las células inmunitarias.

También hay otro par de receptores implicados en este sistema que no se consideran directamente receptores endocannabinoides. Se trata de los receptores TRP (receptores vaniloides) y los receptores activados por el proliferador de peroxisomas (PPAR). Se considera que están involucrados porque los mensajeros endocannabinoides interactúan con ellos, pero cumplen funciones distintas.

2. Los endocannabinoides

(Los mensajeros que le dicen a los receptores qué hacer y cuándo hacerlo)

Los endocannabinoides son los mensajeros químicos (eicosanoides) diseñados para interactuar con los receptores endocannabinoides. Sirven para transmitir mensajes de una parte del cuerpo a otra, indicando a los receptores endocannabinoides lo que deben hacer.

Hay dos endocannabinoides. Cada uno tiene funciones ligeramente diferentes:

  1. Araquidonilletanolamida (Anandamida) principalmente relacionada con el SEC localizado fuera del cerebro y la médula espinal.
  2. 2-araquidonilglicerol (2-AG) — principalmente relacionado con el SEC situado dentro del cerebro y la médula espinal. El THC se parece mucho a la forma del 2-AG.

3. Enzimas endocannabinoides

(La parte que elimina los endocannabinoides cuando ya no son necesarios)

Las enzimas son un tipo específico de proteína que descompone las sustancias químicas en el cuerpo. Hay dos tipos de enzimas que se encargan de descomponer cada uno de los endocannabinoides. Actúan como un triturador de basura; una vez que se recibe un mensaje, el mensajero se descompone y se destruye.

Sin estas enzimas, los endocannabinoides seguirían acumulándose y causando demasiada actividad en los sitios de los receptores endocannabinoides.

Las enzimas endocannabinoides incluyen

  1. Amida hidrolasa de ácidos grasos (AHAG) — esta enzima descompone la anandamida
  2. Lipasa ácida de monoacilglicerol (LAM) — esta enzima descompone el 2-AG

Diagrama del sistema endocannabinoide

(Fuente: Zou et al., 2018)

¿Cuándo se descubrió el sistema endocannabinoide?

El sistema endocannabinoide fue descubierto por primera vez por un grupo de investigadores financiados por el gobierno de Estados Unidos en 1988 [2]. Encontraron un tipo de receptor único que respondía a un extracto de cannabis. Lo que habían encontrado en ese momento eran los receptores endocannabinoides CB1.

Tras este descubrimiento, la investigación sobre el sistema endocannabinoide se disparó. Un equipo de la farmacéutica Pfizer creó un análogo del THC que permitió a los investigadores marcar radiactivamente estos receptores y mapear su ubicación. Esto llevó a descubrir que los receptores endocannabinoides eran mucho más abundantes en el cerebro que cualquier otro tipo de neurotransmisor. También ayudó a los investigadores a descubrir el segundo tipo de receptor endocannabinoide, llamado receptor CB2.

En 1992, gracias al trabajo de tres investigadores, Raphael Mechoulam, William Devane y el Dr. Lumir, se descubrió un mensajero químico de origen natural que interactuaba con los receptores endocannabinoides. Lo que estos investigadores descubrieron acabó llamándose anandamida (derivado de la palabra sánscrita que significa “felicidad”).

Después de este momento, los investigadores descubrieron que el sistema endocannabinoide tiene una función específica en el cuerpo y que no estaba ahí únicamente para responder al THC. Tres años después, Mechoulam y su equipo descubrieron el segundo endocannabinoide, el 2-AG.

A partir de estos descubrimientos, los científicos se han esforzado por comprender todos los matices de este sistema, su funcionamiento y su importancia para la salud y el bienestar de los humanos. Todavía nos queda un largo camino por recorrer en este campo de investigación.

El sistema endocannabinoide y el cannabis

Agricultor de cáñamo sosteniendo aceite de CBD hecho de la planta Cannabis sativa en un gotero y una botella.

Cualquier cannabinoide que provenga de fuentes vegetales se denomina fitocannabinoide (fito- se refiere a la fuente vegetal).

Por otro lado, los cannabinoides producidos dentro del cuerpo se denominan endocannabinoides (endo- significa “dentro del cuerpo”).

El cannabis es la fuente más potente y diversa de compuestos capaces de interactuar con el sistema endocannabinoide.

