Scroll to top
Basado en evidencia

¿Se pueden tomar microdosis de THC y marihuana?

Descubra cómo la gente está tomando dosis sub-psicoactivas de THC para aumentar la atención y la concentración, aliviar el dolor y mejorar su bienestar.

Artículo por
Justin Cooke ,

La marihuana ofrece muchos beneficios, pero sus efectos psicoactivos pueden impedirle conducir, hacerle sentir ansioso e interferir en su rendimiento en el trabajo.

Hoy en día, está surgiendo una nueva tendencia en la que los usuarios toman pequeñas dosis no psicoactivas de marihuana.

En los Estados Unidos, la venta de productos de baja dosis de THC (con menos de 2.5 mg de THC) se disparó casi un 45% el año pasado (2020). Vimos alrededor de 28 nuevos productos de marihuana de baja dosis introducidos en el mercado por algunas de las marcas más grandes de la industria.

¿Hay algún mérito en la nueva tendencia de tomar dosis sub-perceptivas de THC? ¿Y qué hay del CBD?

En esta guía, cubriremos todo lo que necesita saber sobre las microdosis de marihuana y productos de THC. Sabrá cuánto tomar, qué presentaciones utilizar y cómo el CBD puede ayudar a que su microdosis sea aún más fuerte.

→ Read in English: Can You Microdose THC & Marijuana?

  • Tabla de contenido

¿Qué es la microdosificación?

La microdosificación es la práctica de tomar dosis sub-perceptivas de una sustancia en particular. Se utiliza sobre todo con psicodélicos, como las setas mágicas o el LSD, para mejorar la creatividad, promover estados de flujo y crear un mayor sentido de empatía.

La marihuana no es un psicodélico, pero tomar microdosis de la planta también tiene sus beneficios. Se trata de tomar dosis de marihuana lo suficientemente bajas para que el usuario no se sienta colocado, pero a la vez altas para provocar otros cambios más sutiles en la función neurológica.

El mayor riesgo de las microdosis de marihuana o de productos con THC es tomar demasiado. Si esto ocurre, se sentirá colocado, lo que puede acabar teniendo efectos opuestos a los que intentaba conseguir.

Para tener éxito con la microdosificación de marihuana es necesario tomarla despacio. Tome menos de lo que cree que va a necesitar, y dele tiempo para que haga efecto.

También ayuda si ya está familiarizado con los efectos del THC y sabe qué dosis le hace sentirse colocado y cuál no.

¿Cuáles son los beneficios de las dosis bajas de marihuana?

Mucha gente tiene la falsa impresión de que las dosis más altas de THC son mejores. Esto se refleja en el aumento constante de la concentración de THC en las plantas de cannabis durante las últimas dos décadas.

Pero cuando se trata de THC, en muchos casos, menos es más. Las dosis más bajas de THC tienen efectos muy diferentes a las dosis altas.

Por ejemplo, el THC es un sedante y ansiolítico fiable, pero sólo en dosis bajas. En cuanto se supera el umbral, los efectos cambian y el THC acaba provocando ansiedad e insomnio en lugar de aliviarlo.

También han surgido hallazgos similares en la investigación médica para el manejo del dolor (más adelante hablaremos de esto).

Los beneficios de la microdosis de marihuana incluyen:

  • Relaja la mente y alivia la ansiedad
  • Puede ayudar a conciliar el sueño más rápidamente
  • Alivia el dolor crónico
  • Favorece el enfoque y la concentración
  • Aumenta las posibilidades de entrar en estados de flujo productivos
  • Puede aliviar los dolores de cabeza por tensión o estrés

¿Cuánto es una microdosis de marihuana?

(2.5–7.5 mg por dosis)

La dosis psicoactiva estándar de puro THC (tetrahidrocannabinol, el ingrediente activo de la marihuana) es de 10 mg. Todo lo que sea menor a 10 mg se considera una dosis baja.

Para la mayoría de las sustancias, se considera que una microdosis es aproximadamente el 10% de la dosis psicoactiva estándar, lo que situaría la dosis de THC en torno a 1 mg. Sin embargo, con la marihuana es más común tomar un poco más, por ejemplo, alrededor de 2.5 a 7.5 mg de THC puro o equivalente.

La dosis de marihuana o de los extractos de marihuana variará significativamente, dependiendo de la cantidad de THC que contengan.

