Scroll to top
Basado en evidencia

Aceite de cáñamo vs. aceite de CBD: ¿hay alguna diferencia?

El aceite de cáñamo y el aceite de CBD son productos totalmente distintos, elaborados a partir de diferentes partes de la planta de cáñamo. Aprenda a distinguir entre ambos como un profesional.

Artículo por
Daily CBD ,

La diferencia entre el aceite de CBD y el aceite de cáñamo radica en la forma en que se fabrican los aceites y en su contenido de cannabinoides. Cada uno tiene sus propios beneficios y se utilizan con fines diferentes.

El aceite de CBD contiene CBD y otros cannabinoides que están concentrados en la resina cristalina de la flor, los tallos y las hojas de la planta de cannabis.

Por otro lado, el aceite de cáñamo (o aceite de semillas de cáñamo) se deriva de las semillas y no contiene ningún rastro de cannabinoides ni terpenos, pero ofrece otros beneficios nutricionales.

Vamos a profundizar en las diferencias para no que no introduzca el producto equivocado a su cesta de compras.

→ Read in English: Hemp Oil vs. CBD Oil — Is There A Difference?

¿Qué es el aceite de CBD?

El aceite de CBD está hecho con los concentrados de la resina de cáñamo.

El CBD es el cannabinoide más abundante en las plantas de cáñamo y se ha estudiado ampliamente por sus innumerables beneficios para la salud. El CBD es un compuesto natural antibacteriano, antiinflamatorio, antinauseoso y analgésico.

El problema con los extractos puros de cáñamo es que son difíciles de usar. El CBD y los otros cannabinoides, terpenos y fitonutrientes se concentran en la resina pegajosa y cristalina en los cogollos, hojas y tallos de la planta.

En su forma más pura, el extracto es increíblemente difícil de trabajar. Dependiendo del proceso de extracción, puede parecerse a la melaza o un cristal quebradizo (CBD puro).

Para que sea más fácil de dosificar y consumir, este extracto de cáñamo se combina con un aceite portador como el aceite de coco MCT, el aceite de oliva o el aceite de semillas de cáñamo. Este aceite diluye el extracto en diferentes niveles de potencia y aumenta la palatabilidad del sabor natural amargo y herbáceo del extracto de cáñamo, lo que hace que su consumo sea mucho más agradable.

¿Cómo se fabrica el aceite de CBD?

El aceite de CBD se elabora cosechando las flores, las hojas y los tallos de la planta de cannabis y aislando después los ingredientes activos.

Existen dos métodos industriales habituales para extraer los cannabinoides de la planta de cáñamo: la extracción con CO2 supercrítico y la extracción con disolventes de etanol.

Estos dos métodos implican pasar el cáñamo por máquinas que eliminan los compuestos liposolubles (terpenos, cannabinoides, ácidos grasos y ésteres vegetales) del material vegetal más grande.

Lo que se obtiene es un extracto de espectro completo que contiene la gama completa de cannabinoides y terpenos. Este extracto puede someterse a un procesamiento posterior para aislar el CBD o eliminar el THC y obtener un extracto de aislado de CBD o de amplio espectro respectivamente.

¿Cómo funciona el CBD?

Todos los mamíferos tienen un sistema de mensajería único para la autorregulación llamado sistema endocannabinoide (SEC). Dicho sistema está conformado por receptores, enzimas y cannabinoides producidos naturalmente en el cuerpo (llamados “endocannabinoides”).

Los endocannabinoides actúan como mensajeros para transmitir señales a los receptores CB1 y CB2 que se encuentran en todo el cuerpo. Estos se encargan de mantener la homeostasis (equilibrio) y un funcionamiento orgánico óptimo.

Si piensa que las palabras endocannabinoide y cannabinoide suenan muy similares, no es una coincidencia.

El sistema endocannabinoide fue descubierto por los investigadores que profundizaban en la farmacología de la marihuana y el cáñamo. El CBD, el THC y otros cannabinoides menores se parecen mucho a nuestros endocannabinoides. Al complementar los niveles de endocannabinoides en nuestro cuerpo y tonificar la función del SEC, nuestro cuerpo está mejor equipado para mantener la homeostasis.

El CBD también ha sido estudiado por sus efectos únicos en otros sitios receptores para aliviar el dolor, favorecer la sensación de calma y reducir la inflamación.

¿Qué es el aceite de semillas de cáñamo?

El aceite de semilla de cáñamo, a veces llamado simplemente aceite de cáñamo, se obtiene de las semillas de la planta de cáñamo.

La semilla de cáñamo está llena de beneficios para la salud, p. ej. tiene un alto contenido de ácidos grasos omega 6 y omega 3 y vitaminas C y E. Sin embargo, la semilla no interactua con el sistema endocannabinoide en lo absoluto.

Las semillas de cáñamo no contienen ningún rastro de cannabinoides o terpenos que interactúen con los receptores CB1 o CB2.