Por definición, un cannabinoide es cualquier compuesto que pueda interactuar con el sistema endocannabinoide. Algunos estimulan directamente los receptores del SEC (como el THC), otros se unen a él sin activarlos (como el CBD), y algunos incluso bloquean sus efectos. Otros actúan bloqueando las enzimas responsables de descomponer los endocannabinoides, como la anandamida o el 2-AG.

El THC hace que sintamos un subidón al estimular los receptores endocannabinoides en el cerebro que participan en la regulación de la serotonina. Otros cannabinoides son más útiles para estimular o inhibir el apetito, y algunos están relacionados con la función inmunitaria o la respuesta al estrés.

CBD (Cannabidiol)

El cannabidiol es el principal ingrediente activo de la marihuana y del cáñamo que ofrece la mayoría de los beneficios medicinales. Este cannabinoide no es psicoactivo, lo que significa que no hace que los usuarios se sientan drogados.

Este compuesto no estimula directamente los receptores endocannabinoides. En cambio, apoya la función de nuestros endocannabinoides naturales. Compite con las enzimas que descomponen la anandamida (AHAG), haciendo que nuestros niveles de anandamida aumenten.

Algunas investigaciones sugieren que el CBD puede ejercer muchas de sus acciones uniéndose a un nuevo receptor endocannabinoide que aún no se ha descubierto.

Este sistema es extremadamente complejo. A pesar de las décadas de investigación llevadas a cabo por las mentes más brillantes en este campo, todavía tenemos sólo una comprensión rudimentaria de cómo funciona realmente el CBD.

THC (Tetrahidrocannabinol)

El delta-9-THC es el principal cannabinoide de la marihuana que hace que los usuarios experimenten un subidón. Los cambios característicos en la percepción y las emociones resultan de la interacción de este ingrediente con el sistema endocannabinoide.

Existe otra versión de este compuesto llamada delta-8-THC, pero este compuesto es aproximadamente un 50% más potente y sólo se encuentra en cantidades mínimas en la planta de cannabis.

El delta-9-THC estimula los receptores endocannabinoides CB1 y CB2.

La activación de estos receptores provoca varios cambios en el cuerpo. Aumenta el apetito, estimula la actividad inmunitaria y provoca una cascada de efectos en el cerebro que conducen a los efectos que experimentamos cuando estamos colocados. Esto incluye euforia, cambios en la percepción auditiva y visual, alteraciones en nuestra interpretación del tiempo y mucho más. Se cree que la causa principal es la activación de los receptores 5-HT2A producida por la actividad de los receptores CB1 en la corteza prefrontal del cerebro.

CBC (Cannabicromeno)

El cannabicromeno es el tercer cannabinoide más abundante en la planta de cannabis. Lo que diferencia a este cannabinoide del resto es que no tiene mucha afinidad para unirse a ninguno de los receptores endocannabinoides. En cambio, tiene una fuerte afinidad por los receptores TRPV.

CBG (Cannabigerol)

El cannabigerol es el precursor del CBD, el THC y el CBC, dependiendo de las enzimas presentes en la planta. Este cannabinoide interactúa con los receptores CB1 y CB2 de forma similar al CBD, pero con menor impacto.

CBN (Cannabinol)

El cannabinol se forma cuando el THC se descompone. La estructura química de este fitocannabinoide es ligeramente diferente a la del THC y, por tanto, tiene una interacción similar con el sistema endocannabinoide. Al igual que el THC, el CBN se une a los receptores CB1 y CB2. Sin embargo, tiene una potencia significativamente menor; sólo tiene alrededor del 10% de la fuerza que el THC.

Técnicamente, el CBN es psicoactivo por este efecto, pero es tan débil que es poco probable que cause cambios notables.

THCV (Tetrahidrocannabivarina)

La THCV se considera un agonista neutro (estimulante) de los receptores CB1 y CB2. Esto significa que se une a los receptores, pero no ejerce un gran impacto. Algunos informes sugieren que, en términos de sus efectos psicoactivos, la THCV es aproximadamente un 25% tan fuerte como el THC, pero esto también se discute. Se necesita más investigación para entender el papel de la THCV en el sistema endocannabinoide con mayor detalle.

El sistema endocannabinoide y la enfermedad

Niño en una silla de ruedas apuntando hacia el horizonte del mar en la playa en verano

Sabemos que el SEC tiene un gran impacto en nuestra salud física y en nuestro bienestar, por lo que tiene sentido que, si hay un problema en este sistema, pueda provocar una enfermedad.