Tomar una microdosis con comestibles

Los comestibles y las cápsulas son los mejores productos para tomar una microdosis. Es muy fácil hacer los cálculos con estos productos porque indican la dosis exacta de THC por pieza en el envase. Puede encontrar comestibles de dosis realmente bajas que contienen 2.5 o 5 mg de THC cada uno, o también puede cortar los comestibles de dosis altas en trozos pequeños para obtener los mismos resultados.

Tomar una microdosis con tinturas

Las tinturas también son muy fáciles de microdosificar. En primer lugar, tiene que encontrar la potencia del aceite, expresada en mg de THC por ml de aceite. Algunas empresas lo indican en el frasco para facilitarle la tarea. Si no es así, puede calcular este número simplemente dividiendo el contenido total de THC del aceite por el volumen.

Un aceite estándar de 1000 mg de THC en una botella de 30 ml equivale a 33 mg/ml.

Después, tendrá que encontrar la dosis por gota de aceite, ya que un mililitro completo será demasiado THC para una microdosis. La mayoría de los goteros dispensan alrededor de 30 gotas en un solo mililitro, por lo que puede dividir la potencia por 30 para calcular la dosis por cada gota.

En nuestro ejemplo de 33 mg/ml, si lo dividimos entre 30, obtenemos aproximadamente 1.1 mg por gota. Por lo tanto, para una dosis de 5.5 mg, debe tomar cinco gotas. Para obtener una dosis de 2 mg, tome dos gotas.

Tomar una microdosis al fumar o vapear

Es muy difícil tomar una microdosis fumando. Hay muchos factores que pueden afectar a la cantidad de THC que entra en el sistema con este método; por ejemplo, algunas variedades de marihuana son más potentes que otras, puede mantener la inhalación durante más o menos tiempo, y el volumen de humo que inhala con cada inhalación también puede variar.

En general, sólo se necesita una calada para obtener una microdosis de THC de la marihuana de calidad promedio. Tampoco hay que aguantar la respiración durante mucho tiempo ni hacer una inhalación especialmente profunda.

Algunos vaporizadores facilitan la microdosificación porque están preconfigurados para suministrar una dosis muy específica de THC por calada, normalmente alrededor de 0.5 mg por calada. Pero tenga en cuenta que la dosis promedio de THC inhalado es mucho menor que la de las formas comestibles; así que empiece con unos 0.5 o 1 mg y observe los efectos antes de aumentar la dosis en el futuro.

¿Se pueden tomar microdosis de CBD?

La respuesta corta es sí, pero no tiene muchos beneficios.

Hay personas que toman microdosis de CBD, y aunque definitivamente hay pruebas que apoyan la idea de que las dosis más bajas de CBD ofrecen beneficios al cuerpo, yo no calificaría esto como una “microdosis”. Esto se debe a que las microdosis implican efectos psicoactivos, algo que el CBD simplemente no tiene.

Usted podría tomar una dosis tan alta como 50 mg de CBD y aún así no experimentará ningún cambio en la percepción o la conciencia.

Dicho esto, las dosis bajas de CBD pueden seguir ofreciendo beneficios para mitigar la ansiedad, el dolor y los estados de ánimo bajos. Sin embargo, no hay pruebas que sugieran que estas dosis más bajas sean “mejores” que las dosis más altas.

Muchas personas refieren que añadir una dosis equivalente de CBD con su microdosis de THC puede mejorar los efectos. Ambos cannabinoides tienen mucha sinergia juntos, y tomarlos a la par ha demostrado sistemáticamente mayores resultados que cualquiera de los compuestos por separado.

¿Con qué frecuencia debo microdosificar la marihuana?

La mayoría de las personas que toman microdosis de THC toman su dosis diariamente en algún momento de la mañana. Algunas personas también toman una segunda dosis por la tarde.

Es importante espaciar cada dosis durante varias horas para evitar sobrepasar el rango de la dosis sub-psicoactiva.

Esto es diferente de la microdosificación convencional de psicodélicos, que normalmente implica una sola dosis cada tres días.

Para su primera vez, le recomiendo que tome su microdosis en un día en el que no tenga que conducir o hacer ningún trabajo, por si acaso siente los efectos psicoactivos. Una vez que sepa qué dosis tomar y cómo afecta a su cuerpo individualmente, podrá sentirse más seguro de tomar su microdosis en el trabajo o en la escuela, sabiendo que no va a experimentar psicoactividad.