El aceite de semillas de cáñamo se vende a menudo como aceite para saborizar las comidas. La gente suele rociarlo sobre las ensaladas, el arroz, la pasta o las verduras asadas, lo que les da un rico sabor a nuez. Debido a su bajo punto de combustión, el aceite de semillas de cáñamo es demasiado delicado para cocinar como lo haría con el aceite de oliva, el aceite de canola o el aceite de aguacate.

¿Cómo se fabrica el aceite de semillas de cáñamo?

El aceite de semillas de cáñamo se obtiene mediante el prensado en frío de las semillas de la planta de cáñamo.

La extracción por prensado en frío es el método preferido para liberar los aceites de productos botánicos sin calor, lo que mantiene activos muchos de sus beneficios nutricionales.

A escala industrial, esto suele implicar el uso de maquinaria con fuerza centrífuga para separar el aceite de la fibra y la pulpa. Al prensar las semillas de cáñamo en frío, se obtiene un aceite verde oscuro y translúcido que puede utilizarse como complemento alimenticio o en fórmulas tópicas.

¿Cómo funciona el aceite de cáñamo?

El aceite de cáñamo puro no afecta en absoluto al sistema endocannabinoide porque no contiene endocannabinoides. Sin embargo, las semillas de cáñamo se consideran un superalimento. Las semillas de cáñamo enteras son una excelente fuente de proteínas vegetales biodisponibles y contienen aminoácidos y vitaminas esenciales.

El aceite de semillas de cáñamo es rico en omega 3 y omega 6. Nuestro cuerpo no produce estos ácidos grasos esenciales, por lo que tenemos que buscarlos en las fuentes de alimentación para mantener los procesos celulares óptimos.

Los niveles bajos de ácidos grasos omega 3 y omega 6 se han atribuido a enfermedades inflamatorias y afecciones cardíacas [1].

El aceite de semillas de cáñamo también se puede encontrar en productos cosméticos. Este aceite es un ingrediente no comedogénico, lo que significa que no obstruye los poros ni provoca brotes. Es increíblemente nutritivo para la piel y se absorbe bien, ayudando a reducir el picor y la irritación.

¿Cómo regula la FDA el aceite de CBD y el aceite de semillas de cáñamo?

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) reconoce el desarrollo de terapias y productos de consumo a partir de la planta de cannabis, pero trata los productos basados en cannabinoides de forma diferente a los productos de semillas de cáñamo.

Dado que el aceite de semillas de cáñamo está completamente autorizado por la FDA como ingrediente alimentario y cosmético, puede comprar este tipo de aceite de cáñamo en cualquier supermercado como producto alimenticio o de belleza.

Pero, cuando se trata de extractos de cáñamo, las regulaciones de la FDA se vuelven un poco más estrictas.

La Ley Agrícola del 2018 legalizó el cáñamo y sus derivados para su venta siempre que contengan menos del 0,3% de THC. Dado que la comercialización del CBD es bastante nueva, la FDA está trabajando para tomar medidas enérgicas contra las declaraciones de salud no fundamentadas que podrían poner en riesgo la salud de los consumidores.

La FDA ha enviado cartas de advertencia a las marcas de CBD que infringen la Ley Federal de Medicamentos y Cosméticos, sobre todo en relación con los beneficios del CBD para el tratamiento de afecciones médicas. La FDA sigue trabajando para reformar los productos de CBD y su comercialización, pero el mercado sigue sin estar regulado, y depende de los consumidores ser precavidos al comprar productos de CBD.

El problema de confundir el aceite de cáñamo con el aceite de CBD

Algunas empresas se aprovechan de los consumidores desinformados que no saben la diferencia entre el aceite de cáñamo y el aceite de CBD. Si intenta aprovechar los beneficios para la salud del extracto de cáñamo pero accidentalmente compra aceite de semillas de cáñamo sin cannabinoides, sólo desperdiciará el dinero que tanto le ha costado ganar.

La fabricación de los productos de aceite de CBD es costosa; requiere de cuidadosos procesos de regulación sobre el cultivo, métodos de extracción limpios y meticulosos, pruebas rigurosas de calidad y pureza, y formulación.

Se han dado casos de empresas que embotellan aceite de semillas de cáñamo puro y lo comercializan afirmando los beneficios de los cannabinoides y los terpenos. Además, para colmo, los venden a precios elevados. Esta práctica es francamente engañosa.

Aunque los dos productos provienen de la misma planta, sus usos y beneficios son totalmente diferentes. Comercializar el aceite de cáñamo y el CBD como si fueran la misma cosa es confuso y causa más desconfianza y aprensión sobre la industria del CBD en general.

Evite colocar el producto equivocado en su cesta; asegúrese de siempre revisar la lista de ingredientes.