Dicho esto, no está claro qué papel tiene el SEC en la patología humana. Este sistema es tan complejo que resulta difícil determinar con exactitud lo que ocurre cuando el SEC no funciona correctamente.

Deficiencia endocannabinoide

Los científicos han propuesto una teoría según la cual ciertas afecciones médicas pueden estar causadas por una deficiencia o disfunción del sistema endocannabinoide. Esta condición se ha denominado deficiencia endocannabinoide clínica (DEC). Esta teoría podría explicar una causa subyacente para una variedad de condiciones médicas idiopáticas.

Idiopático es un término que se refiere a las condiciones médicas o síntomas que no tienen ninguna causa identificable. Algunos ejemplos son las migrañas, la fibromialgia y el síndrome del intestino irritable. Ninguna de estas enfermedades tiene una buena explicación de sus causas. Hay muchas teorías, pero hasta ahora nada ha podido explicar lo que las causa.

El sistema médico convencional suele referirse a estas afecciones como “psicosomáticas”, lo que significa que están causadas por la mente, en lugar de por causas físicas. Esto, por supuesto, hace que sea extremadamente difícil tratar estas condiciones. Y es cierto; hay muy pocos tratamientos médicos disponibles para estas condiciones. La mayoría de las personas diagnosticadas con estos trastornos seguirán viviendo con ellos durante el resto de sus vidas.

Como se señala en un artículo publicado en el 2016 por el investigador de cannabis, Ethan Russo, la teoría de la deficiencia de endocannabinoides es un candidato prometedor para todas estas condiciones [5].

También se ha sugerido que otras enfermedades tienen su origen en una disfunción endocannabinoide, como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson y la depresión.

Ninguna de estas teorías ha sido probada; pero tampoco se han refutado todavía. Simplemente necesitamos más investigación para entender lo que está pasando aquí y si el SEC está realmente involucrado en la raíz de estas desconcertantes enfermedades.

Signos potenciales de una deficiencia endocannabinoide:

  • Mala función digestiva
  • Trastornos o inestabilidad del estado de ánimo
  • Alteraciones en los patrones de sueño
  • Mayor sensibilidad al dolor
  • Falta de crecimiento
  • Disfunción autoinmune

¿Qué causa la deficiencia endocannabinoide?

  • Trastornos genéticos
  • Retraso en el desarrollo en la primera infancia
  • Infección vírica

Condiciones que podrían estar ligadas a la DEC

  • Trastorno de estrés postraumático (TEPT) [4]
  • Síndrome de intestino irritable (SII) [5]
  • Migrañas y dolores de cabeza [5]
  • Fibromialgia [5]
  • Fallo de desarrollo neonatal [6]
  • Fibrosis quística [7]
  • Plexopatía braquial [8]
  • Causalgia [9]
  • Glaucoma [10]
  • Dismenorrea [11]
  • Dolor de miembro fantasma
  • Hiperémesis gravídica [12]
  • Abortos repetitivos
  • Trastorno bipolar [13]
  • Enfermedad de Huntington [14]
  • Esclerosis múltiple [15]
  • Mal del movimiento [16]
  • Enfermedad de Parkinson [17]

Resumen: ¿qué es el SEC?

Corredores. Pareja joven corriendo en la playa. Personas atractivas y atléticas corriendo en pantalones cortos deportivos de verano disfrutando del sol ejerciendo su estilo de vida saludable. Pareja multiétnica, mujer asiática, hombre caucásico.

El SEC ha desconcertado a los investigadores durante décadas. Desde su descubrimiento a finales de los años 80, la ciencia ha revelado que este sistema está implicado en casi todos los sistemas de órganos del cuerpo humano, en algunos mucho más que otros. En el cerebro humano hay más receptores del SEC que de cualquier otro tipo de neurotransmisor.

Sorprendentemente, a pesar de lo importante que es este sistema para mantener nuestra salud y bienestar general, sabemos poco sobre él.

Lo que sí sabemos es que los cannabinoides como el CBD y el THC ofrecen la mayoría de sus beneficios regulando este sistema central. Esto es lo que permite que estos compuestos traten condiciones que de otra manera se consideraban “intratables”.

Este es un espacio que evoluciona rápidamente. Cada año, la investigación brinda nuevos conocimientos sobre el funcionamiento del SEC en el organismo, su papel en las enfermedades humanas y la forma en que diversas sustancias químicas vegetales y artificiales interactúan con este sistema para proporcionar beneficios medicinales o recreativos. Suscríbase a nuestro boletín de noticias para estar al día de los nuevos avances en este ámbito.