Investigación sobre la microdosis de marihuana

Un estudio publicado en 2017 informó que una dosis de 7.5 mg de THC tuvo un mayor impacto en el alivio del estrés que una dosis de 12.5 mg [1]. Los pacientes de este estudio informaron de menos mejoras en otras áreas también, incluyendo el estado de ánimo y la estabilidad emocional.

Otros estudios han demostrado que un preparado farmacéutico de THC y CBD llamado Sativex® o Nabiximols tuvo un mayor impacto en el tratamiento del dolor relacionado con el cáncer en la dosis más baja (1-4 pulverizaciones/día), en comparación con la dosis alta (11-16 pulverizaciones/día) [2].

Dos estudios recientes en ratones descubrieron que el tratamiento a largo plazo con dosis bajas de THC restablece los signos de deterioro cognitivo [3,4].

¿La microdosis de THC puede hacer que salga positivo en un test de drogas?

La respuesta sencilla a esta pregunta es sí, aunque es poco probable.

Hoy en día, los análisis de drogas son muy sensibles. Pueden detectar incluso trazas de una sustancia en el torrente sanguíneo. Por eso, un aceite de CBD de espectro completo que sólo contiene cantidades muy pequeñas de THC puede, técnicamente, dar positivo en un análisis de drogas.

Si tomó la microdosis el mismo día de la prueba de drogas, es casi seguro que obtenga un resultado positivo.

Si tomó la microdosis unos días antes, sus posibilidades son significativamente menores, especialmente si no toma microdosis o consume marihuana de forma habitual.

El uso constante de productos con THC hace que el compuesto se acumule en el cuerpo y puede tardar varias semanas en eliminarse por completo del torrente sanguíneo.

Sin embargo, si ha consumido sólo unas pocas dosis seguidas, el THC y otros cannabinoides se eliminan del cuerpo en cuestión de pocos días.

Si está sujeto a pruebas de drogas en el trabajo, y no le avisan con al menos 30 días de antelación a la fecha de la prueba, no es una buena idea consumir microdosis de THC por ningún motivo.

En conclusión: microdosis de THC y marihuana

La microdosificación no es un concepto nuevo; durante años se ha hablado de las microdosis en el contexto de las sustancias psicodélicas como una forma de obtener los beneficios sin las alucinaciones y cambios perceptivos que las acompañan.

Hoy en día, mucha gente está empezando a hablar también de las microdosis de marihuana. Varios estudios ya han demostrado que no sólo las dosis bajas ofrecen muchos de los mismos beneficios; en algunos casos, los efectos son incluso mejores.

Hay un fenómeno interesante que ocurre cuando se pasa de una dosis baja de THC a una dosis más alta. Las dosis bajas tienden a ser más relajantes y funcionan mejor para aliviar la ansiedad o el insomnio. A medida que la dosis aumenta, se cruza un umbral que invierte completamente el perfil del efecto; es decir, el THC se vuelve más estimulante, lo que puede causar ansiedad o insomnio, en lugar de resolverlos.

La forma más fácil de empezar a microdosificar el THC es buscar una tintura de baja dosis (preferiblemente una que contenga una proporción 1:1 de THC y CBD) o gomitas o comestibles de baja dosis. Empiece con una dosis entre 2.5 y 5 mg de THC y considere ajustar la dosis una vez que sepa cómo reacciona su cuerpo.

Referencias citadas en este artículo

  1. Childs, E., Lutz, J. A., & de Wit, H. (2017). Dose-related effects of delta-9-THC on emotional responses to acute psychosocial stress. Drug and alcohol dependence, 177, 136-144.
  2. Portenoy, R. K., Ganae-Motan, E. D., Allende, S., Yanagihara, R., Shaiova, L., Weinstein, S., … & Fallon, M. T. (2012). Nabiximols for opioid-treated cancer patients with poorly-controlled chronic pain: a randomized, placebo-controlled, graded-dose trial. The Journal of Pain, 13(5), 438-449.
  3. Bilkei-Gorzo, A., Albayram, O., Draffehn, A., Michel, K., Piyanova, A., Oppenheimer, H., … & Zimmer, A. (2017). A chronic low dose of Δ 9-tetrahydrocannabinol (THC) restores cognitive function in old mice. Nature Medicine, 23(6), 782.
  4. Sarne, Y. (2019). Beneficial and deleterious effects of cannabinoids in the brain: the case of ultra-low-dose THC. The American journal of drug and alcohol abuse, 45(6), 551-562.

Leer más

Leer más