El aceite de cáñamo sólo debe contener un ingrediente: aceite puro de semillas de cáñamo. Por otro lado, el aceite de CBD contendrá extracto de cáñamo o extracto de CBD y un aceite portador (aceite de semillas de cáñamo, aceite de oliva, aceite de coco).

¿Cuál es la diferencia entre el CBD derivado del cáñamo y de la marihuana?

Técnicamente, el cáñamo y la marihuana son la misma planta: Cannabis sativa. Las diferencias entre ambas especies son los niveles de tetrahidrocannabinol (THC, el cannabinoide psicoactivo) y su estatus legal.

El cáñamo se clasifica como cualquier planta de cannabis con menos del 0,3% de THC en peso seco; todo lo que supere esa cifra se considera marihuana, la cual puede ser ilegal dependiendo de dónde viva.

El CBD se encuentra tanto en el cáñamo como en la marihuana, pero se concentra principalmente en el cáñamo. Los productos de cáñamo con aceite de CBD no contienen suficiente THC para producir efectos intoxicantes, por lo que el cáñamo se legalizó en 2018.

Para asegurarse de que está cumpliendo con las leyes federales, asegúrese de comprar aceite de CBD hecho a partir de plantas de cáñamo. Comprar aceite de CBD derivado de la marihuana podría meterlo en algunos problemas legales, dependiendo del lugar en el que viva.

Qué buscar en un aceite de CBD de alta calidad

Si quiere aprovechar el aceite de CBD para optimizar su régimen de salud, hemos recopilado varios consejos de compra para ayudarle.

1. Aceite de CBD de espectro completo

Los extractos de cáñamo más comunes son los de espectro completo (extracto de cáñamo entero) y los aislados de CBD.

Hay más de un compuesto terapéutico en la resina de cáñamo. Así pues, los extractos de espectro completo contienen una gama diversa de cannabinoides, terpenos y ésteres vegetales para favorecer el efecto de séquito, que ayuda a aumentar la potencia del CBD y equilibrar sus efectos.

Si busca un producto completamente libre de THC, le recomendamos que busque aceites de CBD de amplio espectro. Estos siguen teniendo cannabinoides y terpenos, pero han sido sometidos a un proceso adicional para eliminar todo rastro de THC.

2. Fuente limpia de cáñamo

La calidad de un aceite de CBD comienza con la salud de la planta.

Normalmente, hay que buscar aceite de CBD derivado de cáñamo proveniente de Estados Unidos o el Norte de Europa, ya que en dichas regiones tienen prácticas agrícolas estrictas. Los cultivos de cáñamo son extremadamente sensibles a su entorno, lo que significa que los contaminantes ambientales y los pesticidas pueden acabar en el producto final de CBD.

3. Pruebas de laboratorios independientes

Aunque las pruebas de laboratorio no son un requisito en la industria, las marcas de renombre están dándole prioridad a dichas pruebas para ser transparentes con sus clientes y demostrar la seguridad de sus aceites de CBD.

Una buena marca de CBD debe mostrar los resultados del análisis de sus extractos en su página web. Estos análisis son realizados por un laboratorio independiente que examina el perfil de cannabinoides y terpenos junto con la presencia de posibles contaminantes (pesticidas, metales pesados, disolventes, micotoxinas).

Si alguna vez no está seguro del origen de un producto, consultar el certificado de análisis es una forma certera de saber que está comprando aceite de CBD y no aceite de cáñamo.

En resumen: aceite de cáñamo vs. CBD

El aceite de cáñamo y el aceite de CBD son productos totalmente distintos.

Aunque puede encontrarlos combinados en fórmulas de CBD para que los extractos de cáñamo sean más fáciles de trabajar, no debe confundir el aceite de semillas de cáñamo con el aceite de CBD.

El aceite de cáñamo no contiene cannabinoides ni terpenos, que son los compuestos activos del CBD u otros extractos de cáñamo.

El aceite de cáñamo se cosecha a partir de las semillas de las plantas de cáñamo, mientras que el CBD proviene de los tricomas de resina que cubren los cogollos, las hojas y los tallos.

Si no está seguro de un producto, busque el certificado del análisis de laboratorio el sitio web de la marca para obtener un desglose detallado de los cannabinoides presentes. Si no hay cannabinoides en el aceite, es probable que se trate de un aceite de cáñamo y no de un aceite de CBD.

La industria del cannabis está saliendo poco a poco a la luz a medida que surgen más investigaciones sobre los beneficios para el bienestar de la planta y se adaptan las políticas gubernamentales.

Dado que los organismos gubernamentales que regulan el cannabis todavía tienen que recorrer un largo camino para normalizar la comercialización del cannabis y sus derivados, le corresponde a los consumidores informarse antes de comprar cualquier aceite de CBD.

Referencias citadas en este artículo

Simopoulos, A. P., & DiNicolantonio, J. J. (2016). The importance of a balanced ω-6 to ω-3 ratio in the prevention and management of obesity.

Más artículos destacados

Más artículos destacados