Investigación sobre el sistema endocannabinoide

  1. Pacher, P., Bátkai, S., & Kunos, G. (2006). The endocannabinoid system as an emerging target of pharmacotherapy. Pharmacological Reviews, 58(3), 389-462.
  2. Devane, W. A., Dysarz, F. 3., Johnson, M. R., Melvin, L. S., & Howlett, A. C. (1988). Determination and characterization of a cannabinoid receptor in rat brain. Molecular Pharmacology, 34(5), 605-613.
  3. Zou, S., & Kumar, U. (2018). Cannabinoid receptors and the endocannabinoid system: signaling and function in the central nervous system. International journal of molecular sciences, 19(3), 833.
  4. Marsicano, G., Wotjak, C. T., Azad, S. C., Bisogno, T., Rammes, G., Cascio, M. G., … & Di Marzo, V. (2002). The endogenous cannabinoid system controls extinction of aversive memories. Nature, 418(6897), 530-534.
  5. Russo, E. B. (2016). Clinical endocannabinoid deficiency reconsidered: current research supports the theory in migraine, fibromyalgia, irritable bowel, and other treatment-resistant syndromes. Cannabis and cannabinoid research, 1(1), 154-165.
  6. Fride, E., Bregman, T., & Kirkham, T. C. (2005). Endocannabinoids and food intake: newborn suckling and appetite regulation in adulthood. Experimental Biology and Medicine, 230(4), 225-234.
  7. Fride, E. (2002). Cannabinoids and cystic fibrosis: a novel approach to etiology and therapy. Journal of Cannabis Therapeutics, 2(1), 59-71.
  8. Berman, J. S., Symonds, C., & Birch, R. (2004). Efficacy of two cannabis-based medicinal extracts for relief of central neuropathic pain from brachial plexus avulsion: results of a randomised controlled trial. Pain, 112(3), 299-306.
  9. Notcutt, W., Price, M., Miller, R., Newport, S., Phillips, C., Simmons, S., & Sansom, C. (2004). Initial experiences with medicinal extracts of cannabis for chronic pain: results from 34 ‘N of 1’studies. Anaesthesia, 59(5), 440-452.
  10. Järvinen, T., Pate, D. W., & Laine, K. (2002). Cannabinoids in the treatment of glaucoma. Pharmacology & Therapeutics, 95(2), 203-220.
  11. Russo, E. (2002). Cannabis treatments in obstetrics and gynecology: a historical review. Journal of Cannabis Therapeutics, 2(3-4), 5-35.
  12. Westfall, R. E., Janssen, P. A., Lucas, P., & Capler, R. (2006). Survey of medicinal cannabis use among childbearing women: patterns of its use in pregnancy and retroactive self-assessment of its efficacy against ‘morning sickness.’ Complementary Therapies in Clinical Practice, 12(1), 27-33.
  13. Ashton, C. H., Moore, P. B., Gallagher, P., & Young, A. H. (2005). Cannabinoids in bipolar affective disorder: a review and discussion of their therapeutic potential. Journal of Psychopharmacology, 19(3), 293-300.
  14. Bisogno, T., Martire, A., Petrosino, S., Popoli, P., & Di Marzo, V. (2008). Symptom-related changes of endocannabinoid and palmitoylethanolamide levels in brain areas of R6/2 mice, a transgenic model of Huntington’s disease. Neurochemistry international, 52(1-2), 307-313.
  15. Baker, D., Pryce, G., Croxford, J. L., Brown, P., Pertwee, R. G., Makriyannis, A., … & Marzo, V. D. (2001). Endocannabinoids control spasticity in a multiple sclerosis model. The FASEB Journal, 15(2), 300-302.
  16. Choukèr, A., Kaufmann, I., Kreth, S., Hauer, D., Feuerecker, M., Thieme, D., … & Schelling, G. (2010). Motion sickness, stress and the endocannabinoid system. PloS one, 5(5), e10752.
  17. Pisani, A., Fezza, F., Galati, S., Battista, N., Napolitano, S., Finazzi‐Agrò, A., … & Maccarrone, M. (2005). High endogenous cannabinoid levels in the cerebrospinal fluid of untreated Parkinson’s disease patients. Annals of Neurology: Official Journal of the American Neurological Association and the Child Neurology Society, 57(5), 777-779.

Leer más

Leer más